Es­tre­ñi­mien­to

(de ver­dad)

Ser Padres - - SALUD -

Mu­chos ni­ños co­mien­zan a su­frir es­tre­ñi­mien­to ha­cia los seis me­ses, cuan­do em­pie­zan a co­mer otras co­sas ade­más del pe­cho, o ha­cia los dos o tres años, cuan­do les qui­tan el pa­ñal.

Cuan­do el be­bé co­me al­go dis­tin­to del pe­cho, la ca­ca se vuel­ve más du­ra. No tan du­ra co­mo una bo­la se­ca, pe­ro sí más du­ra que an­tes, más pa­re­ci­da a las de­po­si­cio­nes del adul­to. Con lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va las he­ces son tan lí­qui­das que cual­quier cam­bio las ha­ce más só­li­das. No im­por­ta que los nue­vos ali­men­tos sean fru­tas o ver­du­ras: la ca­ca va a ser más du­ra que an­tes. Mu­chos be­bés sim­ple­men­te se es­fuer­zan y van ti­ran­do, ha­cien­do ca­da día o ca­si ca­da día. Pe­ro a otros pa­re­ce que esa nue­va y des­co­no­ci­da du­re­za de sus he­ces les pi­lla por sor­pre­sa. Ya no sa­len con fa­ci­li­dad, aho­ra hay que ha­cer fuer­za y se aguan­tan las ga­nas. Se no­ta cla­ra­men­te que el ni­ño tie­ne ga­nas de ha­cer ca­ca, pe­ro que aprie­ta el cu­li­to y las re­tie­ne. No com­pren­de, po­bre­ci­to, que si aho­ra evi­ta ese pe­que­ño es­fuer­zo, ma­ña­na la bo­la se­rá más gor­da y más du­ra y se­rá peor.

Al­go si­mi­lar pue­de ocurrir al qui­tar el pa­ñal: el pe­que­ño, acos­tum­bra­do a ha­cer­se ca­ca en­ci­ma, no quie­re sen­tar­se en el ori­nal ni en el re­tre­te. Al­gu­nos, por suer­te, se la ha­cen en­ci­ma, de pie. Otros ni eso: si no es con un pa­ñal, no quie­ren ha­cer­la. Y vuel­ve a pro­du­cir­se el círcu­lo vi­cio­so: cuan­to más se aguan­te el ni­ño, más du­ra se­rá la ca­ca, más le do­le­rá y más se aguan­ta­rá. Al fi­nal pue­den pro­du­cir­se fi­su­ras anales, in­clu­so he­mo­rroi­des, y el ni­ño se aguan­ta más to­da­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.