La his­to­ria de amor en­tre el per­fu­me y la mo­da

Por Es­pe­ran­za Pin­ta­do, di­rec­to­ra de For­ma­ción en Shi­sei­do Group

Selectivo - - Sumario - Es­pe­ran­za Pin­ta­do DI­REC­TO­RA DE FOR­MA­CIÓN EN SHI­SEI­DO GROUP

A lo lar­go de un re­co­rri­do por la his­to­ria del per­fu­me y su vin­cu­la­ción con el mun­do de la mo­da, es­te ar­tícu­lo te da­rá a co­no­cer los cam­bios de ten­den­cias que ha pro­ta­go­ni­za­do la per­fu­me­ría des­de sus ini­cios has­ta la ac­tua­li­dad y su es­tre­cha re­la­ción con la mo­da. ¡Su­mér­ge­te en es­ta his­to­ria de amor!

El per­fu­me es un via­je

a tra­vés del tiem­po. Cuan­do ha­bla­mos de per­fu­mes, ha­bla­mos de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, de la his­to­ria de la se­duc­ción y, por tan­to, de la his­to­ria de la mo­da. To­do em­pie­za en la Be­lle Épo­que, un pe­río­do com­pren­di­do en­tre 1890 y 1914 en Fran­cia, ca­rac­te­ri­za­do por la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral. El di­se­ña­dor de mo­da Paul Poi­ret tu­vo dos ideas re­vo­lu­cio­na­rias: li­be­rar a la mu­jer del in­có­mo­do cor­sé y es­ta­ble­cer el per­fu­me co­mo una par­te esen­cial del atuen­do fe­me­nino. Le en­can­ta­ba de­cir a sus clien­tas: “con es­te ves­ti­do es­tá us­ted be­llí­si­ma, pe­ro pon­ga unas go­tas de per­fu­me en él y le ha­rá irre­sis­ti­ble”. Con es­tas pa­la­bras de­fi­nió per­fec­ta­men­te lo que bus­ca una mu­jer cuan­do se per­fu­ma y el mo­ti­vo por el que mu­chas ca­sas de mo­da han su­cum­bi­do an­te es­ta idea. La mo­da en­tra por los ojos, pe­ro tam­bién por el ol­fa­to. En es­te pe­río­do lle­gan las mo­lé­cu­las de sín­te­sis, que re­pro­du­cen los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les pe­ro con un cos­te más ba­jo. El per­fu­me de di­se­ña­dor na­ció en los años 20, los lla­ma­dos “años lo­cos”, en los que se acor­tan las fal­das, el pe­lo, y se bus­can per­fu­mes con al­dehí­do, una fres­cu­ra iné­di­ta. En es­ta épo­ca el per­fu­me se de­mo­cra­ti­za. En los 30 na­cen las fra­gan­cias lla­ma­das “cue­ro”. Los mo­dis­tas im­po­nen las fra­gan­cias con ca­rác­ter y se crea el per­fu­me de al­ta cos­tu­ra pa­ra sin­gu­la­ri­zar­se. En los 50, las ca­sas de mo­da fran­ce­sas lle­gan a su apo­geo, al igual que el per­fu­me. Los gran­des di­se­ña­do­res fran­ce­ses crean sus pro­pias fra­gan­cias y el per­fu­me ame­ri­cano avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos. Im­pe­ra el gus­to por las fra­gan­cias más sua­ves.

En­tre las dé­ca­das de los 60 y los 70, hay una gran trans­for­ma­ción y la in­con­for­mi­dad se tra­du­ce en un nue­vo aro­ma: el pa­chu­li, que se po­pu­la­ri­za. Al mis­mo tiem­po apa­re­cen las aguas fres­cas y el hom­bre en­tra de lleno en el mer­ca­do de las fra­gan­cias sin li­gar­lo al aseo dia­rio. Pe­ro es en los 80, cuan­do la mu­jer em­pie­za a ves­tir cha­que­tas mas­cu­li­nas y gran­des hom­bre­ras, cuan­do se vuel­ve a los per­fu­mes fuer­tes, arries­ga­dos. En es­te mo­men­to se pro­du­ce un cam­bio so­cial. Con la lle­ga­da de los 90, en­tra la mo­da de las fra­gan­cias ma­ri­nas, fres­cas, que quie­ren ex­pre­sar lim­pie­za, pu­re­za. El ca­lo­ne es una nue­va mo­lé­cu­la de sín­te­sis y pro­du­ce el aro­ma de una flor fres­ca, acuá­ti­ca. Bus­cá­ba­mos el bie­nes­tar.

El pa­so al si­glo XXI

Con el cam­bio de si­glo no so­lo las ca­sas de mo­da, sino can­tan­tes, ac­to­res y otros

Hoy en día, gra­cias al per­fu­me, ca­da uno de no­so­tros po­de­mos en­trar en uni­ver­sos inac­ce­si­bles, po­seer lu­jo e iden­ti­fi­car­nos con aque­llas mar­cas que nos ha­cen sen­tir di­fe­ren­tes

fa­mo­sos quie­ren apun­tar­se a es­te fe­nó­meno que es­tá to­tal­men­te in­te­gra­do en nues­tra ru­ti­na dia­ria. Per­fu­mes go­lo­sos que evo­can fantasía, así co­mo flo­ra­les u orien­ta­les. A par­tir de 2010 co­mien­zan los per­fu­mes “ni­cho” con in­gre­dien­tes muy so­fis­ti­ca­dos. Apa­re­ce el mer­ca­do orien­tal y se po­ne de mo­da el oud y el al­miz­cle. En am­bos ca­sos, co­mo in­gre­dien­tes muy sen­sua­les que nos tras­la­dan com­ple­ta­men­te. Hoy en día, en un mun­do más plu­ral y más com­ple­jo, gra­cias al per­fu­me, ca­da uno de no­so­tros po­de­mos en­trar en uni­ver­sos inac­ce­si­bles, po­seer lu­jo e iden­ti­fi­car­nos con aque­llas mar­cas que nos ha­cen sen­tir di­fe­ren­tes. El gran avan­ce en el si­glo XXI es que el per­fu­me se con­vier­te en emo­ción y compite con la mo­da tan­to en ci­fras co­mo en ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción. El per­fu­me es­cri­be la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.