¿Le san­gra la na­riz? No hay que alar­mar­se

Ser Padres - - ME PREOCUPA -

Ayer mi hi­jo de dos años se dio un gol­pe con­tra una puer­ta y san­gró por la na­riz un buen ra­to. Es la se­gun­da vez que le ocu­rre, y se asus­ta mu­cho. ¿Es nor­mal que tar­de en cor­tar­se la he­mo­rra­gia?

Es­pe­ran­za

(c. elec­tró­ni­co)

Res­pues­ta: Un san­gra­do por la na­riz pue­de asus­tar mu­cho a ni­ños y pa­dres, pe­ro por muy apa­ra­to­so que pa­rez­ca, la ma­yo­ría de las ve­ces no re­vis­te im­por­tan­cia y se re­suel­ve en ca­sa. Hay que tran­qui­li­zar al pe­que­ño, lim­piar­le la ca­ra en­san­gren­ta­da, sen­tar­le en una si­lla con el cuer­po er­gui­do y la ca­be­za li­ge­rí­si­ma­men­te fle­xio­na­da ha­cia de­lan­te (nun­ca ha­cia atrás pa­ra que no se tra­gue la san­gre) y apli­car hie­lo en­vuel­to en un pa­ño en los la­te­ra­les de la na­riz, pa­ra evi­tar que se in­fla­me en ex­ce­so. Si san­gra por las dos fo­sas na­sa­les, con los de­dos ín­di­ce y pul­gar se pre­sio­nan las dos ven­ta­nas (te­ne­mos que pe­dir­le que res­pi­re por la bo­ca) y, si san­gra por una so­la fo­sa na­sal, con el de­do pul­gar se pre­sio­na esa ven­ta­na so­bre el ta­bi­que de la na­riz. Pa­sa­dos de sie­te a diez mi­nu­tos se for­ma­rá un coá­gu­lo que de­ten­drá el san­gra­do. En ca­so de que la he­mo­rra­gia no ce­da o sea muy abun­dan­te, el ni­ño es­té pá­li­do, se que­je de do­lor de ca­be­za o la na­riz es­té de­for­ma­da, es pre­ci­so con­sul­tar con el pe­dia­tra o lle­var­le a un cen­tro de ur­gen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.