De tiem­po

Ser Padres - - INFORME -

Los pa­dres de me­lli­zos ya te­ne­mos que car­gar su­fi­cien­te pe­so to­dos los días. Yo ha­go pe­di­dos gran­des en el sú­per pa­ra que me lle­ven la com­pra a ca­sa sin cos­te y cuan­do voy muy apu­ra­da, lo en­car­go por in­ter­net.

Su­sa­na Hay ra­tos du­ran­te el día en los que no aten­de­mos al te­lé­fono por­que se­ría un fac­tor de es­trés adi­cio­nal. Por ejem­plo, cuan­do acos­ta­mos a los be­bés por la no­che. Nues­tro círcu­lo más cer­cano nos co­no­ce y sa­be nues­tros ho­ra­rios. Y co­mo el te­lé­fono gra­ba los nú­me­ros de las lla­ma­das en­tran­tes, lue­go nos en­te­ra­mos de quién ha in­ten­ta­do lo­ca­li­zar­nos.

Ca­rol Apren­ded a acep­tar las ayu­das que os ofre­cen. Si des­de el prin­ci­pio ex­pli­cáis a los fa­mi­lia­res y ami­gos dis­pues­tos a ayu­dar có­mo or­ga­ni­záis el día a día con los pe­ques, lue­go re­sul­ta más fá­cil de­jár­se­los si sur­ge la ne­ce­si­dad.

Ana Ma­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.