El ma­yor

Res­pon­sa­ble, con­ser­va­dor, cui­da­dor, se­gu­ro, au­to­ri­ta­rio, el más in­te­li­gen­te...

Ser Padres - - INFORME -

Cuan­do lle­ga el pri­mer hi­jo no hay na­die más que él y los pa­dres. Es úni­co, por más o me­nos tiem­po, y sue­le ob­te­ner to­da la aten­ción de unos pa­dres pri­me­ri­zos y per­ma­nen­te­men­te sor­pren­di­dos. El ma­yor sue­le ser de­po­si­ta­rio de mu­chas de las ilu­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas de los pa­dres y, si re­co­ge el tes­ti­go, se con­vier­te en el re­pre­sen­tan­te de la au­to­ri­dad. Es edu­ca­do pa­ra ga­ran­ti­zar el or­den, pe­ro tam­bién pa­ra ser­vir y cui­dar de otros. La aten­ción per­so­nal y la in­ter­ac­ción cons­tan­te con los pa­dres jus­ti­fi­ca­ría lo que al­gu­nos es­tu­dios han de­mos­tra­do, que el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual del her­mano ma­yor es de me­dia un po­co más al­to que el de los de­más her­ma­nos.

Cuan­do lle­ga otro her­mano de­ja de ser úni­co y se ha­ce in­me­dia­ta­men­te «ma­yor», se da cuen­ta de las di­fe­ren­cias en­tre el be­bé que ha na­ci- do y él, los pa­dres tien­den a en­car­gar­le la ta­rea de cui­dar de su (o sus) her­ma­nos, con­fían en él, le dan res­pon­sa­bi­li­dad. Él, ade­más, du­ran­te bas­tan­te tiem­po se­rá el me­jor: más fuer­te, más lis­to, más há­bil que los que vie­nen de­trás, etc., lo que ali­men­ta su se­gu­ri­dad.

Ricardo se re­co­no­ce en la fi­gu­ra del her­mano ma­yor: res­pon­sa­ble, se­gu­ro de sí mis­mo, pro­tec­tor de su her­mano... Al ter­mi­nar sus es­tu­dios dio un gi­ro que apa­ren­te­men­te rom­pía con el pa­pel de «re­pre­sen­tan­te-del-es­ta­tus-fa­mi­liar»: re­cha­zó ha­cer­se car­go del ne­go­cio fa­mi­liar pa­ra ex­plo­rar sus ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les fue­ra de la fa­mi­lia. Es­ta de­ci­sión, que lo con­ver­tía en «re­bel­de» (su pa­dre in­clu­so de­jó de ha­blar­le du­ran­te un tiem­po), no fue tan con­tra­dic­to­ria ya que de al­gu­na for­ma hi­zo lo que su pa­dre ha­bía he­cho an­tes: con­fiar en sí mis­mo y am­pliar sus ho­ri­zon­tes pro­fe­sio­na­les. Sus pa­dres se mues­tran aho­ra muy or­gu­llo­sos de su éxi­to pro­fe­sio­nal y su in­ten­ción es, en­tre otras co­sas, in­ver­tir lo apren­di­do en el ne­go­cio de la fa­mi­lia. No con­si­de­ra nin­guno de sus mo­vi­mien­tos alo­ca­dos: «He co­rri­do ries­gos, pe­ro to­dos han si­do cal­cu­la­dos», afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.