Pri­me­ras prue­bas

Siem­pre que es po­si­ble, se in­ten­ta que el be­bé no se se­pa­re de ma­má en nin­gún mo­men­to. To­dos los cui­da­dos se pue­den ha­cer en pre­sen­cia de los pa­dres

Ser Padres - - EN PORTADA/FEBRERO -

To­dos los exá­me­nes que se ha­cen al re­cién na­ci­do pa­ra va­lo­rar su sa­lud.

Hoy se pro­cu­ra mo­les­tar lo mí­ni­mo al be­bé y rea­li­zar­le so­la­men­te

las prue­bas im­pres­cin­di­bles pa­ra com­pro­bar que es­tá sano

Ya

ha na­ci­do, se­gu­ra­men­te to­do es­ta bien. Pe­ro pa­ra con­fir­mar­lo, es pre­ci­so rea­li­zar una se­rie de cui­da­dos y va­lo­ra­cio­nes. Al­gu­nas prue­bas se de­ben prac­ti­car in­me­dia­ta­men­te des­pués de na­cer, en el mis­mo pa­ri­to­rio, mien­tras que otras se pos­po­nen al­gu­nas ho­ras e in­clu­so días.

Lo ideal es ha­cer los re­co­no­ci­mien­tos so­bre la ma­dre. En con­tac­to con ella, va a en­con­trar ca­lor, se­gu­ri­dad, pro­tec­ción, ali­men­to... Por ello, la ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les que aten­de­mos par­tos, siem­pre que po­de­mos, ha­ce­mos los pri­me­ros cui­da­dos del re­cién na­ci­do es­tan­do en­ci­ma del ab­do­men ma­terno.

Las fo­tos que ilus­tran es­te reportaje son de un re­co­no­ci­mien­to que no se reali­zó en­ci­ma de la ma­dre, por­que así se pue­den apre­ciar me­jor có­mo son las prue­bas que se ha­cen al be­bé. Nues­tro pe­que­ño pro­ta­go­nis­ta, Juan, ha na­ci­do en un par­to por ce­sá­rea pro­gra­ma­da (ve­nía de nal­gas). Mien­tras el gi­ne­có­lo­go co­sía el ab­do­men de su ma­dre, la ma­tro­na le reali­zó un rá­pi­do exa­men. Co­mo su es­ta­do de sa­lud era per­fec­to, a los po­cos mi­nu­tos re­tor­nó a los cá­li­dos bra­zos de ma­má, pues la ce­sá­rea no es im­pe­di­men­to pa­ra te­ner al re­cién na­ci­do cer­ca, ni si­quie­ra pa­ra dar­le el pe­cho en las pri­me­ras ho­ras.

Cor­te del cor­dón um­bi­li­cal

In­me­dia­ta­men­te des­pués de na­cer, el pro­fe­sio­nal que atien­de el par­to (gi­ne­có­lo­go o ma­tro­na) lim­pia con una ga­si­ta la ca­ri­ta de Juan de las se­cre­cio­nes que se ge­ne­ran en el na­ci­mien­to (san­gre, lí­qui­do am­nió­ti­co...) y que po­drían im­pe­dir­le res­pi­rar con nor­ma­li­dad y con­ta­mi­nar­le la bo­ca, la na­riz y los ojos. A con­ti­nua­ción, le se­pa­ra de­fi­ni­ti­va­men­te de su ma­dre cor­tan­do el cor­dón um­bi­li­cal.

¿ Cuál es el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­lo? Exis­te con­tro­ver­sia al res­pec­to: hay pro­fe­sio­na­les que di­cen que hay que cor­tar­lo in­me­dia­ta­men­te des­pués de la sa­li­da del be­bé. Por el con­tra­rio,

El test de Ap­gar

Es un exa­men sen­ci­llo, no in­va­si­vo, que va­lo­ra el es­ta­do del ni­ño. Lo rea­li­za la ma­tro­na que atien­de el par­to, un pe­dia­tra o una en­fer­me­ra de pe­dia­tría. Mi­de cin­co as­pec­tos de la sa­lud del be­bé: hay otros que pre­fie­ren es­pe­rar a que de­je de la­tir y se co­lap­se por com­ple­to. Al me­nos, es acon­se­ja­ble que el re­cién na­ci­do co­mien­ce a res­pi­rar y a llo­rar pa­ra no de­jar­le sin el su­mi­nis­tro de oxí­geno tan brus­ca­men­te.

