El ma­sa­je Pa­so a pa­so

Ser Padres - - ESCUELA DE PADRES -

La me­jor for­ma de de­mos­trar­le nues­tro amor es a tra­vés del con­tac­to fí­si­co

El

ma­sa­je sa­tis­fa­ce su ne­ce­si­dad de ca­ri­cias y, ade­más, tie­ne nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios: Le ayu­da a co­no­cer­se: a tra­vés del tac­to le ayu­da­mos a es­ta­ble­cer su es­que­ma cor­po­ral: pri­me­ro aca­ri­cia­mos sus pier­nas len­ta­men­te, des­pués los de­dos de los pies uno a uno, lue­go la es­pal­da... For­ta­le­ce el víncu­lo: el con­tac­to cor­po­ral nos ayu­da a co­no­cer­le y a que él nos re­co­noz­ca. Le tran­qui­li­za y re­la­ja: las ca­ri­cias dis­mi­nu­yen las ten­sio­nes y fa­vo­re­cen el sue­ño.

Ca­be­za

Las ca­ri­cias en la fren­te le ayu­dan a dor­mir. Po­sa tus ma­nos en la ca­be­za del be­bé. Lue­go, arras­tra los pul­ga­res des­de el cen­tro de la fren­te ha­cia las sie­nes.

Pe­cho

Co­lo­ca las ma­nos jun­tas en el cen­tro del pe­cho y des­lí­za­las ha­cia los cos­ta­dos, co­mo si apla­na­ras las pá­gi­nas de un li­bro. Con sua­vi­dad, rea­li­za el ca­mino a la in­ver­sa, si­guien­do las cos­ti­llas has­ta el es­ter­nón.

Antes de em­pe­zar

Con­vie­ne un­tar­se las ma­nos con acei­te de al­men­dras pa­ra que res­ba­len me­jor. Es im­por­tan­te que mien­tras le aca­ri­cias, le ha­bles con ca­ri­ño.

Ab­do­men

Pa­ra me­jo­rar su di­ges­tión y ali­viar los mo­les­tos ga­ses, co­lo­ca las dos ma­nos so­bre su ab­do­men y mué­ve­las pre­sio­nan­do li­ge­ra­men­te y di­bu­jan­do círcu­los en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.