Có­mo ac­tuar

Ser Padres - - SALUD -

Si el ni­ño tie­ne es­tre­ñi­mien­to de ver­dad, no hay que de­jar que pa­se mu­chos días sin ha­cer de­po­si­cio­nes, por­que ca­da vez se­rá peor. Si no ha he­cho en tres o cua­tro días, hay que po­ner un su­po­si­to­rio de gli­ce­ri­na. Pe­ro eso so­lo es pa­ra uso oca­sio­nal. No con­vie­ne que un ni­ño se acos­tum­bre a que so­lo ha­ce ca­ca si le han pues­to su­po­si­to­rios. Si el pro­ble­ma es per­sis­ten­te, hay que dar­le la­xan­tes ora­les.

En los ca­sos gra­ves, cuan­do se ha for­ma­do un fe­ca­lo­ma, pri­me­ro hay que desim­pac­tar, con una o va­rias la­va­ti­vas. Es­to de­be ha­cer­se por pres­crip­ción mé­di­ca, las la­va­ti­vas ca­se­ras o mal pre­pa­ra­das pue­den ser pe­li­gro­sas. Y al mis­mo tiem­po hay que dar­le el la­xan­te que el mé­di­co re­co­mien­de, a la do­sis ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir una de­po­si­ción dia­ria sin es­fuer­zo (la lac­tu­lo­sa es uno de los más usa­dos) y du­ran­te el tiem­po ne­ce­sa­rio (ha­bi­tual­men­te tres me­ses o más) pa­ra que se re­cu­pe­re el tono del rec­to y el re­fle­jo de de­fe­ca­ción.

El tra­ta­mien­to es lar­go. Mu­chos pa­dres pa­re­cen te­ner mie­do a los la­xan­tes, los usan dos o tres días y los su­pri­men a la pri­me­ra se­ñal de efec­to, así el ni­ño re­cae y el pro­ble­ma no se so­lu­cio­na. Hay que ser per­sis­ten­tes y pa­cien­tes, y ofre­cer­lo du­ran­te me­ses. Si el la­xan­te no ha­ce efec­to, hay que su­bir la do­sis has­ta en­con­trar la que fun­cio­na y con­sul­tar al mé­di­co por si se ha for­ma­do otro fe­ca­lo­ma y el pe­que­ño ne­ce­si­ta otra la­va­ti­va. Cuan­do se su­pri­men los la­xan­tes hay que ha­cer­lo muy gra­dual­men­te.

Los la­xan­tes lla­ma­dos na­tu­ra­les sue­len con­te­ner sen ( Cas­sia an­gus­ti­fo­lia), una sus­tan­cia muy po­ten­te e irri­tan­te. Los pre­pa­ra­dos que re­co­mien­da el mé­di­co tie­nen me­nos efec­tos se­cun­da­rios.

El ob­je­ti­vo es con­se­guir que el ni­ño ha­ga ca­ca sin ne­ce­si­dad de su­po­si­to­rios ni la­va­ti­vas. Las la­va­ti­vas son peo­res que los la­xan­tes: no son edu­ca­ti­vas (el ni­ño no re­cu­pe­ra la ca­pa­ci­dad de ha­cer ca­ca por sí mis­mo), y pa­ra mu­chos ni­ños re­sul­tan muy mo­les­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.