Tie­ne pu­dor en el ves­tua­rio

Ser Padres - - CINCO Y [+] -

” Pue­de pa­re­cer in­creí­ble que esa ni­ña que se pa­sea­ba por la ca­sa en «pe­lo­ti­llas» ha­ce tan so­lo unos me­ses sea la mis­ma que nos pi­de que la de­je­mos so­la pa­ra ha­cer pi­pí o pa­ra po­ner­se el pi­ja­ma. Pe­ro lo cier­to es que es­tá en su de­re­cho a re­cla­mar to­da la in­ti­mi­dad que ne­ce­si­te y nues­tro de­ber es ga­ran­ti­zár­se­la.

A es­ta edad ya son ple­na­men­te cons­cien­tes de las di­fe­ren­cias anató­mi­cas en­tre ni­ños y ni­ñas y sien­ten es­pe­cial cu­rio­si­dad por mi­rar­se y ob­ser­var­se unos a otros (no so­lo en­tre chi­cos y chi­cas, sino en­tre com­pa­ñe­ros del mis­mo se­xo tam­bién). Así, el sen­ti­mien­to de pu­dor o ver­güen­za cum­ple una fun­ción pro­tec­to­ra, y no res­pe­tar­lo pue­de con­fun­dir a los pe­que­ños. En es­te ca­so, lo con­ve­nien­te es su­ge­rir­le al profesor que dis­pon­ga de un es­pa­cio pa­ra aque­llos ni­ños o ni­ñas que deseen cam­biar­se de ro­pa sin ser vis­tos.

Va­len­ti­na no quie­re ir a cla­se de ju­do por­que di­ce que ni­ños y ni­ñas com­par­ten ves­tua­rio y a ella le da ver­güen­za cam­biar­se de ro­pa de­lan­te de los chi­cos. ¿Es un mo­ti­vo pa­ra que no va­ya más?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.