BRIDGESTONE BATTLAX SC2 Y SC2 RAIN

Scooting - - USUARIO - N. Or­te­ga

LA JA­PO­NE­SA BRIDGESTONE PRE­SEN­TA NO­VE­DA­DES EN SU SEG­MEN­TO DE MO­DE­LOS PA­RA MA­XIS­COO­TER. LOS SC2 Y SC2 RAIN PER­TE­NE­CEN A LA MIS­MA FA­MI­LIA, PE­RO CON DI­FE­REN­TES CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS.

No hay me­jor for­ma de pro­bar unos neu­má­ti­cos pa­ra ma­xis­coo­ter que en el me­dio pa­ra el que han si­do crea­dos. Es de­cir, to­dos. Por­que los ma­xis­coo­ter ac­tua­les no son motocicletas pen­sa­das pa­ra un úni­co ob­je­ti­vo, sino pa­ra desen­vol­ver­se en to­dos los te­rre­nos, tan­to ur­bano co­mo ex­tra­ur­bano, tam­bién en te­rri­to­rio de cur­vas o au­to­vía. La pre­sen­ta­ción de las no­ve­da­des de Bridgestone pa­ra es­te ám­bi­to, los Battlax SC2 y SC2 Rain, ha te­ni­do lu­gar en Lis­boa (Por­tu­gal), un te­rri­to­rio idó­neo pa­ra es­te aná­li­sis. En la ca­pi­tal por­tu­gue­sa hay mul­ti­tud de ca­lles em­pe­dra­das, y en sus al­re­de­do­res en­con­tra­mos abun­dan­tes au­to­vías y ca­rre­te­ras de la cos­ta don­de com­pro­bar el ni­vel de la pro­pues­ta de los nue­vos Battlax Scoo­ter SC2 y SC2 Rain.

Los dos son neu­má­ti­cos per­te­ne­cen a la fa­mi­lia Battlax Scoo­ter SC. No sus­ti­tu­yen to­tal­men­te al an­te­rior SC por­que es­te se­gui­rá sien­do equi­po de ori­gen en mo­de­los co­mo el Ya­maha TMAX. El acuer­do en­tre la mar­ca ja­po­ne­sa de neu­má­ti­cos y su com­pa­trio­ta Ya­maha si­gue vi­gen­te pa­ra su- mi­nis­trar es­te SC an­te­rior, de gran fun­cio­na­mien­to y ren­di­mien­to co­mo cual­quie­ra que ha­ya pro­ba­do un Ya­maha TMAX ha po­di­do com­pro­bar.

Sim­ple­men­te ese he­cho, el ser el neu­má­ti­co que to­do un lí­der co­mo el Ya­maha TMAX mon­ta de se­rie, es to­da una ga­ran­tía de que la ga­ma SC de Bridgestone ya es­ta­ba a una al­tu­ra muy ele­va­da en cuan­to ca­li­dad. Aho­ra, los nue­vos Battlax Scoo­ter SC2 y

SC2 Rain me­jo­ran en mu­chos as­pec­tos a aquel pri­mer SC y, ade­más, se "es­pe­cia­li­zan". De ahí que nos en­con­tre­mos con dos al­ter­na­ti­vas. Bridgestone ha con­clui­do que exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de usua­rios de es­tos vehícu­los: aqué­llos que bus­can la di­ver­sión y pla­cer de con­duc­ción que ofre­cen gra­cias a sus pres­ta­cio­nes y sus ca­pa­ci­da­des di­ná­mi­cas, y otros que, en un uso más uti­li­ta­rio, bus­can la ma­yor se­gu­ri­dad po­si­ble. Pa­ra los pri­me­ros dis­po­ne de un SC2 más de­por­ti­vo que ofre­ce ma­yor agi­li­dad al mo­ver el scoo­ter. Pa­ra los se­gun­dos aña­de un SC2 Rain que, sin per­der un buen tac­to y con si­mi­lar aga­rre en se­co, me­jo­ra su ca­pa­ci­dad de trac­ción en sue­lo mo­ja­do.

