ELE­GIR LA PRI­ME­RA MO­TO

EL AMOR SE CO­NO­CE CON EL PRI­MER AMOR. NO TIE­NE POR QUÉ SER EL ME­JOR, PE­RO SIEM­PRE SE­RÁ EL PRI­ME­RO, Y SIEM­PRE LO RE­COR­DA­RÁS.

Scooting - - SUMARIO - Fe­li­pe Hi­no­ja­sa (Pi­pe)

Con las mo­tos ocu­rre lo mis­mo. Cual­quier mo­to­ris­ta que es­té le­yen­do es­tas lí­neas ya tie­ne en men­te su pri­me­ra mo­to, y tam­bién la me­jor que ha te­ni­do –la con­ser­ve o no-, la más di­ver­ti­da, la más pe­li­gro­sa, la más gua­pa…

Si pue­des ele­gir y pien­sas com­prar tu pri­me­ra mo­to, es­tás an­te una de­ci­sión que mar­ca­rá tu re­la­ción con el mun­do de las dos rue­das, aun­que no seas cons­cien­te de ello. Una vez to­ma­da la de­ci­sión no sa­brás si es la me­jor po­si­ble, por­que co­mo en la vi­da, no pue­des sa­ber qué hu­bie­ra pa­sa­do si en vez de la cus­tom te hu­bie­ras com­pra­do la scram­bler. Ade­más de tras­cen­den­te, ¿no es emo­cio­nan­te?

Pe­ro va­ya­mos por par­tes. A to­dos nos gus­ta una mo­to a es­tre­nar, pe­ro si que­re­mos una de­ter­mi­na­da mo­to y la hu­cha no da, me­jor ele­gir en el mer­ca­do de oca­sión. Lo im­por­tan­te es en­con­trar la mo­to ade­cua­da. La cues­tión es sa­ber si lo que que­re­mos es lo que ne­ce­si­ta­mos: la eter­na di­co­to­mía co­ra­zón-ca­be­za.

PRAC­TI­CI­DAD AL PO­DER

Es fá­cil dis­cer­nir cuán­do la mo­to es una ne­ce­si­dad. Si vi­ves en la ciu­dad y quie­res un vehícu­lo fá­cil, lim­pio, y con ca­pa­ci­dad de car­ga, un scoo­ter es lo me­jor. La ci­lin­dra­da pue­de ve­nir de­ter­mi­na­da si tu car­né es el B, pe­ro aun te­nien­do el A2 pue­de que tus ne­ce­si­da­des no va­yan más allá de los 125 cc si so­lo te mue­ves por el cen­tro y no

Tú de­bes lle­var la mo­to, no la mo­to a ti. Pri­me­ro es la se­gu­ri­dad

quie­res gas­tar más di­ne­ro del ne­ce­sa­rio. El ta­ma­ño de la rue­da va en gus­tos, de­pen­dien­do si prio­ri­zas la agi­li­dad y ca­pa­ci­dad de car­ga in­te­rior (rue­da pe­que­ña) o la es­ta­bi­li­dad (rue­da gran­de). Los modelos más ven­di­dos son tam­bién los más go­lo­sos pa­ra los ca­cos, así que no te asus­te si te gus­ta un modelo que no es “top ven­tas”: pue­de ser una ven­ta­ja.

PE­RO YO QUIE­RO MO­TO

Si hay al­gu­na mo­to que te ha­ce “ti­lín”, de­bes plan­tear­te se­ria­men­te si es la que te con­vie­ne. Equi­vo­car­se en la elec­ción da lu­gar a va­rios es­ce­na­rios, a ca­da cual peor: que la ten­gas que cam­biar, que de­jes de mon­tar en mo­to, o la peor de to­das: que ten­gas un per­can­ce, in­clu­so en pa­ra­do, por lle­var una mo­to pa­ra la que no tie­nes ni­vel. Co­mo en mu­chas dis­ci­pli­nas, a la mo­to hay que apro­xi­mar­se de me­nos a más.

