Al par­que tam­bién en in­vierno.

Ne­ce­si­tan sa­lir al ai­re li­bre aunque ha­ga frío. Bien abri­ga­dos es­ta­rán pro­te­gi­dos

Ser Padres - - EN PORTADA/FEBRERO - Ca­ro­li­na Mar­cos Ase­so­ra: Ana Mar­tí­nez Ru­bio. Pe­dia­tra Aten­ción Pri­ma­ria del Cen­tro de Sa­lud de Ca­mas (Se­vi­lla).

Lle­ga

el frío y, pa­ra mu­chos ni­ños, la vi­da se con­vier­te en un ru­ti­na­rio ir y ve­nir de la ca­sa al co­le y del co­le a ca­sa. Pe­ro, ¿acaso no es­tán más ner­vio­sos, más pro­pen­sos a pe­lear­se con sus her­ma­nos o a te­ner una pa­ta­le­ta des­pués de dos ho­ras en­ce­rra­dos en ca­sa? Es por­que no han des­car­ga­do la ener­gía que les so­bra. La úni­ca ma­ne­ra que tie­nen de ha­cer­lo es ju­gan­do y mo­vién­do­se, si es al ai­re li­bre, me­jor. «Pe­ro se res­fria­rá más», pien­sa al­gún pa­dre. De eso na­da, des­te­rre­mos fal­sas ideas so­bre los res­fria­dos.

El par­que, el me­jor cuar­to de jue­gos

Los ni­ños ne­ce­si­tan ju­gar li­bre­men­te en un es­pa­cio don­de no es­té to­do tan es­truc­tu­ra­do co­mo el co­le o su ca­sa, y si es­te es­pa­cio es una zo­na ver­de, me­jor que me­jor:

Bueno pa­ra la sa­lud: el ejer­ci­cio fí­si­co re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y les ha­ce más re­sis­ten­tes a las infeccione­s. Ade­más, ex­po­ner­se a los ra­yos del sol (en in­vierno no ha­ría fal­ta usar pro­tec­ción ex­cep­to si hay nie­ve), ha­ce que la piel sin­te­ti­ce la vi­ta­mi­na D, de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra los hue­sos.

Ni­ños más crea­ti­vos: ju­gar en la na­tu­ra­le­za con ele­men­tos y es­tí­mu­los que no se en­cuen­tran en su ám­bi­to co­ti­diano es­ti­mu­la mu­cho su cu­rio­si­dad y les obli­ga a to­mar de­ci­sio­nes o re­sol­ver pe­que­ñas di­fi­cul­ta­des ha­cien­do uso de la ima­gi­na­ción. Mu­chos pro­fe­so­res se han da­do cuen­ta de que los ni­ños que son ac­ti­vos son más ca­pa­ces de pres­tar aten­ción en cla­se, se­guir ins­truc­cio­nes o co­la­bo­rar en gru­pos.

Ju­gar con otros ni­ños: es­tán en una edad en la que em­pie­zan a de­jar atrás su ego­cen­tris­mo y a dis­fru­tar ca­da vez más de re­la­cio­nar­se con sus igua­les. Las ha­bi­li­da­des so­cia­les se apren­den y desa­rro­llan con la prác­ti­ca, y el jue­go es­pon­tá­neo es la me­jor ma­ne­ra de fa­vo­re­cer­lo.

Tam­bién es bueno pa­ra no­so­tros: en­tre el tra­ba­jo, las res­pon­sa­bi­li­da­des de la ca­sa, los ago­bios... mu­chas ve­ces se nos ol­vi­da lo di­ver­ti­do que es ju­gar con nues­tros hi­jos. A no­so­tros tam­bién nos vie­ne bien un ra­to de ai­re li­bre y ejer­ci­cio. Ade­más, des­pués de un ra­to de jue­go, nos sen­ti­re­mos de me­jor hu­mor, me­nos es­tre­sa­dos y más re­la­ja­dos... y can­sa­dos pa­ra dor­mir me­jor.

¿Cuán­to abri­gar­les?

Pa­ra que va­yan có­mo­dos y ca­len­ti­tos lo ideal es su­per­po­ner va­rias ca­pas fi­nas de ro­pa. La pri­me­ra, la ro­pa in­te­rior, pro­te­ge. La se­gun­da ca­pa, abri­ga (jer­sey, fo­rro po­lar, su­da­de­ra...) y la ter­ce­ra, aís­la (el abri­go o chu­bas­que­ro), me­jor si es im­permea­ble, lo mis­mo que el cal­za­do, con sue­la de go­ma pa­ra evi­tar res­ba­lo­nes.

Si ha­ce mu­cho frío, hay que aña­dir guan­tes, un go­rro que les cu­bra las ore­jas y bu­fan­da o, me­jor aún, una bra­ga, más có­mo­da y se­gu­ra por­que no tie­ne fle­cos que se pue­dan en­gan­char.

¿Qué pa­sa si su­dan? La ro­pa in­te­rior ab­sor­be el su­dor (me­jor ele­gir fi­bras na­tu­ra­les, co­mo el al­go­dón, que sin­té­ti­cas) e im­pi­de que el res­to de la ro­pa se mo­je. Mien­tras las pren­das ex­te­rio­res es­tén se­cas, los pe­ques no pa­sa­rán frío.

Las ca­mi­se­tas y jer­séis de cue­llo vuel­to pro­te­gen del frío, siem­pre que no pi­quen (me­jor las fi­bras na­tu­ra­les que las sin­té­ti­cas) y que lle­ven otra ca­pa de­ba­jo pa­ra po­der qui­tár­se­lo si se ago­bian.

Cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son muy ba­jas, es bueno usar ro­pa tér­mi­ca (ca­mi­se­ta de ro­pa in­te­rior, pan­ta­lo­nes y cal­ce­ti­nes) co­mo pri­me­ra ca­pa.

Si nie­va, es im­por­tan­te que la ca­pa más ex­ter­na (in­clui­dos los guan­tes) sea com­ple­ta­men­te im­permea­ble, pa­ra evi­tar que pa­sen frío si se mo­jan. Ade­más, hay que po­ner­les pro­tec­ción so­lar al­ta en la ca­ra y los la­bios (no ol­vi­dar­se del cue­llo y las ore­jas, si los lle­van al des­cu­bier­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.