¡Co­rrien­do al pe­dia­tra!

Ser Padres - - HABLA EL DOCTOR -

Mi be­bé de cua­tro me­ses es­tá ma­li­to, lo veo más apa­ga­do que otros días y co­me al­go peor. Le he pues­to el ter­mó­me­tro y tie­ne 38º. ¿Qué de­bo ha­cer, es­pe­rar a que apa­rez­can otros sín­to­mas o lle­var­le ya al mé­di­co?

Cris­ti­na (co­rreo elec­tró­ni­co)

Mu­chos lac­tan­tes tie­nen los sín­to­mas ge­ne­ra­les que co­men­tas cuan­do están al co­mien­zo de una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa. Lo ha­bi­tual es que en muy po­co tiem­po apa­rez­can los sín­to­mas tí­pi­cos de la in­fec­ción que su­fre: mo­cos, tos o di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, si es­ta es res­pi­ra­to­ria; o vó­mi­tos y dia­rrea si es gas­tro­in­tes­ti­nal.

Es cier­to que a ve­ces la en­fer­me­dad tar­da en dar la ca­ra, los sín­to­mas que fa­ci­li­tan el diag­nós­ti­co no se mues­tran, el pe­dia­tra so­lo ve que el ni­ño tie­ne fie­bre, llora, es­tá de­ma­sia­do quie­to, de­caí­do e inape­ten­te; en ese ca­so el mé­di­co di­ce que el pe­que­ño tie­ne «una in­fec­ción sin fo­co», y sue­le pe­dir prue­bas, co­mo aná­li­sis de ori­na y san­gre, y ra­dio­gra­fías, pa­ra dar con ella.

Siem­pre que un be­bé me­nor de seis me­ses, so­bre to­do si es me­nor de tres, tie­ne sín­to­mas de en­fer­me­dad, sean pre­ci­sos o no, hay que lle­var­le al pe­dia­tra sin pér­di­da de tiem­po, y si no es ho­ra de

En el be­bé pe­que­ñi­to, las in­fec­cio­nes se com­pli­can con cier­ta fa­ci­li­dad, por eso es me­jor que le vea el mé­di­co lo más pron­to po­si­ble

con­sul­ta, lle­var­le a ur­gen­cias, por­que en los ni­ños pe­que­ños la en­fer­me­dad se com­pli­ca con ra­pi­dez.

Sin an­gus­tiar­se, tam­bién hay que ba­jar­le la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral con me­di­das fí­si­cas: qui­tar­le la ropa de abri­go o abrir la ven­ta­na de la ha­bi­ta­ción y ofre­cer­le el pe­cho o el bi­be­rón pa­ra que no se des­hi­dra­te. Si fue­ra ne­ce­sa­rio, tam­bién se le pue­de dar el an­ti­tér­mi­co que ha­ya re­co­men­da­do el pe­dia­tra en la can­ti­dad in­di­ca­da.

Aho­ra que vie­ne el buen tiem­po, con­vie­ne re­cor­dar que si el be­bé se ex­po­ne al sol o si se des­hi­dra­ta, tam­bién pue­de su­bir­le la fie­bre y mos­trar­se apá­ti­co. Me­jo­ra en­se­gui­da al lle­var­le a un si­tio fres­co y con som­bra y al dar­le el pe­cho o el bi­be­rón. Des­pués tam­bién de­be ver­le el mé­di­co.

Res­pon­de Dr. Er­nes­to Sáez Pé­rez, pe­dia­tra Au­tor de Tu pri­mer hi­jo y ¿Qué le pa­sa a mi hi­jo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.