BIO­GRA­FÍA DE ÁN­GEL NIE­TO

Jo­ya his­tó­ri­ca de su pri­mer má­na­ger, To­más Díaz-Val­dés

Scooting - - NOTICIAS - EN­RI­QUE HERNÁNDEZ-LUIKE Pre­si­den­te Editor luike@luike.com @En­ri­que_Lui­ke

Cuan­tos dis­fru­ta­mos con el per­ma­nen­te desa­rro­llo de los vehícu­los a mo­tor y sus deportes, he­mos vi­vi­do con sa­tis­fac­ción los triun­fos de Án­gel Nie­to y nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de sus “Do­ce más Uno” Cam­peo­na­tos Mun­dia­les de Ve­lo­ci­dad.

Nues­tro co­le­ga de Pren­sa To­más Díaz-Val­dés ha re­co­pi­la­do his­to­ria y prehis­to­ria de quien fue su pu­pi­lo des­de la in­fan­cia, co­mo el me­jor biógrafo des­de los ini­cios del Ni­ño cam­peón.

Tres años an­tes del fa­tal ac­ci­den­te de Án­gel Nie­to, el au­tor me en­car­gó un pró­lo­go en el cual apor­té un acon­te­ci­mien­to pa­ra­le­lo co­mo re­cuer­do per­so­nal. Con na­tu­ral emo­ción re­pro­duz­co mi apor­ta­ción al ex­ce­len­te li­bro de Díaz-Val­dés:

EL BE­SO DE ÁN­GEL NIE­TO

To­más Díaz-Val­dés me qui­so con­tra­tar ge­ne­ro­sa­men­te pa­ra pro­lo­gar es­te li­bro con su tes­ti­mo­nio fiel so­bre la vi­da de­por­ti­va e ín­ti­ma de Án­gel Nie­to. En el pri­mer con­tac­to so­bre el te­ma, de­cli­né la ofer­ta y le hi­ce una pro­po­si­ción in­ver­sa: ¿Cuán­to me co­bra­rías por per­mi­tir­me ser au­tor del pró­lo­go de tu bio­gra­fía so­bre el más for­mi­da­ble cam­peón mun­dial del Motociclismo? Por­que, pa­ra mí, es un ho­nor de oro de ley es­te he­cho de le­van­tar el te­lón pa­ra pre­sen­tar el re­la­to de “Las cur­vas de una vi­da” se­gún To­más Díaz-Val­dés, co­no­ce­dor, co­mo na­die, de la vi­da y mi­la­gros del ge­nial pi­lo­to.

Des­de sus pri­me­ras sor­pren­den­tes com­pe­ti­cio­nes, cuan­do so­lo se lla­ma­ba “El Ni­ño”, en com­pe­ten­cia con el fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co, Án­gel Nie­to se hi­zo que­rer por la afi­ción y res­pe­tar por sus com­pe­ti­do­res. Aun­que al­gu­nos afi­cio­na­dos –y tam­bién ex­per­tos– lle­ga­ron a pre­gun­tar­se su te­mor: ¿Cuán­to nos va a du­rar? Al­gún cas­co, cier­ta­men­te, lo lle­gó a ara­ñar. Uno de ellos lo ofre­ci­mos a la Vir­gen de Orihue­la del Tre­me­dal (Te­ruel) cuan­do, con él a sus pies, des­fi­ló en pro­ce­sión por la lo­ca­li­dad del ge­nial pe­rio­dis­ta Fe­de­ri­co Ji­mé­nez Lo­san­tos. Su pa­dre era entonces el al­cal­de. De­mos­tró ser una gran per­so­na cuan­do me re­sol­vió un pro­ble­ma ma­yúscu­lo. En mi sec­ción del dia­rio “Pue­blo” in­vi­té a co­mer a to­dos cuan­tos se ins­cri­bie­ron pa­ra la con­cen­tra­ción, una especie de Ro­cío Mo­to­ci­clis­ta, a me­dio ca­mino en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Mis cálcu­los eran de unos cien par­ti­ci­pan­tes, pe­ro las ins­crip­cio­nes los su­pe­raron. ¡Pa­sa­ron de cua­tro mil! El al­cal­de, en cuan­to lo su­po me tran­qui­li­zó: “No te preo­cu­pes. El Ayun­ta­mien­to se ha­rá car­go de to­do”. Ma­tó cua­tro va­cas, fa­bri­có pla­tos y cu­bier­tos de ma­de­ra y en­car­gó el gui­so de una se­rie de cal­de­re­tas a los an­cia­nos del lu­gar, quie­nes es­ta­ban muy agra­de­ci­dos a la ge­ne­ro­si­dad del Ayun­ta­mien­to, pues ca­da año re­par­tía en­tre ellos los be­ne­fi­cios por cor­ta de ár­bo­les de las fin­cas mu­ni­ci­pa­les. La reunión fue un éxito. Mo­sén Se­gun­do, el cu­ra de la er­mi­ta, es­ta­ba or­gu­llo­so de aque­lla pro­ce­sión mo­to­ris­ta. Y el cas­co de Án­gel Nie­to, a los pies de la Vir­gen, fue un pro­nós­ti­co de pro­tec­ción inin­te­rrum­pi­da.

Án­gel triun­fó co­mo pi­lo­to y co­mo per­so­na, ga­nán­do­se la ad­mi­ra­ción mun­dial, y siem­pre pa­re­ció te­ner una ayu­da es­pe­cial en aque­llos arries­ga­dos ade­lan­ta­mien­tos in­creí­bles e in­te­li­gen­tes.

Pe­ro aún no he ex­pli­ca­do el por­qué del tí­tu­lo de es­te pró­lo­go. Es, sen­ci­lla­men­te, un re­cuer­do mío de sin­ce­ra emo­ción por un ges­to del Su­per­cam­peón. Siem­pre me sa­lu­dó cor­dial­men­te, esa es la ver­dad, pe­ro en el fu­ne­ral por Ja­vier He­rre­ro –mi inolvidable cu­ña­do–, Án­gel Nie­to, en en­tra­ña­ble abra­zo, me dio un be­so de her­mano. Yo lo com­pren­dí en­se­gui­da: Era pa­ra Ja­vier He­rre­ro, qui­zás –apar­te de Díaz-Val­dés–, el pe­rio­dis­ta con más emo­ción nie­tis­ta en las con­ti­nuas cró­ni­cas so­bre sus vic­to­rias en to­das nues­tras re­vis­tas de entonces. ¡Gra­cias, Án­gel!

“Án­gel Nie­to, las Cur­vas de la Vi­da” es­tá a la ven­ta en In­ter­net o en tu li­bre­ría ha­bi­tual.

Án­gel Nie­to, Ja­vier He­rre­ro y En­ri­que Hernández-Luike.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.