No obs­tan­te, la de­no­mi­na­ción lla­ma a en­ga­ño. Pue­de pa­re­cer que ese "rain" de­fi­ne, co­mo en el ca­so de las ca­rre­ras, un neu­má­ti­co "de llu­via", y no es el ca­so. Se­gún nos co­men­tan, el aga­rre en se­co es si­mi­lar, pe­ro me­jo­ra el aga­rre en llu­via y sim­ple­men­te pa­re­ce te­ner una mí­ni­ma di­fe­ren­cia en agi­li­dad en se­co. Sin em­bar­go, no qui­sie­ron de­no­mi­nar­lo, co­mo sí ocu­rre en otras mar­cas, "Tou­ring" o "GT", ya que el en­fo­que de es­ta ver­sión es­tá más en­fo­ca­do al uso dia­rio, sin res­trin­gir­se a una vi­sión ru­te­ra.

Los dos cuen­tan con una cons­truc­ción si­mi­lar. Am­bos he­re­dan tec­no­lo­gía de los neu­má­ti­cos de mo­to de­por­ti­va y sport-tou­ring, adap­tán­do­se a las me­di­das y re­que­ri­mien­tos de los ma­xis­coo­ters bi­ci­lín­dri­cos más po­pu­la­res. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción di­ná­mi­ca en Lis­boa dis­pu­si­mos de una gran va­rie­dad de mo­de­los de es­te sec­tor: Su­zu­ki Burg­man 650, BMW C650 Sport y GT,y Ya­maha TMAX en ver­sión SX y DX. En al­gu­nos ca­sos pu­di­mos com­pro­bar las di­fe­ren­cias de com­por­ta­mien­to en el mis­mo tra­mo, con el mis­mo mo­de­lo de scoo­ter y con los dos ti­pos de neu­má­ti­cos. El re­sul­ta­do es que am­bos fun­cio­nan muy bien.

TEC­NO­LO­GÍA BA­JO LA GO­MA DE LOS BATTLAX SC2 Y SC2 RAIN

Si te fi­jas de­te­ni­da­men­te, el nom­bre com­ple­to de es­tos nue­vos neu­má­ti­cos co­mien­za con el fa­mo­so "Battlax" que iden­ti­fi­ca a los neu­má­ti­cos de ca­rre­te­ra de la mar­ca. Y es de ellos de don­de pro­ce­de la tec­no­lo­gía pa­ra rea­li­zar es­tos nue­vos SC2.

La va­rian­te Bridgestone Battlax SC2 es el neu­má­ti­co de per­fil de­por­ti­vo de la nue­va ga­ma. Co­mo tal se ba­sa en la tec­no­lo­gía que se desa­rro­lló pa­ra el Battlax Hy­pers­port S21, el úl­ti­mo neu­má­ti­co de la mar­ca di­se­ña­do pa­ra un uso sport. Así, el SC2 em­plea un di­bu­jo ba­sa­do en el del S21, pe­ro se uti­li­zan nue­vos com­pues­tos pa­ra me­jo­rar el aga­rre en se­co. En las car­ca­sas (por su­pues­to, ra­dia­les), se ha bus­ca­do op­ti­mi­zar la ri­gi­dez y fuer­za de aga­rre pa­ra esos nue­vos com­pues­tos. En el neu­má­ti­co tra­se­ro se em­plea ade­más tec­no­lo­gía de tri­ple ca­pa, con un com­pues­to en los hom­bros del neu­má­ti­co de al­to aga­rre y una zo­na cen­tral don­de se re­fuer-za la re­sis­ten­cia la des­gas­te pa­ra ob­te­ner así una ele­va­da vi­da útil.

En el ca­so del Battlax SC2 Rain se ha bus­ca­do op­ti­mi­zar su trac­ción en mo­ja­do, de for­ma que su uso dia­rio re­sul­te más se­gu­ro y fia­ble. En es­te ca­so se ha par­ti­do del di­se­ño del T31 "Battlax Sport Tou­ring", to­da una re­fe­ren­cia pa­ra desa­rro­llar un neu­má­ti­co de uso dia­rio pa­ra ma­xis­coo­ters. Con la ban­da de ro­da­du­ra de es­te T31 se con­si­gue bue­na es­ta­bi­li­dad en lí­nea rec­ta. Pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to en mo­ja­do se ha au­men­ta­do la can­ti­dad de di­bu­jo en la su­per­fi­cie y un com­pues­to con ma­yor con­te­ni­do en sí­li­ce, lo que da me­jor aga­rre en sue­los mo­ja­dos o fríos. En el neu­má­ti­co tra­se­ro, co­mo en el ca­so del SC2 es­tán­dar, tam­bién se em­plea esa tec­no­lo­gía de tri­ple ca­pa, con ma­yor aga­rre en los la­dos y su­pe­rior du­re­za en el cen­tro.

