EN TU DÍA A DÍA,

De­bes crear ex­pe­rien­cias de com­pra que con­duz­can a la se­lec­ción per­so­na­li­za­da de fra­gan­cias

Selectivo - - Formación -

Las in­no­va­cio­nes en el au­to­diag­nós­ti­co, así co­mo la be­lle­za, el cui­da­do per­so­nal o las fra­gan­cias hí­per- per­so­na­li­za­das es­ta­rán im­pul­sa­das por las ne­ce­si­da­des más ín­ti­mas y com­ple­jas de los con­su­mi­do­res. De he­cho, se­gún Sa­les­for­ce, has­ta un 63% de los mi­llen­nials es­ta­rían dis­pues­tos a com­par­tir sus da­tos con las em­pre­sas, a cam­bio de ofer­tas y des­cuen­tos per­so­na­li­za­dos. Ya exis­ten in­clu­so al­gu­nas em­pre­sas que uti­li­zan me­cho­nes de ca­be­llo de sus clien­tes pa­ra crear el tra­ta­mien­to y los pro­duc­tos de hi­gie­ne que se adap­ten me­jor a su na­tu­ra­le­za ca­pi­lar.

Ex­pre­sión e iden­ti­dad

En el pa­sa­do he­mos ex­pre­sa­do nues­tro sen­ti­do de la be­lle­za de for­ma in­di­vi­dual. Lle­va­mos mu­chos lus­tros con una úni­ca de­fi­ni­ción idea­li­za­da de la be­lle­za, ba­sa­da en la per­fec­ción. Aho­ra es­ta­mos abra­zan­do la di­ver­si­dad, una de­fi­ni­ción más frag­men­ta­da de la be­lle­za. Los con­su­mi­do­res desafían los es­tán­da­res de be­lle­za con­ven­cio­na­les y quie­ren cam­biar la for­ma en que la ra­za, el gé­ne­ro y los di­fe­ren­tes ti­pos de cuer­po es­tán re­pre­sen­ta­dos en la in­dus­tria de la be­lle­za. En el fu­tu­ro ve­re­mos que la be­lle­za se­rá una es­pe­cie de co­lla­ge de va­rias vi­sio­nes ins­pi­ra­das en di­fe­ren­tes cul­tu- ras. La in­dus­tria se ins­pi­ra en las pro­pie­da­des de in­gre­dien­tes y téc­ni­cas de otras par­tes del mun­do co­mo re­fle­ja el au­ge, por ejem­plo, de la cos­mé­ti­ca co­rea­na. Es­tas ten­den­cias re­fle­jan un fu­tu­ro muy in­tere­san­te pa­ra la be­lle­za, pe­ro tam­bién re­ta­dor pa­ra las mar­cas, que ten­drán que ha­cer fren­te a esta di­ver­si­dad y mul­ti­cul­tu­ra­li­dad de for­ma si­mul­tá­nea.

Pro­tec­ción y con­trol

En el pa­sa­do, nos he­mos preo­cu­pa­do de pro­te­ger nues­tra be­lle­za, so­bre to­do del sol y del en­ve­je­ci­mien­to. He­mos vi­vi­do ob­se­sio­na­dos por pa­re­cer más jó­ve­nes. Aho­ra la vi­sión del en­ve­je­ci­mien­to es di­fe­ren­te. Aho­ra que­re­mos pre­ser­var nues­tro pa­tri­mo­nio de be­lle­za o nues­tra lon­ge­vi­dad, sin que­rer ser jó­ve­nes a to­da cos­ta. Al­gu­nos ex­per­tos en be­lle­za quie­ren des­te­rrar el tér­mino “an­ti­edad” pa­ra re­for­zar el men­sa­je de que el en­ve­je­ci­mien­to no es una con­di­ción con­tra la que de­ba­mos lu­char. Una creen­cia cre­cien­te en­tre los con­su­mi­do­res es que la per­fec­ción no es el ob­je­ti­vo fi­nal de la be­lle­za. Y esta creen­cia es­tá con­du­cien­do a la con­ver­gen­cia de la for­ma fí­si­ca, la sa­lud y la be­lle­za. La be­lle­za se es­tá con­vir­tien­do en un con­cep­to ho­lís­ti­co. Los con­su­mi­do­res bus­can pro­te­ger­se, por ejem­plo, de los nue­vos agre­so­res am­bien­ta­les y, ca­da vez más, fa­vo­re­cen a las mar­cas y pro­duc­tos que son ver­da­de­ra­men­te trans­pa­ren­tes y ofre­cen re­sul­ta­dos. Que­re­mos sa­ber, por ejem­plo, el efec­to que los in­gre­dien­tes tie­nen en no­so­tros. En el fu­tu­ro, to­da esta pro­tec­ción la bus­ca­re­mos ca­da vez de una for­ma más proac­ti­va. To­do, des­de el cui­da­do de la piel has­ta la sa­lud in­tes­ti­nal, se cen­tra­rá en una es­tra­te­gia pre­ven­ti­va y proac­ti­va, y no só­lo en una ac­ti­tud reac­ti­va. Los con­su­mi­do­res fu­tu­ros bus­ca­rán so­lu­cio­nes que les pro­te­jan de fac­to­res co­mo la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, so­no­ra o, in­clu­so, di­gi­tal pro­vo­ca­da por las nue­vas tec­no­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.