La se­pa­ran de su ami­go del al­ma

Ser Padres - - ESCUELA INFANTIL - Elsa Ti­ra­do (co­rreo elec­tró­ni­co)

A mi hi­ja Ma­ri­na, de dos años y me­dio, la cam­bian de cla­se, y la se­pa­ran de Noah, su ami­gui­to del al­ma. ¿Le echa­rá de me­nos? Res­pues­ta: Los ni­ños, aun­que sean muy pe­que­ños, re­cuer­dan a las per­so­nas que son im­por­tan­tes pa­ra ellos, sea por­que las te­men o por­que las quie­ren. Si a tu hi­ja Ma­ri­na la se­pa­ran de su me­jor ami­go, pue­de sen­tir que ha per­di­do al­go y es­tar tris­te por su au­sen­cia. «Es­ta si­tua­ción en­tra den­tro de lo que lla­ma­mos “due­lo nor­mal” por la pér­di­da de un ami­gui­to o una cui­da­do­ra o el cam­bio de ca­sa», res­pon­de Gui­ller­mo Ko­za­meh, mé­di­co psi­coa­na­lis­ta. Pe­ro, cui­da­do, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta, aun­que sea co­mún no hay que su­bes­ti­mar­la. «Es­tá pro­ba­do que los ni­ños per­ci­ben y re­gis­tras emo­cio­nes des­de sus pri­me­ros años de vi­da», ex­pli­ca Gui­ller­mo Ko­za­meh. Pa­ra ayu­dar a tu hi­ja a ges­tio­nar ese sen­ti­mien­to es im­por­tan­te que pue­da des­pe­dir­se de su ami­go y a ser po­si­ble in­ter­cam­biar con él al­gún ob­je­to (un ju­gue­te, un di­bu­jo, un pe­lu­che), así se que­da­rá con un re­cuer­do que le per­mi­ti­rá acep­tar me­jor la se­pa­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.