VI­SIÓN RECALCITRANTE

Vi­gi­lan­cia no de­be ser so­lo san­ción, sino pre­ven­ción

Scooting - - NOTICIAS - RA­MÓN LÓ­PEZ, Di­rec­tor @for­mu­la­mo­to Fór­mu­la mo­to @for­mu­la­mo­toes

En el nú­me­ro an­te­rior de SCOOTING-for­mu­la­mo­to.es, dá­ba­mos la bien­ve­ni­da a Pe­re Na­va­rro co­mo nue­vo Di­rec­tor Ge­ne­ral de la DGT, car­go que ya ocu­pó en el pa­sa­do con dis­pa­ri­dad de opi­nio­nes en el en­torno mo­te­ro. Y efec­ti­va­men­te vuel­ven a apa­re­cer los mis­mos fan­tas­mas del pa­sa­do. El car­go re­cor­ta la vi­sión de su ti­tu­lar y lo que en prin­ci­pio po­día con­ver­tir­se en una ges­tión des­de un pun­to de vis­ta ac­ti­vo y positivo, se vuel­ve una la­bor que reite­ra la vi­sión recalcitrante ha­cia la mo­to de an­ta­ño. En pa­la­bras de Pe­re Na­va­rro, “la se­gu­ri­dad vial es vi­gi­lan­cia, con­trol y san­ción”. De nue­vo re­gre­sa­mos a la po­lí­ti­ca de “la cul­pa la tie­nen los de­más”. Pa­re­ce que no hay for­ma de ba­jar a la reali­dad e in­no­var con so­lu­cio­nes que ten­gan más re­co­rri­do que un sim­ple es­ta­do re­pre­si­vo. Te voy a con­tar un par de ca­sos que creo ejem­pli­fi­can a la per­fec­ción que se pue­de ir mu­cho más allá de for­ma más efi­cien­te, sim­ple­men­te ba­jan­do a la reali­dad del día a día.

Ha­ce po­cos días coin­ci­dí en un lu­gar don­de tam­bién se lle­van a ca­bo cur­sos de con­duc­ción de per­fec­cio­na­mien­to pa­ra usua­rios de mo­to. Los alum­nos, ló­gi­ca­men­te, asis­ten con sus pro­pias mo­tos, y uno de los par­ti­ci­pan­tes, an­tes del co­mien­zo, plan­tea que no sa­be la ra­zón por la que su mo­to se mue­ve úl­ti­ma­men­te bas­tan­te, acha­cán­do­lo a que qui­zá no se­pa có­mo lle­var­la ade­cua­da­men­te. Una so­la pre­gun­ta del monitor les po­ne en la pista del pro­ble­ma: “¿cuán­do fue la úl­ti­ma vez que com­pro­bas­te la pre­sión del neu­má­ti­co?” Me­di­dor en mano, el re­sul­ta­do es que es­tán muy por de­ba­jo de la re­co­men­da­da por el fa­bri­can­te. Y lo ate­rra­dor fue la reac­ción del cur­si­llis­ta: “Ah, ¿pe­ro hay que me­dir la pre­sión de los neu­má­ti­cos?” Por lo tan­to, ¿no se tra­ba­ja­rá más a fa­vor de la se­gu­ri­dad con­cien­cian­do y educando, que plan­tean­do una me­ra re­tahí­la de san­cio­nes?

Por no ha­blar del es­ta­do de las ca­rre­te­ras. Hoy día exis­ten op­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que per­mi­ten a los pro­pios usua­rios in­di­car, vía te­lé­fono mó­vil en tiem­po real, dón­de se en­cuen­tran de­fi­cien­cias y otros pro­ble­mas de nues­tra red, una in­for­ma­ción que de­be ser oro pa­ra los res­pon­sa­bles del man­te­ni­mien­to de es­tas in­fra­es­truc­tu­ras. ¿Por qué no be­ne­fi­ciar­se de es­tas apli­ca­cio­nes cuan­do es una so­lu­ción rá­pi­da y muy ba­ra­ta? La se­gu­ri­dad vial de­be ser vi­gi­lan­cia, pe­ro no co­mo si­nó­ni­mo de san­ción, sino de pre­ven­ción.

Un cur­si­llis­ta plan­tea: "Ah, ¿pe­ro hay que me­dir la pre­sión de los neu­má­ti­cos?" La la­bor de la DGT no pue­de ser úni­ca­men­te mul­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.