GE­ME­LOS

Ser Padres - - INFORME -

TTe­ner dos ni­ños a la vez es una do­ble fuente de ale­gría, pe­ro tam­bién de tra­ba­jo. Las ne­ce­si­da­des del re­cién na­ci­do, que no son po­cas, se multiplica­n por dos: dos to­mas, dos ba­ños, dos mu­das, dos be­bés llo­ran­do... Al prin­ci­pio es nor­mal sen­tir­se des­bor­da­do, pa­re­ce que el día nun­ca va a lle­gar a su fin y la no­che no sue­le ser pre­ci­sa­men­te un re­man­so de paz. Pe­ro, con el tiem­po, y so­bre to­do con una bue­na or­ga­ni­za­ción, to­do adquiere un tono de nor­ma­li­dad y la pa­re­ja dis­fru­ta mu­cho con sus dos be­bés.

Pa­ra echar un ca­ble a los apu­ra­dos papás he­mos ha­bla­do con va­rios pa­dres de me­lli­zos. Ellos, me­jor que na­die, sa­ben có­mo ma­ne­jar­se en las si­tua­cio­nes caó­ti­cas que a ve­ces se vi­ven. To­dos los con­se­jos que ofre­ce­mos a con­ti­nua­ción, des­de los tru­cos pa­ra cam­biar los pa­ña­les de un mo­do se­gu­ro has­ta los me­jo­res mé­to­dos pa­ra sa­car­les de pa­seo, son fru­to de su ex­pe­rien­cia. Aho­ra bien, nun­ca hay que ol­vi­dar que los con­se­jos de ami­gas, in­ter­net, etc. pue­den ser in­tere­san­tes si se va­lo­ran con pru­den­cia y buen jui­cio, pe­ro an­te la mí­ni­ma du­da lo ade­cua­do es con­sul­tar con el pe­dia­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.