El pe­que­ño

Es el re­bel­de de la fa­mi­lia por ex­ce­len­cia. In­ge­nio­so, crea­ti­vo, aven­tu­re­ro, mi­ma­do, pa­ci­fi­ca­dor, bus­ca aten­ción.

Ser Padres - - INFORME -

«Co­noz­co a tres fa­mi­lias cu­yo ter­cer hi­jo es ac­tor», ob­ser­va Ju­lio. En los tres ca­sos el hi­jo me­nor se mar­chó de ca­sa pa­ra pro­bar for­tu­na, re­cha­zan­do la se­gu­ri­dad de pues­tos de tra­ba­jo más con­ven­cio­na­les. Sin em­bar­go, su ter­ce­ra hi­ja, Sa­ra, no se re­co­no­ce en el cli­ché: «No voy a de­cir que sea la más res­pon­sa­ble de los tres her­ma­nos, pe­ro ca­si», apun­ta. Sa­có sus opo­si­cio­nes y re­co­no­ce que siem­pre ha bus­ca­do la aten­ción de sus pa­dres: «Era la úni­ca que lle­ga­ba a la ho­ra pac­ta­da», re­cuer­da, «me can­sé de ver­los su­frir con mis her­ma­nos». «Pe­ro de mi­ma­da na­da», acla­ra.

Es el hi­jo que, di­cen, «se cría so­lo». Los pa­dres han ex­pe­ri­men­ta­do un es­ti­lo edu­ca­ti­vo con sus otros hi­jos y sue­len es­tar más re­la­ja­dos con res­pec­to a las ex­pec­ta­ti­vas y las nor­mas. Tam­bién él bus­ca su lu­gar pe­ro no hay tan­tos «hue­cos li­bres». Sue­le ser aven­tu­re­ro y se sien­te res­pal­da­do (cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te cui­da­do por sus her­ma­nos), lo que tam­bién le da la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar más que es­tos. Sue­le ser el más crea­ti­vo, siem­pre se­gún la teo­ría de Su­llo­way, y no acep­ta el or­den es­ta­ble­ci­do.

Lle­ga a un uni­ver­so don­de hay más per­so­nas, e igual que el se­gun­do sue­le en­con­trar su con­tra­pun­to en ser com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te del pri­me­ro, bus­ca otra es­tra­te­gia pa­ra so­bre­sa­lir. No sue­le ri­va­li­zar con sus her­ma­nos ma­yo­res, más bien sue­le unir. Si hay ri­va­li­dad en­tre los ma­yo­res qui­zá él en­cuen­tre un lu­gar co­mo pa­ci­fi­ca­dor o pun­to de unión. Po­cas ve­ces se le atri­bu­yen res­pon­sa­bi­li­da­des, lo que le da fa­ma de mi­ma­do. El pe­que­ño tam­bién apren­de de sus her­ma­nos, de sus éxi­tos y de sus fra­ca­sos: es tes­ti­go ex­cep­cio­nal du­ran­te la ni­ñez de va­rias vi­das, apren­de de la ex­pe­rien­cia aje­na. Y sa­ca sus con­clu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.