ASÍ LA VE­MOS

Scooting - - CARNÉ A/A2 -

El pro­pul­sor va real­men­te fino en to­da la ga­ma de re­vo­lu­cio­nes, re­cu­pe­ran­do sin pes­ta­ñear des­de 2.000 rpm, pa­ra a par­tir de las 6.000 rpm em­pe­zar a res­pi­rar a pleno pul­món y en­tre­gar to­do su po­de­río. En ca­rre­te­ra a rit­mo tran­qui­lo, la Ti­ger 800 se des­li­za con fa­ci­li­dad por el as­fal­to en­tre 3.000 y 6.000 rpm, lo que ya te per­mi­te cir­cu­lar ra­zo­na­ble­men­te rá­pi­do y re­la­ja­do. Pe­ro si quie­res sen­tir de ver­dad los 95CV, tie­nes que es­tru­jar­la sin pie­dad por en­ci­ma de es­ta ci­fra y has­ta las 9.500 rpm del cor­te de in­yec­ción, cuan­do el mo­tor va gri­tan­do a pleno pul­món, con un so­ni­do real­men­te evo­ca­dor, cor­te­sía del nue­vo si­len­cia­dor.

La Triumph Ti­ger 800 ofre­ce un ex­ce­len­te equi­li­brio en­tre fa­ci­li­dad de ma­ne­jo y pres­ta­cio­nes, con un pe­so (225 kg lle­na) ra­zo­na­ble que per­mi­te su ma­ne­jo por to­do ti­po de con­duc­to­res/as y ta­llas con un mí­ni­mo de ex­pe­rien­cia. Es una mo­to ideal pa­ra aque­llo afi­cio­na­dos/as que han te­ni­do mo­tos de ci­lin­dra­da me­dia que quie­ren dar el salto a una mo­to "de ver­dad". En con­duc­ción de­por­ti­va en cam­po mues­tra sus ló­gi­cas li­mi­ta­cio­nes, con una res­pues­ta de­ma­sia­do sua­ve o una co­ne­xión po­co directa en­tre el pu­ño y la rue­da tra­se­ra a ba­jas vuel­tas, pa­ra pa­sar po­co des­pués a una en­tra­da en tro­pel de los CV que des­con­cier­ta al con­trol de trac­ción. La hor­qui­lla re­sis­te un rit­mo ele­va- do, pe­ro el amor­ti­gua­dor ha­ce to­pe con fa­ci­li­dad. Son pea­jes ne­ce­sa­rios en una mo­to trail 100% po­li­va­len­te fren­te a una en­du­ro o una trail más es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­da pa­ra off road.

Si no pien­sas aden­trar­te con fre­cuen­cia en pis­ta, pro­ba­ble­men­te las Ti­ger 800 con rue­da de­lan­te­ra de 19" (mo­de­los XR) te re­sul­ta­rán más ade­cua­das, con el mis­mo ren­di­mien­to de la XCA en cuan­to a mo­tor, pe­ro con el asien­to más ba­jo y aún más ma­ne­ja­bles en ca­rre­te­ras de mon­ta­ña y ciu­dad.

CON PA­SA­JE­RO

El acom­pa­ñan­te no se en­cuen­tra de­ma­sia­do ele­va­do res­pec­to al pi­lo­to y dis­po­ne de am­plio es­pa­cio y buenas asas.

Con la en­tre­ga de par de su tri­ci­lín­dri­co, su uso a dúo es más que re­co­men­da­ble en sa­li­das de lar­go re­co­rri­do.

Es idó­nea pa­ra inicar­se en el trail más off road

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.