Ex­trac­ción de san­gre

Una vez que he­mos cor­ta­do el cor­dón um­bi­li­cal, se re­co­gen dos mues­tras de san­gre pa­ra rea­li­zar dos im­por­tan­tes prue­bas pa­ra el re­cién na­ci­do: la de­ter­mi­na­ción del gru­po san­guí­neo y Rh, y el aná­li­sis de ga­ses y ph (im­pres­cin­di­ble pa­ra co­no­cer el ni­vel de oxi­ge­na­ción que tie­ne al na­cer). Se rea­li­za al mi­nu­to de na­cer y se re­pi­te cin­co mi­nu­tos des­pués. A ca­da uno de los pa­rá­me­tros que se va­lo­ran se le asig­na una pun­tua­ción (0, 1, 2), en fun­ción de la res­pues­ta y el es­ta­do del be­bé. La pun­tua­ción má­xi­ma es 10 y la mí­ni­ma 0. En el pri­mer test (el que se rea­li­za al mi­nu­to), mu­chos ni­ños ob­tie­nen en­tre 8 y 9. El 10 es muy ra­ro por­que la adap­ta­ción a la vi­da ex­tra­ute­ri­na se rea­li­za de for­ma pau­la­ti­na. Pue­de su­ce­der que en el pri­mer mi­nu­to el test ten­ga un re­sul­ta­do ba­jo y a los cin­co mi­nu­tos, cuan­do el ni­ño ha su­pe­ra­do el es­trés del par­to, el es­ta­do del pe­que­ño ha­ya me­jo­ra­do, y el test de Ap­gar tam­bién.

Es­ta prue­ba se rea­li­za so­bre to­do ob­ser­van­do al re­cién na­ci­do. El pro­fe­sio­nal que lo va­lo­ra apro­ve­cha esos pri­me­ros mi­nu­tos pa­ra rea­li­zar un exa­men vi­sual al pe­que­ño y diag­nos­ti­car po­si­bles en­fer­me­da­des o ano­ma­lías que pu­die­ran exis­tir y que fue­ran vi­si­bles.

Prue­bas es­pe­cí­fi­cas

En oca­sio­nes, el pro­fe­sio­nal que rea­li­za el pri­mer re­co­no­ci­mien­to al re­cién na­ci­do con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio lle­var a ca­bo al­gún otro ti­po de cui­da­dos, por­que así lo re­quie­ra el es­ta­do del pe­que­ño.

As­pi­rar las vías na­sa­les Ha­ce tiem­po que es­ta ma­nio­bra ya no se rea­li­za por ru­ti­na al re­cién na­ci­do, por­que el ni­ño dis­po­ne de me­ca­nis­mos na­tu­ra­les co­mo la tos pa­ra ex­pul­sar esas se­cre­cio­nes fá­cil­men­te.

So­lo es pre­ci­so ha­cer­lo cuan­do el mé­di­co que es­tá va­lo­ran­do y re­ani­man­do al ni­ño ob­ser­va que exis­te al­gún ti­po de se­cre­ción (san­gre, lí­qui­do am­nió­ti­co, res­tos de me­co­nio...), que pue­den im­pe­dir o di­fi­cul­tar la res­pi­ra­ción y oxi­ge­na­ción nor­mal del re­cién na­ci­do.

Po­ner oxigeno al be­bé Úni­ca­men­te, cuan­do los pro­fe­sio­na­les com­pro­ba­mos que el re­cién na­ci­do no es­tá re­ci­bien­do oxí­geno su­fi­cien­te (ve­re­mos que no tie­ne buen co­lor, que se mues­tra ale­tar­ga­do, que le cues­ta res­pi­rar...), se le pue­de po­ner oxí­geno in­di­rec­to (cer­ca de su na­riz y bo­ca) o di­rec­to (in­su­flán­do­se­lo con una mas­ca­ri­lla).

Pe­sos y me­di­das

Una de las co­sas que más in­quie­ta a los pa­dres es sa­ber el pe­so y la ta­lla de su pe­que­ño. Pe­ro es­to es un da­to que se pue­de re­tra­sar. Es me­jor que el ni­ño per­ma­nez­ca jun­to a su ma­dre, ca­lien­te y tran­qui­lo du­ran­te las dos pri­me­ras ho­ras des­pués del par­to y, pa­sa­do es­te tiem­po, se le pe­sa, se le mi­de y se le vis­te. De es­te mo­do evi­ta­mos que se en­fríe al en­trar en con­tac­to con la bás­cu­la, que es­tá fría. No obs­tan­te, si te­ne­mos du­das de si tie­ne un pe­so ade­cua­do o es más pe­que­ño de lo nor­mal, se le pue­de pe­sar in­me­dia­ta­men­te des­pués de na­cer, pe­ro es ne­ce­sa­rio abri­gar­le y des­con­tar el pe­so de la ro­pa.