El re­sul­ta­do en los dos ca­sos su­pera al SC an­te­rior. El SC2 Rain su­po­ne la ma­yor me­jo- ra en cuan­to a ren­di­mien­to so­bre mo­ja­do. Por su par­te, el SC2 ofre­ce una me­jor ad­he­ren­cia en se­co y un ren­di­mien­to ge­ne­ral a más ni­vel. En am­bos ca­sos Bridgestone ha con­se­gui­do man­te­ner el mis­mo ni­vel de du­ra­ción, de vi­da útil, que si­gue sien­do el mis­mo que ya te­nía el an­te­rior SC. To­do un lo­gro tec­no­ló­gi­co.

EN CA­RRE­TE­RA CON EL BRIDGESTONE BATTLAX SC2 Y SC2 RAIN

No es fá­cil, te lo ase­gu­ro, tes­tar neu­má­ti­cos de mo­to en con­di­cio­nes reales, en trá­fi­co abier­to. Bus­car el lí­mi­te del aga­rre

Dos al­ter­na­ti­vas: una más de­por­ti­va y otra con más aga­rre en mo­ja­do

de un neu­má­ti­co con un ma­xis­coo­ter, en una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña es, cuan­do me­nos, arries­ga­do. Y en el fon­do, si lo pien­sas, es has­ta más arries­ga­do si el neu­má­ti­co es bueno, por­que ese lí­mi­te no va a ser fá­cil de al­can­zar in­clu­so ro­dan­do un po­co fuer­te, sino cuan­do ya vas muy pa­sa­do.

Pre­ci­sa­men­te esa es una de las cua­li­da­des que sí pue­des apre­ciar. No es fá­cil, con nin­guno de los dos SC2, en­con­trar ese li­mi­te. Ni tum­ban­do, ni fre­nan­do (te re­cuer­do que lle­van ABS to­dos es­tos scoo­ters, por lo que hay que ver cuán­to tar­da en ac­tuar pa­ra com­pro­bar el aga­rre), ni, por su­pues­to, ace­le­ran­do. Pe­ro si hay un si­tio don­de pue­des pro­bar sus con­di­cio­nes en si­tua­cio­nes ex­tre­mas sin ex­ce­si­vo pe­li­gro es pre­ci­sa­men­te en Lis­boa. Con sus ca­lles em­pe­dra­das, ba­ches, as­fal­tos gas­ta­dos... tie­nes de to­do un po­co. En es­tas con­di­cio­nes, Bridgestone Battlax SC2 y SC2 Rain se mos­tra­ron muy efi­cien­tes, con gran aga­rre tan­to la­te­ral co­mo al frenar o abrir gas.

Fue­ra de es­ta ur­be, la ru­ta nos lle­vó pri­me­ro a cru­zar el es­pec­ta­cu­lar puen­te Vas­co Da Ga­ma (12,3 km por en­ci­ma del ya prác­ti­ca­men­te mar), un si­tio fan­tás­ti­co pa­ra ver la ro­da­du­ra nor­mal de la go­ma y su es­ta­bi­li­dad en lí­nea rec­ta, al­go que ló­gi­ca­men­te cum­plen muy so­bra­da­men­te. Tras es­te ori­gi­nal tra­mo, sa­li­mos a unas ca­rre­te­ras de buen as­fal­to, muy re­vi­ra­das y di­ver­ti­das, col­ga­das so­bre la cos­ta al sur de Lis­boa. Allí tu­ve la opor­tu­ni­dad de pro­bar en el mis­mo tra­mo un Ya­maha TMAX con SC2 y otro idén­ti­co equi­pa­do con SC2 Rain. Es sor­pren­den­te el aga­rre de am­bos neu­má­ti­cos, por fuer­te que va­yas. Po­cas di­fe­ren­cias apre­cias, si no es la su­pe­rio­ri­dad, por po­cos pun­tos, del SC2 nor­mal en cuan­to a agi­li­dad y pre­ci­sión de la tra­za­da. Pe­ro sin­ce­ra­men­te, por­que vas ba­jo avi­so del neu­má­ti­co que lle­vas; si no, cual­quie­ra de los dos ob­ten­drá una mag­ní­fi­ca no­ta en tu va­lo­ra­ción con in­de­pen­den­cia del uso que le des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.