LA VI­DA FÁ­CIL

MV AGUSTA TU­RIS­MO VE­LO­CE LUS­SO

Scooting - - CARNÉ A - Alan Cath­cart

ES EVI­DEN­TE QUE MV AGUSTA ES SI­NÓ­NI­MO DE LUJO , TAM­BIÉN QUE CUAN­DO BUS­CAS ES­TA VI­DA QUIE­RES QUE TO­DO SEA MÁS FÁ­CIL. POR EJEM­PLO, OLVIDARTE DE APRE­TAR LA MA­NE­TA DEL EM­BRA­GUE EN UN ATAS­CO. MV AGUSTA TE HA­CE MÁS SEN­CI­LLA TU EXIS­TEN­CIA MOTERA CON EL NUE­VO SIS­TE­MA SCS.

La re­ce­ta má­gi­ca lle­va el nom­bre de Smart Clutch Sys­tem ("sis­te­ma de em­bra­gue in­te­li­gen­te"). Per­mi­te que te ol­vi­des de ac­cio­nar el em­bra­gue des­de el mo­men­to que arran­cas la mo­to y me­tes pri­me­ra. So­lo ten­drás que ir cam­bian­do mar­chas con tu pie iz­quier­do. No se tra­ta de una so­lu­ción au­to­má­ti­ca co­mo una trans­mi­sión CVT de un scoo­ter o del es­ti­lo del do­ble em­bra­gue DCT de Hon­da. El SCS com­bi­na un em­bra­gue au­to­má­ti­co con una ca­ja de cam­bios con­ven­cio­nal que se be­ne­fi­cia de lo me­jor de am­bos mun­dos: la elec­tró­ni­ca y la me­cá­ni­ca. De es­te mo­do, cuen­tas con la sen­sa­ción más di­rec­ta en ace­le­ra­ción de una ca­ja de cam­bios ma­nual en con­jun­to con la fa­ci­li­dad de uso de un sis­te­ma au­to­má­ti­co.

El re­sul­ta­do es que te pue­des cen­trar cons­tan­te­men­te en ace­le­rar, fre­nar y tra­zar, en lu­gar de per­der tiem­po con el cam­bio, ya que vas en pi­lo­to au­to­má­ti­co, sin to­car la ma­ne­ta iz­quier­da, in­clu­so cuan­do lle­gas a un stop o un se­má­fo­ro. Ello te da más con­fian­za y te fa­ci­li­ta el con­trol de la mo­to, so­bre to­do, aun­que no úni­ca­men­te, a los pi­lo­tos no­ve­les. En reali­dad, sig­ni­fi­ca un pa­so más en el desa­rro­llo de los sis­te­mas de cam­bio se­mi­uto­má­ti­co que se han pues­to tan de mo­da con los "quicks- hif­ter". Por cier­to, MV Agusta fue la pri­me­ra mar­ca en adop­tar­los de se­rie en mo­tos de me­dia ci­lin­dra­da.

En prin­ci­pio era re­ti­cen­te a pen­sar que es­te SCS se­ría una so­lu­ción vá­li­da. Sí, ya sé que de­bes te­ner la men­te abier­ta, pe­ro si el cam­bio se­mi­au­to­má­ti­co de se­rie en la ver­sión es­tán­dar ya va muy bien, ¿pa­ra qué es­ta al­ter­na­ti­va? Es­ta­ba más que equi­vo­ca­do.

Las ven­ta­jas del SCS de MV Agusta es que pue­des se­lec­cio­nar la mar­cha que quie­ras sin te­ner que to­car la ma­ne­ta del em­bra­gue. En reali­dad, tie­nes que men­ta­li­zar­te de no ha­cer­lo cuan­do te po­nes en mar­cha, al­go que pue­des ha­cer en cual­quier mar­cha. Ni si­quie­ra cuan­do me­tes pri­me­ra des­de pa­ra­do, o cuan­do te de­tie­nes yen­do en sex­ta, por­que la mo­to no se ca­la. En es­te úl­ti­mo ca­so, por de­fec­to, se po­ne en pun­to muer­to. Entonces, ¿pa­ra qué te­ner una ma­ne­ta de em­bra­gue? Se­gún la mar­ca, por se­gu­ri­dad cuan­do se po­ne en mar­cha con una re­la­ción me­ti­da (de­bes man­te­ner­la apre­ta­da) o ¡pa­ra ha­cer ca­ba­lli­tos! De­fi­ni­ti­va­men­te, MV Agusta no es una mar­ca po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta...