Prue­ba del ta­lón

A par­tir de las 48 ho­ras del na­ci­mien­to se ex­trae una pe­que­ña mues­tra de san­gre (ge­ne­ral­men­te del ta­lón, por­que se ob­tie­ne más fá­cil­men­te) que se ana­li­za en un la­bo­ra­to­rio cen­tra­li­za­do en ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Es­to se co­no­ce co­mo prue­ba me­ta­bó­li­ca o del ta­lón.

Me­dian­te es­te sen­ci­llo aná­li­sis se pue­den diag­nos­ti­car has­ta 19 en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas al re­cién na­ci­do. Has­ta ha­ce muy po­cos me­ses era ne­ce­sa­rio rea­li­zar dos ex­trac­cio­nes, una a las 48 ho­ras y otra pa­sa­do el 5º día de vi­da del ni­ño. Pe­ro ac­tual­men­te con una ex­trac­ción es su­fi­cien­te y, ade­más, se ha am­plia­do el nú­me­ro de en­fer­me­da­des que se pue­den de­tec­tar.

Ac­tual­men­te, en la ma­yo­ría de las ma­ter­ni­da­des se han eli­mi­na­do los ni­dos y se pro­cu­ra que los re­cién na­ci­dos no se se­pa­ren de sus ma­dres y pa­dres en nin­gún mo­men­to, des­de el mo­men­to en el que na­cen. Cuan­do tan chi­qui­tos pa­sa­mos del cá­li­do am­bien­te del úte­ro a un mun­do frío y des­co­no­ci­do, ne­ce­si­ta­mos una bien­ve­ni­da de amor. Es­to es tan im­por­tan­te pa­ra el re­cién na­ci­do co­mo cual­quier cui­da­do fí­si­co que pue­da ne­ce­si­tar. To­das las va­lo­ra­cio­nes que se le prac­ti­can al pe­que­ño se pue­den lle­var a ca­bo en pre­sen­cia de los pa­dres.

Por ello, los exá­me­nes iniciales se de­ben rea­li­zar, siem­pre que sea po­si­ble, en con­tac­to di­rec­to piel con piel con la ma­dre, con el ni­ño des­nu­di­to en­ci­ma de su ab­do­men. To­do ello re­sul­ta mu­cho me­nos es­tre­san­te pa­ra el re­cién na­ci­do y le ayu­da a no per­der ca­lor, a me­jo­rar su adap­ta­ción a la vi­da ex­tra­ute­ri­na y fa­ci­li­ta ex­tra­or­di­na­ria­men­te el ama­man­ta­mien­to.

Pues­to que Juan ha na­ci­do por ce­sá­rea, no ha si­do po­si­ble ha­cer es­tos pri­me­ros exá­me­nes so­bre ma­má. Pe­ro co­mo la in­ter­ven­ción se ha rea­li­za­do con anal­ge­sia epi­du­ral, ma­dre e hi­jo pue­den abra­zar­se a los po­cos mi­nu­tos. Juan es un ni­ño sano y su adap­ta­ción a la vi­da fue­ra del úte­ro es­tá sien­do fá­cil. Des­nu­di­to so­bre el ab­do­men de ma­má, se re­en­cuen­tra con lo fa­mi­liar: su olor, el co­ra­zón que le ha acu­na­do du­ran­te nue­ve me­ses... En po­cos mi­nu­tos, co­men­za­rá a in­tere­sar­se por el pe­cho y a rea­li­zar ma­nio­bras pa­ra acer­car­se a él y co­men­zar a suc­cio­nar. La co­mi­da es­tá ser­vi­da.

En el pa­ri­to­rio so­lo se rea­li­zan las prue­bas im­pres­cin­di­bles pa­ra com­pro­bar que la sa­lud del be­bé es bue­na y que no tie­ne nin­gu­na al­te­ra­ción que le im­pi­de adap­tar­se al nue­vo am­bien­te. Tan­to si des­can­sa so­bre la ma dre co­mo si no, el test de Ap­gar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.