Así pues, el pri­mer ele­men­to a te­ner en cuen­ta en la elec­ción de la pri­me­ra mo­to es la se­gu­ri­dad. A ni­vel sen­sa­cio­nes, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es que tú seas el que lle­va la mo­to, no la mo­to la que te lle­ve a ti. Aquí en­tran en jue­go dos fac­to­res cla­ve: la po­ten­cia y el pe­so.

LA PO­TEN­CIA SIN CON­TROL…

Pa­ra los con­duc­to­res con car­né A2, el te­ma de la po­ten­cia ya es­tá de­li­mi­ta­do. No va­mos a en­trar en la dis­cu­sión de si los 47,6 CV a los que es­tán au­to­ri­za­dos son de­ma­sia­dos o in­su­fi­cien­tes, por­que to­do es re­la­ti­vo y la le­gis­la­ción ya es­tá ahí. Pe­ro

hay mu­chos con­duc­to­res que se sa­ca­ron ha­ce mu­chos años el car­né A (jun­to al B) que nun­ca han te­ni­do mo­to y que aho­ra les pi­ca el gu­sa­ni­llo. A efec­tos prác­ti­cos, de­be­rían de­ci­dir qué mo­to com­prar co­mo si tu­vie­ran el A2, por­que son tan no­ve­les co­mo aque­llos que se lo aca­ban de sa­car. Si un no­va­to se de­di­ca a ex­pe­ri­men­tar, por ejem­plo, con 100 CV en su pu­ño, por muy ex­ci­tan­te que sea y por mu­chas ca­nas que pei­ne, es muy po­si­ble que se vea so­bre­pa­sa­do por su má­qui­na o que se le aca­be la ca­rre­te­ra tras una larga rec­ta. El he­cho de que sea le­gal y que se ha­ya po­di­do ha­cer du­ran­te dé­ca­das no sig­ni­fi­ca que no se es­té ju­gan­do la vi­da.

ME­NOS PE­SO ES MÁS CON­TROL

El te­ma del pe­so es el gran ol­vi­da­do por las le­yes, y es tan im­por­tan­te co­mo la po­ten­cia. Cual­quie­ra tie­ne que po­der mo­ver su mo­to en pa­ra­do, ya sea “re­man­do” con los pies o em­pu­ján­do­la sin su­bir­se a ella. No to­do lo que nos gus­ta es­tá di­se­ña­do pa­ra no­so­tros, y mu­chas ve­ces no­so­tros no

es­ta­mos “fa­bri­ca­dos” pa­ra de­ter­mi­na­das di­men­sio­nes y pe­sos.

La agi­li­dad de una mo­to vie­ne de­ter­mi­na­da por el pe­so, la dis­tan­cia en­tre ejes y el án­gu­lo de lan­za­mien­to en­tre otros fac­to­res, pe­ro el pe­so es el más in­sos­la­ya­ble de to­dos y un fac­tor muy a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir tu com­pa­ñe­ra de an­dan­zas.

Si al su­bir­te a una mo­to te in­ti­mi­da su vo­lu­men o su pe­so, no es la me­jor pa­ra em­pe­zar. El mie­do no es buen acom­pa­ñan­te en la mo­to, pe­ro sí el res­pe­to, que de­be­rá ir de pa­que­te con­ti­go to­da la vi­da.