Pa­ra sa­lir des­de pa­ra­do una vez has se­lec­cio­na­do la mar­cha que quie­res, la elec­tró­ni­ca au­to­má­ti­ca­men­te equi­li­bra las rpm con el des­li­za­mien­to del em­bra­gue con in­de­pen­den­cia de la ve­lo­ci­dad que va­yas o cuán­to abras el ace­le­ra­dor. Si ace­le­ras a to­pe des­de pa­ra­do

con la mo­to en pri­me­ra, al­can­zas los 100 km/h en 3,1 seg su­bien­do mar­chas con to­da na­tu­ra­li­dad y con la ayu­da del con­trol de trac­ción que, a su vez, ac­túa co­mo "an­tiw­hee­lies". Si lue­go fre­nas al má­xi­mo y la mo­to se pa­ra, no es ne­ce­sa­rio que re­duz­cas. El em­bra­gue evi­ta que el mo­tor se ca­le. Las pri­me­ras ve­ces co­ge­rás el em­bra­gue, ¡por­que es muy di­fí­cil cam­biar los há­bi­tos de to­da una vi­da en mo­to!

La sus­pen­sio­nes Sachs se sien­tes rí­gi­das pe­ro bien re­gu­la­das, lo su­fi­cien­te pa­ra cu­brir lar­gas dis­tan­cias con co­mo­di­dad sin ol­vi­dar una con­duc­ción de­por­ti­va in­he­ren­te a los ins­tin­tos de to­da MV Agusta. Así, se man­tie­ne fir­me en aper­tu­ras/cie­rres de gas o en cam­bios de di­rec­ción en ca­rre­te­ras de cur­vas. El amor­ti­gua­dor es fá­cil­men­te re­gu­la­ble en pre­car­ga me­dian­te un po­mo pa­ra adap­tar­se en uso a dúo y con car­ga. La po­si­ción de con­duc­ción es muy ra­cio­nal, bas­tan­te er­gui­da y na­da can­sa­da, gra­cias a su ma­ni­llar ele­va­do me­dian­te to­rre­tas y con los puños un po­co echa­dos ha­cia atrás. El asien­to es­tá bien mu­lli­do y per­mi­te a un pi­lo­to de 1,80 m lle­gar bien con am­bos pies al sue­lo. Su al­tu­ra es de 850 mm y te de­ja ver bien el trá­fi­co que te pre­ce­de, sin re­sul­tar di­fí­cil su­bir­se y ba­jar­se de él.

Es muy vá­li­da cuan­do rue­das a 160 km/h a unas 7.400 rpm. Se­gún la mar­ca, es ca­paz de al­can­zar los 230 km/h. Ha­ce ho­nor a su nom­bre Tu­ris­mo Ve­lo­ce, sien­do una mo­to que te per­mi­te cir­cu­lar con mu­cha co­mo­di­dad ha­cien­do un "tu­ris­mo rá­pi­do". El con­trol de cru­ce­ro es equi­po de se­rie y resulta muy fá­cil usar­lo. Un lujo.

Aña­de Blue­tooth pa­ra co­nec­tar has­ta nue­ve dis­po­si­ti­vos, ocho mo­dos de CON­TROL DE TRAC­CIÓN, ilu­mi­na­ción "full LED" (el tra­se­ro con pe­cu­liar for­ma de "X") y dos to­mas de co­rrien­te de 12 v más otras dos USB. EL TA­BLE­RO de la ins­tru­men­ta­ción es de ti­po TFT en co­lor. LA PAN­TA­LLA es re­gu­la­ble con una mano en un ran­go de 60 mm y es muy fá­cil de ma­ni­pu­lar.

EL TRI­PLE SI­LEN­CIA­DOR si­gue sien­do un em­ble­ma ex­clu­si­vo de MV Agusta. To­dos los de­ta­lles de di­se­ño son de au­tén­ti­ca al­ta costura.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.