¿Por qué es­toy tris­te?

La re­cien­te ma­má no se en­cuen­tra bien y es di­fí­cil ver las co­sas con op­ti­mis­mo

Ser Padres - - POSPARTO - Ana Isa­bel Sán­chez Re­bo­llo Ase­so­ra: Ge­ma Puer­tas Tar­jue­lo, psi­có­lo­ga.

Des­pués de dar a luz, son mu­chas las mu­je­res que su­fren cier­ta ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, con cam­bios re­pen­ti­nos de hu­mor, epi­so­dios de llan­to y es­ta­dos tem­po­ra­les de an­gus­tia e irri­ta­ción. A ello se su­man las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des que pue­den pro­vo­car ago­bio y lle­gar a abru­mar.

A mu­chas ma­más re­cien­tes les re­sul­ta di­fí­cil re­co­no­cer es­te es­ta­do. Pien­san que de­be­rían es­tar ale­gres por el na­ci­mien­to de su be­bé y no en­tien­den por qué están tan tris­tes. Au­ro­ra, de 33 años, ma­dre pri­me­ri­za, se pregunta con an­gus­tia: «¿Por qué ten­go ga­nas de llo­rar cuan­do se su­po­ne que ten­dría que es­tar muy fe­liz? Ade­más, aho­ra que soy ma­dre y res­pon­sa­ble de un pe­que­ño, me sien­to mas frá­gil que nun­ca». A Inés, de 35 años, ma­dre por se­gun­da vez, le preo­cu­pa no po­der con la si­tua­ción: «No me da tiem­po a ha­cer na­da, me sien­to des­bor­da­da. Me or­ga­ni­zo mal con los dos y eso me de­ses­pe­ra. Es­toy con­ten­ta, pe­ro me irri­to por co­sas que nun­ca an­tes me mo­les­ta­ban».

Es­tos dos tes­ti­mo­nios des­cri­ben per­fec­ta­men­te al­gu­nos sín­to­mas de la me­lan­co­lía pos­par­to, un es­ta­do que sue­le apa­re­cer unos días des­pués del par­to y que pue­de du­rar unas se­ma­nas.

Por suer­te, es de ca­rác­ter pa­sa­je­ro y se con­si­de­ra una res­pues­ta nor­mal a la nue­va si­tua­ción, a la adap­ta­ción al rol ma­terno. El em­ba­ra­zo y el par­to son las ex­pe­rien­cias más in­ten­sas que una mu­jer pue­de vi­vir, pues no so­lo na­ce un be­bé, na­ce tam­bién una ma­dre.

Es im­po­si­ble sa­ber lo que su­po­ne te­ner un hi­jo has­ta que na­ce. El pri­mer pa­so pa­ra su­pe­rar es­ta pe­que­ña cri­sis es acep­tar­la

¿Qué me es­tá pa­san­do?

Hay va­rios fac­to­res inevi­ta­bles que in­flu­yen en la apa­ri­ción de es­te es­ta­do de áni­mo:

El des­equi­li­brio hor­mo­nal (el par­to al­te­ra los ni­ve­les de es­tró­ge­nos, pro­ges­te­ro­na y pro­lac­ti­na) y las mo­les­tias tí­pi­cas del pos­par­to: en­tuer­tos, san­gra­do, epi­sio­to­mía, subida de la le­che...

A ni­vel emo­cio­nal, se añora el em­ba­ra­zo y el víncu­lo con el be­bé cuan­do es­ta­ba en el vien­tre ma­terno. Ade­más, du­ran­te nue­ve me­ses la mu­jer ha si­do cen­tro de aten­ción y aho­ra ese pa­pel lo ocu­pa el re­cién na­ci­do.

La ex­pe­rien­cia del par­to, so­bre to­do cuan­do no se han cum­pli­do las ex­pec­ta­ti­vas que se te­nían so­bre ese «gran mo­men­to» o si se ha vi­vi­do con una es­pe­cial preo­cu­pa­ción. Cuan­do el par­to ha si­do ins­tru­men­tal o por ce­sá­rea, es nor­mal su­frir una cier­ta de­silu­sión.

Los te­mo­res ló­gi­cos so­bre la crian­za de un be­bé di­mi­nu­to al que no sa­be­mos ni có­mo co­ger, lo que ha­ce que has­ta un sen­ci­llo ba­ño re­sul­te una ex­pe­rien­cia es­tre­san­te pa­ra los abru­ma­dos papás.

La exi­gen­cia so­cial por la que la mu­jer, des­pués de dar a luz, de­be es­tar fe­liz, gua­pa y radiante ha­ce mu­cho da­ño. Esa ima­gen que re­fle­jan los anun­cios y cier­tas re­vis­tas no se ajus­ta en ab­so­lu­to a la reali­dad.