DI­SE­ÑO

Exis­ten dos ti­pos de di­se­ño: el fun­cio­nal y el for­mal. El di­se­ño fun­cio­nal es el que de­fi­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas di­ná­mi­cas de la mo­to, y el for­mal (o es­té­ti­co) su apa­rien­cia. Ge­ne­ral­men­te el di­se­ño for­mal con­di­cio­na el fun­cio­nal. El que quie­ra una mo­to cus­tom es­ta­rá con­di­cio­na­do a te­ner una mo­to larga y baja, es­ta­ble en las rec­tas pe­ro po­co ami­ga de los tra­za­dos si­nuo­sos. Sin em­bar­go, den­tro de un mis­mo seg­men­to tam­bién hay gra­dien­tes. En el mis­mo te­rreno cus­tom al­gún pu­ris­ta no sal­dría de Har­ley-Da­vid­son (Street 750 u 883) pa­ra iniciarse, mien­tras que al­guien que pre­fie­ra una mo­to ma­ne­ja­ble en ciu­dad sin sa­lir­se del seg­men­to po­dría op­tar por una Hon­da Re­bel 500, que no aban­do­na los es­tán­da­res del cus­tom (bob­ber en es­te ca­so) pe­ro que de­bi­do a su cor­ta dis­tan­cia en­tre ejes y sus geo­me­trías par­ti­cu­la­res se pue­de con­si­de­rar una mo­to ca­si has­ta di­ná­mi­ca.

Aun­que la mo­to que te gus­ta es la que te gus­ta, al fi­nal qué ti­po de mo­to eli­jas de­pen­de de qué prio­ri­ces en cuan­to a los di­se­ños fun­cio­nal y for­mal, ha­bien­do en el mer­ca­do com­pro­mi­sos muy bue­nos en to­dos los seg­men­tos. Una du­da fre­cuen­te es si com­prar una mo­to di­se­ña­da pa­ra el A2 o una mo­to di­se­ña­da pa­ra el A li­mi­ta­ble pa­ra ser des­li­mi­ta­da una vez cum­pli­dos los dos años de A2. Si el bolsillo no es pro­ble­ma, siem­pre se­rá desea­ble la pri­me­ra op­ción, pues ad­qui­ri­re­mos un pro­duc­to di­se­ña­do pa­ra las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de un prin­ci­pian­te. En el ca­so de las mo­tos li­mi­ta­das, lo es­tán en su po­ten­cia, pe­ro no en su pe­so, que si­gue sien­do el mis­mo que el de las ver­sio­nes “full po­wer”, y por re­gla ge­ne­ral su­fren de una des­com­pen­sa­ción pa­ra lo que no es­tán di­se­ña­das.

EL AL­GO­DÓN NO EN­GA­ÑA

Tra­ta de pro­bar las mo­tos can­di­da­tas en tu pri­mer “cas­ting”. Re­ve­la as­pec­tos en los que no ha­bías caí­do y ca­si siem­pre re­suel­ve las du­das ayu­dan­do a to­mar la de­ci­sión co­rrec­ta, que no es otra que apren­der a mon­tar en mo­to de una ma­ne­ra na­tu­ral, se­gu­ra y sin for­zar.

A la ho­ra de pro­bar la mo­to, lo más im­por­tan­te es que la mo­to sea fá­cil de lle­var, con una pos­tu­ra có­mo­da y que te ha­ga la vi­da sen­ci­lla en las facetas im­por­tan­tes de la con­duc­ción: ace­le­ra­ción, es­ta­bi­li­dad, fre­na­da. Cuan­do ha­ya fle­cha­zo, lo no­ta­rás a la pri­me­ra, in­clu­so te pa­re­ce­rá más bonita.

Si tie­nes el car­né A2, no te ob­se­sio­nes con la fe­cha en la que po­drás lle­var mo­tos sin li­mi­ta­ción aun­que ya la ha­yas so­bre­pa­sa­do. Cuan­do ten­gas tu pri­me­ra mo­to por la mano, o co­mo se di­ce co­mún­men­te, “te la ha­yas aca­ba­do”, es ho­ra de pen­sar en cam­biar de mon­tu­ra. O no. Igual la pri­me­ra es la mo­to de tu vi­da…

Te­ner en cuen­ta el pe­so es un fac­tor bá­si­co pa­ra una co­rrec­ta elec­ción

NO TE DE­JES PER­SUA­DIR so­lo por la ima­gen. Eli­ge la mo­to que real­men­te res­pon­da a tus ne­ce­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.