¿Y si en­gor­da mu­cho o de­ma­sia­do po­co?

Ser Padres - - EMBARAZO - Kar­men Pas­cual Ase­so­ra: Dra. Ma­ría M. Go­ya Ca­nino, gi­ne­có­lo­ga de la Uni­dad de Al­to Ries­go Obs­té­tri­co de Me­di­ci­na Ma­terno-Fe­tal del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri Vall d’He­bron.

Es tan pe­li­gro­so en­gor­dar en ex­ce­so co­mo en de­fec­to. Se­gún la obs­te­tra, hay que evi­tar que el be­bé naz­ca de­ma­sia­do gran­de o de­ma­sia­do pe­que­ño. «En am­bos ca­sos se ha com­pro­ba­do que el fe­to no pue­de cre­cer de for­ma na­tu­ral fue­ra del útero ma­terno, ya que su me­ta­bo­lis­mo es­tá alterado y no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra asi­mi­lar la ener­gía que le lle­ga a tra­vés de la ali­men­ta­ción».

Y es que el pe­so de la ma­dre re­per­cu­te en el cre­ci­mien­to in­tra­ute­ri­no del fe­to. Así, si una ma­dre tie­ne so­bre­pe­so, el ex­ce­so de ener­gía que ella ga­na pa­sa al fe­to a tra­vés de la pla­cen­ta y se con­vier­te en te­ji­do adi­po­so. El fu­tu­ro be­bé na­ce obe­so. Ade­más, pue­de su­frir mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas, co­mo car­dio­pa­tías o pro­ble­mas del tu­bo neu­ral.

Pa­ra la em­ba­ra­za­da, el ex­ce­so de pe­so tam­bién es con­tra­pro­du­cen­te, ya que au­men­ta el ries­go de pa­de­cer hi­per­ten­sión y dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Es­tos pro­ble­mas sue­len des­apa­re­cer tras el par­to, pe­ro hay oca­sio­nes en las que no es así y la dia­be­tes se con­vier­te en dia­be­tes cró­ni­ca ti­po 2.

Por el con­tra­rio, si la fu­tu­ra ma­dre no en­gor­da lo su­fi­cien­te, al fe­to no le lle­ga­rá la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra desa­rro­llar­se, y pue­de na­cer de­ma­sia­do pe­que­ño e in­ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.