Em­ba­ra­zo:

Te­ra­pias alternativ­as

Ser Padres - - NEWS - Kar­men Pas­cual Ase­so­ra: Tuty Gar­cía Mo­ro­do, dou­la, ase­so­ra de lac­tan­cia, pro­fe­so­ra de yo­ga pre­na­tal, te­ra­peu­ta y di­rec­to­ra del Cen­tro de Sa­lud y for­ma­ción Khar­daia en Ma­drid, y Est­her San­tia­go, ex­per­ta en can­to pre­na­tal y au­to­ra del blog http://la­voz­del

Una vez su­pe­ra­do el sus­to de sa­ber que es­pe­ra­ba un hi­jo a los 42 años, Nu­ria se in­for­mó so­bre lo que po­día ha­cer pa­ra dis­fru­tar de su es­pe­ra lo má­xi­mo po­si­ble. Así des­cu­brió que exis­ten te­ra­pias alternativ­as a la pre­pa­ra­ción al par­to con­ven­cio­nal que ayu­dan a so­bre­lle­var las mo­les­tias del em­ba­ra­zo.

Des­pués de con­sul­tar­lo con su mé­di­co, se apun­tó a yo­ga y a can­to pre­na­tal y tu­vo un em­ba­ra­zo y un par­to muy bo­ni­tos. Los mé­to­dos al­ter­na­ti­vos (que no sus­ti­tu­yen a la pre­pa­ra­ción con­ven­cio­nal) pue­den re­sul­tar muy be­ne­fi­cio­sos si se prac­ti­can con un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do en ma­ter­ni­dad, con el vis­to bueno del gi­ne­có­lo­go. Es­tos son los más ha­bi­tua­les.

Yo­ga pre­na­tal

Es­ta dis­ci­pli­na de ori­gen in­dio tra­ba­ja cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu. Las pos­tu­ras o asa­nas ayu­dan a to­mar con­cien­cia de los cam­bios del cuer­po, a tra­ba­jar el pe­ri­né y a apren­der téc­ni­cas de re­la­ja­ción y res­pi­ra­ción. Se re­co­mien­da em­pe­zar a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre, aun­que pue­de prac­ti­car­se du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo una o dos ho­ras a la se­ma­na. Es im­por­tan­tí­si­mo que el pro­fe­sor sea ex­per­to en em­ba­ra­zo por­que la tri­pa obli­ga a va­riar las pos­tu­ras bá­si­cas.

Te­ra­pia cra­neo­sa­cral

Se ba­sa en la exis­ten­cia de una pul­sa­ción rít­mi­ca que emer­ge en los te­ji­dos y flui­dos del nú­cleo del cuer­po, que se de­no­mi­na im­pul­so rít­mi­co cra­neal. Es­te im­pul­so pue­de ser per­ci­bi­do co­mo un mo­vi­mien­to res­pi­ra­to­rio su­til en to­das las es­truc­tu­ras que com­po­nen el sis­te­ma cra­neo­sa­cral (en­cé­fa­lo, mé­du­la espinal, li­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo, me­nin­ges, hue­sos cra­nea­les, pel­vis y sa­cro) y se trans­mi­te tam­bién a to­dos los ór­ga­nos y te­ji­dos cor­po­ra­les. El te­ra­peu­ta en­tien­de esos so­ni­dos y me­dian­te un ma­sa­je en la zo­na con­si­gue li­be­rar las ten­sio­nes en­con­tra­das. Por eso, es per­fec­ta pa­ra au­men­tar el ni­vel de ener­gía y con­se­guir una re­la­ja­ción pro­fun­da. Pue­de rea­li­zar­se una vez por se­ma­na, por pu­ra re­la­ja­ción, o de ma­ne­ra pun­tual pa­ra li­be­rar ten­sio­nes en al­gu­na par­te con­cre­ta del cuer­po.

Dan­za orien­tal

El bai­le des­car­ga ten­sio­nes y re­la­ja in­clu­so a ni­vel emo­cio­nal, ya que ge­ne­ra en­dor­fi­nas y oxi­to­ci­na, dos hor­mo­nas que ha­cen que la mu­jer se sien­ta fe­liz. Pe­ro, ade­más, la dan­za orien­tal, a tra­vés de gi­ros y mo­vi­mien­tos en la pel­vis, ha­ce que la ma­dre ga­ne elas­ti­ci­dad en es­ta zo­na vi­tal en el par­to y ayu­da a que el be­bé va­ya crean­do su ca­mino pa­ra na­cer. Prac­ti­car­la una vez por se­ma­na es be­ne­fi­cio­so has­ta el mis­mo día del par­to.

Can­to pre­na­tal

Tra­ba­jar la zo­na de la gar­gan­ta tam­bién ge­ne­ra mu­chas en­dor­fi­nas, que au­men­tan la sen­sa­ción de bie­nes­tar. No se tra­ta de can­tar, sino de apren­der a rea­li­zar cier­tos so­ni­dos que pro­du­cen una vi­bra­ción que lle­ga di­rec­ta­men­te al be­bé a tra­vés de los hue­sos y la pel­vis, ya que el so­ni­do re­bo­ta en la zo­na del sa­cro. El can­to re­fuer­za la co­ne­xión con el fe­to. Es útil du­ran­te el par­to y no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes ni efec­tos se­cun­da­rios.

Shiat­su pre­na­tal

El te­ra­peu­ta usa es­te ma­sa­je de ori­gen ja­po­nés pa­ra equi­li­brar el or­ga­nis­mo pre­sio­nan­do las par­tes del cuer­po que ac­ti­van los pun­tos ener­gé­ti­cos. Se pue­de rea­li­zar du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo, siem­pre que el gi­ne­có­lo­go no lo des­acon­se­je. La téc­ni­ca ha­bi­tual va­ría a par­tir del ter­cer mes: la ma­dre se co­lo­ca en po­si­ción la­te­ral pa­ra es­tar más có­mo­da y se evi­ta pre­sio­nar cier­tos pun­tos del ab­do­men. Re­sul­ta muy útil pa­ra re­la­jar­se y tam­bién re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ali­via los do­lo­res de es­pal­da.

Acu­pun­tu­ra no in­va­si­va

Se rea­li­za co­lo­can­do una mo­xa (un pu­ri­to he­cho con la plan­ta ar­te­mi­sa) cer­ca de cier­tos pun­tos ener­gé­ti­cos (o Chi) si­tua­dos en los pies. Es una téc­ni­ca in­do­lo­ra, ali­via los pun­tos del cuer­po más ten­sio­na­dos y pue­de ayu­dar a que el be­bé se co­lo­que en su pos­tu­ra na­tu­ral, con la ca­be­za ha­cia aba­jo. Se sue­le uti­li­zar a par­tir de la se­ma­na 34ª.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.