Las claves del éxi­to de una fra­gan­cia

Por Ma­rio Díaz-mor, In­ter­na­tio­nal Pro­duct Ma­na­ger en Per­fu­mes y Di­se­ño

Selectivo - - Sumario - Ma­rio Díaz-mor IN­TER­NA­TIO­NAL PRO­DUCT TRAINER EN PER­FU­MES Y DI­SE­ÑO

Pi­rá­mi­de ol­fa­ti­va, pro­yec­ción, lon­ge­vi­dad, con­cen­tra­ción, mar­ke­ting... A tra­vés de es­te ar­tícu­lo po­drás co­no­cer al­gu­nos de los con­cep­tos que in­flu­yen en el éxi­to de una fra­gan­cia.

No de­be­mos ol­vi­dar­nos

de que la fra­gan­cia es uno de los lu­jos ase­qui­bles más per­so­na­les que en­con­tra­mos en el mer­ca­do. Y ¿ cuán­tas ve­ces nos he­mos de­te­ni­do de­lan­te de un vi­sual o de una fo­to de la re­vis­ta de turno, pro­ta­go­ni­za­da por la ac­triz o ac­tor del mo­men­to? Y ¿ cuán­tas ve­ces he­mos di­cho “¡ Qué bien de­be oler es­ta fra­gan­cia!” só­lo por ha­ber vis­to esa ima­gen? Y, ade­más, ¿ cuán­tas ve­ces nos he­mos afir­ma­do a no­so­tros mis­mos que, re­ga­lan­do di­cha fra­gan­cia, la que es­tá re­pre­sen­ta­da por la ac­triz o ac­tor del mo­men­to, va­mos a acer­tar al 100% con el re­ga­lo? Nos es­ta­mos de­jan­do lle­var por una ima­gen pa­ra la ad­qui­si­ción de un pro­duc­to que es 100% ol­fa­ti­vo, ig­no­ran­do por com­ple­to si la com­po­si­ción de di­cha fra­gan­cia va a ser de nues­tro agra­do o del agra­do de la per­so­na a la que que­re­mos sor­pren­der. Pe­ro és­te es re­sul­ta­do del gran es­fuer­zo de los dis­tin­tos equi­pos de mar­ke­ting de ca­da fir­ma. Tra­ba­jan en cam­pa­ñas, lan­za­mien­tos, vi­sua­les... pa­ra atra­par nues­tra atrac­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de si el pro­duc­to va a ser ol­fa­ti­va­men­te atrac­ti­vo pa­ra el con­su­mi­dor. Por­que con­su­mien­do di­cho pro­duc­to, vas a es­tar in­mer­so en el es­ce­na­rio que te es­tán brin­dan­do los equi­pos de Mar­ke­ting.

Lo que le da va­lor a una fra­gan­cia es su com­po­si­ción, la ca­li­dad de ca­da una de las no­tas ol­fa­ti­vas que com­po­nen su ju­go, de có­mo se re­la­cio­na di­cha fra­gan­cia con nues­tra piel y de la du­ra­ción de su aro­ma en el tiem­po.

Pro­yec­ción y lon­ge­vi­dad

Otras di­men­sio­nes en las cua­les se pue­de des­cri­bir un per­fu­me son pro­yec­ción y lon­ge­vi­dad. La pro­yec­ción, tam­bién lla­ma­da si­lla­ge, es una me­di­da de lon­gi­tud. Es la res­pues­ta a la pre­gun­ta “¿ has­ta qué dis­tan­cia se al­can­za a oler mi per­fu­me?”. Di­fe­ren­tes per­fu­mes cu­bren di­fe­ren­tes can­ti­da­des de es­pa­cio; es más, di­fe­ren­tes no­tas en un so­lo per­fu­me tie­nen una dis­tin­ta pro­yec­ción. Por es­ta ra­zón, y por al­gu­nas otras más, los per­fu­mes se per­ci­ben di­fe­ren­te cuan­do se hue­len a ni­vel de piel en com­pa­ra­ción a una dis­tan­cia ma­yor. La lon­ge­vi­dad, por su par­te, es una es­ca­la de tiem­po y de­fi­ne la du­ra­ción del si­lla­ge de un per­fu­me. Bá­si­ca­men­te, es la res­pues­ta a “¿ cuán­to tiem­po si­go olien­do a per­fu­me des­pués de que lo apli­qué?”. Con­for­me pa­sa el tiem­po, la fra­gan­cia cu­bre me­nos y me­nos dis­tan­cia has­ta que se vuel­ve im­per­cep­ti­ble, aun po­nien­do el lu­gar de apli­ca­ción a cen­tí­me­tros de tu na­riz ( es­to es una ge­ne­ra­li­dad, pues hay per­fu­mes que se reac­ti­van con el ca­lor de la piel y cu­yas no­tas me­dias pro­yec­tan más que las no­tas al­tas). Tan­to lon­ge­vi­dad co­mo pro­yec­ción de­pen­den de va­rios fac­to­res, ta­les co­mo: - El per­fu­me que se apli­ca. No­tas li­ge­ras co­mo cí­tri­cos, no­tas acuá­ti­cas y fru­tas, ge­ne­ral­men­te du­ran me­nos que no­tas pe­sa­das. Por es­ta ra­zón cier­tas fa­mi­lias de per­fu­mes sue­len du­rar más que otras y por es­ta mis­ma ra­zón las no­tas al­tas des­apa­re­cen más rá­pi­do que las no­tas de ba­se. - La can­ti­dad de acei­tes aro­má­ti­cos que se apli­can. Un spray de EDP du­ra­rá más que un spray de EDT de la mis­ma fra­gan­cia. Aun así, la pro­yec­ción pue­de ser dis­tin­ta, pues el EDC tie­ne más al­cohol que pro­yec­ta a ma­yor dis­tan­cia las no­tas de la fra­gan­cia. - El ti­po de piel que se tie­ne. Por lo ge­ne­ral, la piel gra­sa re­tie­ne y pro­yec­ta más las fra­gan­cias que la piel se­ca. Pa­ra con­cluir, só­lo ca­bría de­cir que de­trás de ca­da per­fu­me, hay una gran his­to­ria y al ha­cer uso de él ca­da con­su­mi­dor se vuel­ve el pro­ta­go­nis­ta.

De­trás de ca­da per­fu­me, hay una gran his­to­ria y al ha­cer uso de él, ca­da con­su­mi­dor se vuel­ve el pro­ta­go­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.