Ten­den­cias en fon­dos de ma­qui­lla­je

El “no ma­ke up” es la prin­ci­pal ten­den­cia en fon­dos de ma­qui­lla­je en la ac­tua­li­dad. Lo­grar el desea­do “efec­to piel des­nu­da”, con una piel na­tu­ral, sa­lu­da­ble e im­pe­ca­ble, se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad pa­ra las mu­je­res de to­das las eda­des. Pa­ra co­no­cer

Selectivo - - Sumario - Por Con­sue­lo Mohe­dano, di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de For­ma­ción de Shi­sei­do Es­pa­ña

La ten­den­cia ac­tual que más es­tán va­lo­ran­do to­das las mu­je­res es el “no ma­ke up”, tam­bién de­no­mi­na­do “efec­to piel des­nu­da”: una piel na­tu­ral, sa­lu­da­ble, lu­mi­no­sa pero sin ar­ti­fi­cios, co­mo si no lle­va­ran ma­qui­lla­je. Los fon­dos que per­mi­ten se­guir es­ta ten­den­cia no tie­nen edad, por­que to­das las mu­je­res tie­nen im­per­fec­cio­nes que di­si­mu­lar. Las jó­ve­nes, los bri­llos y las im­per­fec­cio­nes ines­pe­ra­das; y las no tan jó­ve­nes, las man­chas, las arru­gas, la fal­ta de lu­mi­no­si­dad... Hoy en día, las mu­je­res ne­ce­si­tan es­tar per­fec­tas en cual­quier mo­men­to, in­de­pen­dien­te­men­te de si han ma­dru­ga­do mu­cho, de su jor­na­da la­bo­ral, de si han sa­li­do de fies­ta la no­che an­te­rior o de si han es­ta­do cui­dan­do a los ni­ños. En reali­dad, bus­can un fondo de ma­qui­lla­je que se sin­cro­ni­ce con su rit­mo de vi­da y, por su­pues­to, con su piel. Sen­tir­se im­pe­ca­ble sin de­ma­sia­dos es­fuer­zos les da se­gu­ri­dad en sí mis­mas, les per­mi­te ex­pre­sar su in­di­vi­dua­li­dad, su ver­da­de­ro yo, a pe­sar de su es­ti­lo de vi­da. A es­ta ten­den­cia se han uni­do tam­bién las ce­le­bri­ties, ya que un aca­ba­do na­tu­ral per­mi­te ex­hi­bir un ves­ti­do de al­ta cos­tu­ra, una jo­ya ca­rí­si­ma, un pei­na­do muy ela­bo­ra­do, un es­co­te pro­nun­cia­do..., sin per­der el equi­li­brio es­té­ti­co y el buen gus­to. Por otro la­do, es mu­cho más fá­cil de man­te­ner que un aca­ba­do más ela­bo­ra­do de ojo ahu­ma­do o la­bio ro­jo, por ejem­plo. Tam­bién es me­nos arries­ga­do, ya que un ojo ahu­ma­do pue­de aca­bar acen­tuan­do las oje­ras o las arru­gas con el pa­so de unas ho­ras. Sue­na sen­ci­llo pero, sin em­bar­go, re­quie­re un cui­da­do im­pe­ca­ble de la piel y un fondo de ma­qui­lla­je desa­rro­lla­do con una al­ta tec­no­lo­gía. Las mu­je­res exi­gen hoy al fondo

de ma­qui­lla­je una má­xi­ma afi­ni­dad con la piel, una tec­no­lo­gía ca­paz de de­tec­tar los cam­bios que la piel su­fre a lo lar­go del día, que se adap­te a ellos pa­ra ofre­cer un as­pec­to im­pe­ca­ble, na­tu­ral y ra­dian­te, de lar­ga du­ra­ción. Exis­ten fon­dos que con­si­guen es­te aca­ba­do gra­cias a que son ca­pa­ces de ab­sor­ber el ex­ce­so de bri­llo que se va ge­ne­ran­do a lo lar­go del día, di­si­mu­lan los po­ros y las lí­neas de ex­pre­sión pa­ra dar­le un as­pec­to fres­co y re­la­ja­do a la piel. Sus pig­men­tos se tra­ba­jan y se com­bi­nan pa­ra sin­cro­ni­zar­se con el tono de la piel y pa­ra adap­tar­se a las va­ria­cio­nes del ti­po de luz que in­ci­de en el ros­tro, ya sea na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. La tex­tu­ra de la piel me­jo­ra, ya que si­guen cui­dan­do la piel co­mo si se tra­ta­ra de una con­ti­nua­ción del tra­ta­mien­to. Ade­más, el mo­do de apli­ca­ción tie­ne que ser sen­ci­llo, fa­ci­li­ta­dor y, por su­pues­to, agra­da­ble. Exis­ten fon­dos lí­qui­dos de sen­sa­ción li­ge­ra y con­for­ta­ble con fór­mu­las que les per­mi­ten dis­tri­buir­se uni­for­me­men­te, adap­tar­se al mi­cro­rre­lie­ve apli­cán­do­los sim­ple­men­te con los de­dos. No ha­ce fal­ta ser un ex­per­to ma­qui­lla­dor o de­di­car­le mu­cho tiem­po; con ges­tos rá­pi­dos y sen­ci­llos, hoy to­das las mu­je­res tie­nen ac­ce­so a un as­pec­to fres­co y cui­da­do.

Hoy en día, las mu­je­res bus­can un fondo de ma­qui­lla­je que se sin­cro­ni­ce con su rit­mo de vi­da y, por su­pues­to, con su piel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.