Se nie­ga a dar­me un be­so

Ser Padres - - CINCO Y [+] -

El pa­sa­do jue­ves Clau­dia me sor­pren­dió cuan­do íba­mos al co­le­gio: un po­co antes de lle­gar a la puer­ta se qui­tó el pa­ñue­lo que le ha­bía pues­to y des­pués no qui­so dar­me un be­so. ¿A qué se de­be?

Aun­que en ca­sa man­ten­gan com­por­ta­mien­tos in­fan­ti­les, de­lan­te de los amigos quie­ren pa­re­cer ma­yo­res e in­de­pen­dien­tes. Por eso se mue­ren de cor­te cuan­do se ven con ro­pa que con­si­de­ran de pe­que­ños o cuan­do les mos­tra­mos nues­tro afec­to en pú­bli­co. En es­tos ca­sos es me­jor per­ma­ne­cer en un se­gun­do plano pa­ra que no se sien­tan en evi­den­cia, pe­ro ha­cién­do­les sa­ber que las mues­tras de ca­ri­ño (dis­cre­tas, eso sí) no es­tán re­ñi­das con la ma­du­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.