EN MAR­CHA

Scooting - - CARNÉ A2 -

Te subes a ella, la po­nes en mar­cha y lo pri­me­ro que de­be­mos men­cio­nar es que tie­ne un so­ni­do muy pro­pio. No ha­ce mu­cho rui­do, pe­ro sue­na a mo­to de­por­ti­va de ver­dad. Es con­tun­den­te y agra­da­ble.

EN CIU­DAD

Re­sul­ta una bue­na mo­to de dia­rio. El asien­to es­tá a so­lo 785 mm del sue­lo y no es muy an­cho. Los se­mi­ma­ni­lla­res ele­va­dos, co­mo te de­cía an­tes, per­mi­ten ir bas­tan­te le­van­ta­do, aun­que es ese ca­so, en ca­rre­te­ra te “co­me­rás” to­do el ai­re. Sin em­bar­go, en ciu­dad no te due­len los bra­zos y la es­pal­da a los 10 mi­nu­tos. Es es­tre­cha, la hor­qui­lla es­tán­dar per­mi­te un ra­dio de gi­ro su­pe­rior al de una de­por­ti­va, di­ga­mos, tra­di­cio­nal, y las sus­pen­sio­nes, bien ta­ra­das, no son du­ras. Eso sí, los es­pe­jos so­bre­sa­len y ten­drías que vi­gi­lar que no te los de­jas pe­ga­dos con­tra los de un co­che.

EN CA­RRE­TE­RA

La po­si­ción de con­duc­ción es­tá muy bien di­se­ña­da. Si vas al ata­que, pue­des aga­char­te y apla­nar­te so­bre el de­pó­si­to. Si vas “de dia­rio”, los se­mi­ma­ni­lla­res por en­ci­ma de la ti­ja per­mi­ten ir er­gui­do sin for­zar las mu­ñe­cas. Tam­bién los pies van cen­tra­dos, al­go atra­sa­dos, de for­ma que en cual­quie­ra de las dos for­mas de con­du­cir los en­con­tra­rás en su si­tio y so­lo en la con­duc­ción más ra­di­cal y ex­tre­ma (en cir­cui­to, por ejem­plo) pre­ci­sa­rás cam­biar es­tos com­po­nen­tes.

Es­to se de­be, en par­te, a un acer­ta­do es­ca­lo­na­mien­to del cam­bio y a la bue­na cur­va de par del mo­tor. Tam­bién a una par­te ci­clo a la al­tu­ra. Es rá­pi­da cam­bian­do de di­rec­ción y fre­na muy bien, aun­que el tac­to de una pin­za ra­dial me­jo­ra­ría es­te as­pec­to. Por su par­te, las sus­pen­sio­nes trans­mi­ten bien el aga­rre de las rue­das, per­mi­tién­do­te bue­na sen­sa­ción de con­trol y ca­pa­ci­dad de tum­bar. So­bre el asien­to es fá­cil mo­ver­se, lo que tam­bién per­mi­te ayu­dar a la mo­to a es­tar en la po­si­ción ade­cua­da en ca­da mo­men­to. Ace­le­ra de for­ma con­tun­den­te. En llano co­rre más de lo que pu­die­ra pa­re­cer le­yen­do sus da­tos de po­ten­cia. Y con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo te pue­des ima­gi­nar, tie­nes una gran de­por­ti­va, des­ta­can­do su tac­to de em­bra­gue, con an­ti­rre­bo­te y asis­ten­cia, un con­jun­to que es “pu­ra man­te­qui­lla”. Se par­te de un cha­sis tu­bu­lar en ace­ro, un ti­po de es­truc­tu­ra al que Kawasaki se es­tá afi­cio­nan­do y no ca­be du­da que con buen re­sul­ta­do. No en vano, las Nin­ja H2, Z 650 o Z 900 em­plean el mis­mo ti­po. Co­mo en ellas, el mo­tor es par­te re­sis­ten­te de la es­truc­tu­ra y tam­bién una pla­ca de fi­ja­ción del bas­cu­lan­te an­cla­da a la par­te tra­se­ra del mo­tor. Se ha bus­ca­do una com­bi­na­ción de cha­sis cor­to y bas­cu­lan­te lar­go, lo que fa­vo­re­ce la trac­ción y las sen­sa­cio­nes al sa­lir de cur­vas, mien­tras que el án­gu­lo de lan­za­mien­to se ha lle­va­do a los mí­ni­mos po­si­bles pa­ra au­men­tar la agi­li­dad a la en­tra­da de los gi­ros, lo que la con­vier­te en una de­li­cia.

La fre­na­da con­fíaen un úni­co DIS­CO FRON­TAL. Ex­hi­be per­fil on­du­la­do, con un diá­me­tro de 310mm. En la Nin­ja 650 en­con­tra­mos dos uni­da­des de 300 mm de diá­me­tro. El DI­SE­ÑO DEL FRON­TAL es 100% Nin­ja. Des­ta­can sus fa­ros de LED y una pan­ta­lla de al­tu­ra pro­pia de una au­tén­ti­ca de­por­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.