No quie­re que­dar­se so­la

Ser Padres - - DORMIR BIEN - Irat­xe Cues­ta (c. elec­tró­ni­co)

Nues­tra ni­ña de tres años y me­dio lle­va más de un mes que no quie­re dor­mir so­la en su ha­bi­ta­ción. He­mos pa­sa­do a su her­mano de ocho años a su cuar­to, pe­ro aun así in­sis­te en que nos que­de­mos con ella. ¿Qué pue­de ocu­rrir­le?

Res­pues­ta: Es­ta es una edad tí­pi­ca de sen­sa­cio­nes de mie­dos e in­se­gu­ri­dad, por lo que no es de ex­tra­ñar que al­gu­nos ni­ños pre­sen­ten cam­bios en sus pa­tro­nes de sue­ño y/o com­por­ta­mien­to. Son eta­pas ma­du­ra­ti­vas y por tan­to pa­sa­je­ras. Si las co­sas se ha­cen con cal­ma y tran­qui­li­dad, me pa­re­ce una ex­ce­len­te idea que los her­ma­nos duer­man en la mis­ma ha­bi­ta­ción (y no so­lo por los mie­dos), de ma­ne­ra que creo que jun­tar­les ha si­do un pa­so muy acer­ta­do. Por otro la­do, ella se tie­ne que sen­tir se­gu­ra y tran­qui­la y pa­ra ello te­néis que acu­dir a su ha­bi­ta­ción y cal­mar­la. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, no es con­ve­nien­te que ob­ten­ga be­ne­fi­cios de su si­tua­ción, de ma­ne­ra que una vez cal­ma­da, le di­réis que vo­so­tros vol­véis a vues­tra ha­bi­ta­ción y ella de­be per­ma­ne­cer en la su­ya. Es­to tan­tas ve­ces co­mo sea ne­ce­sa­rio, con cal­ma, tran­qui­li­dad y ca­ri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.