ASÍ LA VE­MOS

Scooting - - CARNÉ A -

El re­di­se­ño del mo­tor ha im­pli­ca­do un cam­bio en su ca­rác­ter. Se ha lo­gra­do re­du­cir el con­su­mo en un 20%, lo que sig­ni­fi­ca una au­to­no­mía de unos 400 km gra­cias a su de­pó­si­to de 21,5 l. A ello ayu­da una sex­ta ti­po "over­dri­ve", sien­do los sal­tos en­tre mar­chas más ce­rra­dos en el res­to de re­la­cio­nes.

Por su par­te, la re­vi­sión de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ECU El­dor ha lo­gra­do una ban­da de par más an­cha y po­de­ro­sa, lo que im­pli­ca que no ten­gas la ne­ce­si­dad de rea­li­zar tan­tos cam­bios de mar­cha. Te per­mi­te man­te­ner la cuar­ta en lar­gas sec­cio­nes de cur­vas de mon­ta­ña, de­jan­do que el mo­tor ba­je has­ta las 4.000 rpm an­tes de lle­gar a los cin­co dí­gi­tos apro­ve­chan­do su cur­va de par tan pla­na. Así, la Tu­ris­mo Ve­loc­ce Lus­so es una mo­to muy prác­ti­ca en la vi­da real. Tam­bién hay que des­ta­car la mag­ní­fi­ca res­pues­ta en la pri­me­ra aper­tu­ra del ace­le­ra­dor. Pe­ro su se­cre­to me­jor guardado es el re­fi­na­mien­to en el fun­cio­na­mien­to de su mo­tor "Tre Pis­to­ni" de 798 cc. El modelo an­te­rior era bas­tan­te rui­do­so de mo­tor, so­bre to­do por el ac­cio­na­mien­to de la ca­de­na de sus ár­bo­les de le­vas y las cas­ca­das de pi­ño­nes in­te­rio­res. Aho­ra es más si­len­cio­so y la sen­sa­ción es de más ca­li­dad.

Me ha im­pre­sio­na­do la sua­vi­dad lo­gra­da con el desa­rro­llo de su tri­ci­lín­dri- co, ha­cién­do­lo más fle­xi­ble y con un par po­de­ro­so a cual­quier ran­go de vuel­tas, lo que ha­ce que ca­si dé igual en qué mar­cha te en­cuen­tres pa­ra sa­lir dis­pa­ra­do de una cur­va has­ta la si­guien­te en una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña. La cen­tra­li­ta elec­tró­ni­ca El­dor ofre­ce una res­pues­ta de mo­tor muy sua­ve y pre­de­ci­ble en to­do mo­men­to, y cuan­do tie­nes que re­du­cir, el freno mo­tor que per­mi­te su em­bra­gue an­ti­blo­queo es per­fec­to. Si a ello le unes que pue­des ha­cer­lo sin to­car la ma­ne­ta de em­bra­gue, la flui­dez en la con­duc­ción es má­xi­ma.

CON PA­SA­JE­RO

El pa­sa­je­ro dis­po­ne de buen es­pa­cio in­clu­so con las ma­le­tas ins­ta­la­das. Las asas son muy prác­ti­cas y el amor­ti­gua­dor es fá­cil­men­te re­gu­la­ble en pre­car­ga me­dian­te un po­mo pa­ra adap­tar­se en uso a dúo y con car­ga.

El tri­ci­lín­dri­co sue­na a glo­ria a par­tir de las 4.000 rpm

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.