De los bra­zos a la cu­na

Ser Padres - - DORMIR BIEN - Res­pon­de Dr. Gon­za­lo Pin Ar­bo­le­das, pe­dia­tra Je­fe de la Uni­dad del Sue­ño del Hos­pi­tal Qui­rón de Va­len­cia

Es esen­cial ser pa­cien­te y, al mis­mo tiem­po, man­te­ner­se fir­me. Siem­pre que ini­cia­mos un cam­bio de con­duc­ta en el ni­ño em­pie­za em­peo­ran­do, pe­ro lue­go me­jo­ra Mi hi­ja de 18 me­ses so­lo se duer­me en mis bra­zos y hay días que tar­da­mos 20, 30 y has­ta 45 mi­nu­tos. Me due­le la es­pal­da y ya no sé có­mo de­bo ha­cer­lo pa­ra me­ter­la en la cu­na des­pier­ta sin que llo­re. Soy de las que pien­sa que con ca­ri­ño, la dis­ci­pli­na se in­cul­ca me­jor. Ve­ró­ni­ca Mon­ti­lla Ji­mé­nez

(c. elec­tró­ni­co)

La

si­tua­ción que co­men­tas no es en ab­so­lu­to ex­tra­ña y, ade­más, nos es­tá in­di­can­do que tu hi­ja ha en­ten­di­do per­fec­ta­men­te los men­sa­jes que tú le has en­via­do des­de su na­ci­mien­to, ex­pli­cán­do­le có­mo de­be ini­ciar el sue­ño. Aho­ra ha lle­ga­do el mo­men­to de mos­trar­le que hay otra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas que es po­si­ble y ne­ce­sa­ria, y que lo es no so­lo por­que a ti te mo­les­te la es­pal­da o gas­tes mu­cho tiem­po en in­ten­tar dor­mir­la, sino fun­da­men­tal­men­te por la evo­lu­ción ar­mó­ni­ca de la ni­ña.

La cues­tión, que es realmente lo que a ti te apre­mia, es có­mo ha­cer­lo. En pri­mer lu­gar sien­do cons­cien­tes de que NO es tu obli­ga­ción dor­mir a tu hi­ja. Tu obli­ga­ción es cui­dar­la, amar­la, cal­mar­la e in­di­car­le los ca­mi­nos que ella mis­ma de­be ir re­co­rrien­do pa­ra ir apren­dien­do y ad­qui­rien­do pe­que­ñas ex­pe­rien­cias en el ho­gar que sen­ta­rán las bases pa­ra afron­tar me­jor las si­tua­cio­nes di­ver­sas que va a en­con­trar en la vi­da.

El pri­mer pa­so pa­ra con­se­guir que se duer­ma de ma­ne­ra au­tó­no­ma es re­ti­rar los bra­zos. Pa­ra que no re­sul­te muy trau­má­ti­co, co­lo­ca un col­chón gran­de en el sue­lo de su cuar­to y túm­ba­te con ella. Pa­sa un ra­to con ca­ri­cias, be­sos... y en un mo­men­to de­ter­mi­na­do (que de­bes ele­gir tú), da­le un be­so de bue­nas no­ches, ofré­ce­le un mu­ñe­co que le gus­te y qué­da­te tum­ba­da a su la­do, in­ter­ac­tuan­do lo me­nos po­si­ble. Evi­den­te­men­te si llora, ten­drás que con­so­lar­la, pe­ro dis­tin­guien­do per­fec­ta­men­te lo que es cal­mar de lo que es in­ten­tar que se duer­ma. Si ves que ella se co­lo­ca en­tre tus pier­nas pa­ra ini­ciar el pro­ce­so de ador­me­ci­mien­to, re­tí­ra­la y pon­la a tu la­do en el col­chón pa­ra que se sien­ta tran­qui­la, pe­ro con el me­nor con­tac­to po­si­ble. Una vez que con­si­gas que se duer­ma con me­nos con­tac­to, po­co a po­co ve­te se­pa­ran­do de ella has­ta des­apa­re­cer. Des­pués po­drás pa­sar­la a la cu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.