Por qué, de re­pen­te, se vuel­ve ver­gon­zo­so

Ser Padres - - CINCO Y [+] -

Pa­san de la des­in­hi­bi­ción to­tal a mos­trar­se tí­mi­dos.

No es na­da ra­ro, se es­tán ha­cien­do ma­yo­res

Qué

les pa­sa a es­tas eda­des que de pron­to to­do les da ver­güen­za? Pa­san de ir por el par­que sin im­por­tar­les si lle­van la ca­mi­se­ta arri­ba o aba­jo, con el mo­co col­gan­do y ti­rán­do­se «pe­de­tes» sin pu­dor, a es­con­der­se tras las pier­nas de pa­pá o ma­má an­te la más mí­ni­ma sen­sa­ción de ex­hi­bi­ción.

¿Os ha­béis fi­ja­do al­gu­na vez en sus di­bu­jos? Si ob­ser­va­mos la evo­lu­ción de sus «personajes» a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años, cons­ta­ta­re­mos que la fi­gu­ra hu­ma­na (que antes era un circu­lo con cua­tro pa­lo­tes) se ha lle­na­do de de­ta­lles: de­dos en las ma­nos, ore­jas, om­bli­go, pes­ta­ñas y, por su­pues­to, ro­pa y za­pa­tos. Es­te ti­po de re­pre­sen­ta­cio­nes in­di­can que, ade­más de tener más des­tre­za con el lá­piz, van desa­rro­llan­do un con­cep­to del in­di­vi­duo mu­cho más ela­bo­ra­do y, en con­se­cuen­cia, una ma­yor con­cien­cia de sí mis­mos, tan­to de lo pú­bli­co co­mo de lo pri­va­do (que, en es­te ca­so, es lo que ta­pa la ro­pa).

Por otro la­do, el in­gre­so en lo so­cial es ya in­mi­nen­te: sien­ten que for­man par­te de un gru­po (los amigos, la cla­se, el club de fút­bol) y no les ha­ce de­ma­sia­da gra­cia sig­ni­fi­car­se an­te los de­más o ex­hi­bir­se en so­li­ta­rio, a me­nos que ten­gan una es­pe­cial pre­dis­po­si­ción pa­ra ello (¡siem­pre ha­brá ni­ños con ma­de­ra pa­ra el es­ce­na­rio!).

Pe­ro, en ge­ne­ral, aho­ra son cons­cien­tes de que en su mun­do hay «otros» y la sen­sa­ción de ser el blan­co de esas mi­ra­das pue­de ser abru­ma­do­ra. Las re­pre­sen­ta­cio­nes es­co­la­res pue­den su­po­ner una fuen­te de es­trés pa­ra los pe­que­ños, so­bre to­do si la maes­tra les exi­ge que lo ha­gan to­do «per­fec­to» o si en an­te­rio­res oca­sio­nes el am­bien­te ha si­do es­pe­cial­men­te ago­bian­te (un mon­tón de pa­dres, ma­dres, abue­los api­ña­dos fren­te al es­ce­na­rio, flas­hes por aquí y por allá, los pro­fes ner­vio­sos, los ni­ños más ma­yo­res mi­ran­do o cu­chi­chean­do).

Sin em­bar­go, bien plan­tea­das, esas mis­mas re­pre­sen­ta­cio­nes pue­den su­po­ner una opor­tu­ni­dad pa­ra atre­ver­se, ca­mu­fla­dos en el gru­po, a sa­lir a un es­ce­na­rio y dis­fru­tar de un buen aplau­so. Si al ni­ño le da mu­cho pu­dor es­ta idea, hay que ha­blar con la maes­tra pa­ra que no le pon­ga «en pri­me­ra lí­nea», y po­de­mos sen­tar­nos don­de él nos vea pa­ra que sien­ta que es­tá ac­tuan­do so­lo pa­ra no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.