EN MAR­CHA

Scooting - - CARNÉ A1/B -

De­cir a es­tas al­tu­ras que un KYMCO sor­pren­de por su fi­nu­ra o buen fun­cio­na­mien­to se­ría co­mo ad­mi­tir que no te has subido nun­ca a nin­guno. Por­que, efec­ti­va­men­te, es un scoo­ter de buen an­dar, con un fun­cio­na­mien­to muy dul­ce y un mo­tor ca­si per­fec­to pa­ra el día a día ciu­da­dano. To­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas lo ha­cen atrac­ti­vo pa­ra to­do ti­po de pú­bli­co, co­mo su nom­bre in­di­ca, un scoo­ter pa­ra “la gen­te”, ya sea fe­me­nino o mas­cu­lino.

EN CIU­DAD

Es fá­cil su­bir­te, ya que dis­po­ne de sue­lo plano y no en­cuen­tras obs­tácu­los. El asien­to es­tá a 800 mm de al­tu­ra y es es­tre­cho, por lo que se lle­ga bien al sue­lo aun­que mi­das po­co más de 1,60 m. La po­si­ción de con­duc­ción es muy na­tu­ral y agra­da­ble, y los man­dos tie­nen un tac­to per­fec­to. Al po­ner ver­ti­cal el scoo­ter, la pa­ta la­te­ral no se plie­ga. Es me­jor es­te sis­te­ma. Des­co­nec­ta el arran­que y ten­drás que ple­gar­la pa­ra sa­lir, pe­ro así no se cie­rra so­la cuan­do apo­yas el scoo­ter mal en el sue­lo. En mar­cha es es­pe­cial- men­te si­len­cio­so y no ofre­ce vi­bra­cio­nes. Es evi­den­te ese tra­ba­jo en vir­tud de la Eu­ro 5. El mo­tor es uno de los pun­tos fuer­tes del KYMCO Peo­ple S 125. No es es­pe­cial­men­te po­ten­te y, des­de lue­go, no igua­la en pres­ta­cio­nes al Peo­ple GTi de 15 CV an­te­rior. Tam­po­co lo pre­ten­de. El en­fo­que de aquél era el de un au­tén­ti­co GT en rue­da al­ta y és­te es un scoo­ter ur­bano. Sus ba­jos y me­dios, la res­pues­ta que tie­ne a aperturas par­cia­les del gas, es lo que más me ha gus­ta­do. Re­sul­ta rá­pi­do res­pon­dien­do al gas, al­go que en ciu­dad es una ven­ta­ja in­du­da­ble. El cha­sis acom­pa­ña esas bon­da­des del mo­tor y las sus­pen­sio­nes, una vez mo­di­fi­ca­das por KYMCO Es­pa­ña en sus ta­ra­dos, son to­do un acier­to. El scoo­ter se aga­rra muy bien, sien­do có­mo­do, ideal en ciu­dad.

EN CA­RRE­TE­RA

En ca­rre­te­ra, el KYMCO Peo­ple S 125 se que­da jus­to por pres­ta­cio­nes. En nues­tras prue­bas se ha que­da­do en los 99 km/h de ve­lo­ci­dad máxima, un tan­to li­mi­ta­do pa­ra ro­dar en au­to­vías de ac­ce­so a las ciu­da­des, aun­que a su fa­vor se pue­de de­cir que no pro­tes­ta en ab­so­lu­to ni se con­vier­te en in­có­mo­do lle­ván­do­le prác­ti­ca­men­te a to­pe el tiem­po ne­ce­sa­rio. Los fre­nos son efi­ca­ces y con buen tac­to. El ABS de se­rie es, ade­más, un plus de se­gu­ri­dad que ayu­da a fre­nar con to­tal con­fian­za y con la fuer­za ne­ce­sa­ria, muy por en­ci­ma del me­jor scoo­ter con fre­na­da com­bi­na­da. Rue­das y sus­pen­sio­nes per­mi­ten tum­bar mu­cho si se rue­da so­bre buen as­fal­to y el cha­sis trans­mi­te bien lo que pi­sa. En sue­los ba­chea­dos puedes apre­ciar có­mo fle­xa el cha­sis si mi­ras al cua­dro. Se no­ta que os­ci­la ade­lan­te y atrás, pe­ro no re­du­ces un ápi­ce tu con­fian­za.

El con­su­mo me­dio que he­mos ob­te­ni­do en nues­tra prue­ba es de unos ra­quí­ti­cos 3,59 l./100 km. Te­nien­do en cuen­ta su de­pó­si­to de 6,2 l. de ca­pa­ci­dad, ob­te­ne­mos una au­to­no­mía de 172 km.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.