El em­ba­ra­zo y el par­to son dos de las ex­pe­rien­cias más in­ten­sas que una mu­jer pue­de vi­vir. No so­lo na­ce un be­bé, na­ce tam­bién una ma­dre

Có­mo su­pe­rar es­te es­ta­do

Es im­po­si­ble sa­ber lo que su­po­ne te­ner un hi­jo has­ta que lle­ga­mos a ca­sa con él. Así que el pri­mer pa­so pa­ra su­pe­rar es­ta pe­que­ña cri­sis es acep­tar­la y no sen­tir­se cul­pa­ble. Po­co a po­co, la ma­dre se irá adap­tan­do a la nue­va si­tua­ción y ga­na­rá la se­gu­ri­dad y con­fian­za que ne­ce­si­ta pa­ra re­cu­pe­rar su equi­li­brio emo­cio­nal.

Pa­cien­cia y tran­qui­li­dad. Es­ta ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal que sen­ti­mos no es una de­pre­sión y en nin­gún ca­so sig­ni­fi­ca que exis­ta un pro­ble­ma psi­quiá­tri­co. Es al­go nor­mal y pa­sa­je­ro que for­ma par­te del pro­ce­so del par­to.

Dor­mir y des­can­sar. La fal­ta de sue­ño au­men­ta el ma­les­tar fí­si­co y psi­co­ló­gi­co. Una pe­que­ña sies­ta ayu­da a sen­tir­se mu­cho me­jor.

In­for­mar­se y pre­gun­tar. Pa­ra so­bre­lle­var me­jor es­te es­ta­do hay que co­no­cer bien to­dos los cam­bios que se pro­du­cen des­pués de dar a luz. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, en las cla­ses de pre­pa­ra­ción a la ma­ter­ni­dad se ha­bla del puer­pe­rio co­mo un pe­rio­do de gran­des cam­bios fí­si­cos y emo­cio­na­les.

Com­par­tir la vi­ven­cia del par­to con la ma­tro­na. Si fue una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te, es bueno in­cor­po­rar­la a la his­to­ria de vi­da co­mo un mo­men­to úni­co. Si no fue bue­na, pue­de ser ne­ce­sa­rio acla­rar al­gu­nas du­das so­bre lo ocu­rri­do.

Pos­po­ner las vi­si­tas. To­dos están desean­do co­no­cer al nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia, pe­ro no siem­pre vie­nen en el mo­men­to ade­cua­do. Ade­más, la ma­má y su be­bé ne­ce­si­tan cier­ta in­ti­mi­dad pa­ra que la lac­tan­cia se ins­tau­re bien.

Acep­tar­se frá­gil y vul­ne­ra­ble. Na­da de in­ten­tar ser una su­per­ma­má hi­per­ac­ti­va y son­rien­te a to­das ho­ras. Aho­ra el cuer­po y, tam­bién, la men­te ne­ce­si­tan des­can­sar.

Pe­dir ayu­da. Es la cla­ve pa­ra su­pe­rar la me­lan­co­lía pos­par­to. A la pa­re­ja, a la fa­mi­lia, a las ami­gas y tam­bién a la ma­tro­na, hay que de­cir lo que se sien­te en ca­da mo­men­to. Ade­más, si nues­tra pa­re­ja es­tá al tan­to de lo que nos ocu­rre, se­rá más pa­cien­te frente a nues­tros cam­bios de hu­mor y se da­rá cuen­ta de que su pa­pel no se li­mi­ta a cui­dar del be­bé, sino que le pe­di­mos un com­pro­mi­so emo­cio­nal más im­por­tan­te. Bus­car apo­yo pa­ra es­ta­ble­cer bien la lac­tan­cia ma­ter­na en la ma­tro­na o un gru­po de apo­yo a

la lac­tan­cia. No he­mos da­do de ma­mar nun­ca y es nor­mal que sur­jan du­das, mo­les­tias y mie­dos. Cuan­to an­tes se so­lu­cio­nen, me­jor irá to­do.

Es­tar siem­pre cer­ca del be­bé. Aun­que pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, es fun­da­men­tal que la ma­dre man­ten­ga un con­tac­to con­ti­nuo con su pe­que­ño pa­ra pro­pi­ciar el ape­go en­tre los dos. Por es­ta ra­zón, con­vie­ne de­jar las ta­reas do­més­ti­cas en ma­nos de otra per­so­na y que ella se de­di­que so­lo a su hi­jo, se ne­ce­si­tan mu­tua­men­te.

que aca­ban de pa­sar por lo mis­mo pa­ra no sen­tir­se so­la ni ex­tra­ña con las vi­ven­cias que se tie­nen.

So­lo cuan­do el es­ta­do de me­lan­co­lía per­du­ra en el tiem­po y apa­re­cen otros sín­to­mas, co­mo tras­tor­nos del sue­ño y del ape­ti­to, de­s­es­pe­ran­za, pe­si­mis­mo, ba­ja au­to­es­ti­ma, e in­clu­so di­fi­cul­ta­des pa­ra aten­der al be­bé, se pue­de hablar de de­pre­sión puer­pe­ral....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.