Un pi­co de oro

Ser Padres - - UN AÑO -

Ma­teo

ha­bla co­mo un lo­ro des­de su pri­mer cum­plea­ños, Fer lo en­tien­de to­do pe­ro se re­sis­te a hablar, Da­nie­la lla­ma pa­pá al su­yo, pe­ro tam­bién al de to­dos los de­más ni­ños de la guar­de, Jo­sé so­lo bal­bu­cea­ba has­ta el año y me­dio y de pron­to sor­pren­dió a to­dos con un to­rren­te de pa­la­bras... Ca­da uno a su rit­mo, los ni­ños ex­pe­ri­men­tan con el len­gua­je has­ta con­ver­tir­se en unos au­tén­ti­cos pi­qui­tos de oro. Ya an­tes de na­cer están «to­man­do no­ta», re­gis­tran­do so­ni­dos, cam­bios de en­to­na­ción, la al­ter­nan­cia de voz y si­len­cio... Des­pués, ellos tam­bién que­rrán par­ti­ci­par de eso tan di­ver­ti­do que ha­cen los ma­yo­res y más cuan­do des­cu­bran que pa­pá y ma­má res­pon­den con en­tu­sias­mo a sus gor­jeos y a las pa­rra­fa­das que se mar­can en su pro­pio idio­ma.

Un pa­so de gi­gan­te

«Mi hi­ja La­ra pa­re­cía que nos es­ta­ba to­man­do el pe­lo a su pa­dre y a mí: un día con el “ma­ma­ma­ma­ma” y al si­guien­te con el “pa­pa­pa­pa­pa”. An­dá­ba­mos los dos me­dio pi­ca­dos por ver cuál era su pri­me­ra pa­la­bra. Al fi­nal ni lo uno ni lo otro. Un día di­jo cla­ra­men­te “la­fa”, o sea que su pri­me­ra pa­la­bra se la de­di­có a Ra­fa, su her­mano ma­yor. Al me­nos to­do que­da en fa­mi­lia», cuen­ta El­vi­ra. Y es que, la pri­me­ra pa­la­bra no siem­pre es «ma­má», por mu­cho que nos pe­se. Los pe­ques se sue­len de­can­tar por co­sas más pro­sai­cas. Lo pri­me­ro que di­jo Pa­blo fue «ga­lli­ta» (ga­lle­ta) y Ma­ría «aba» (agua).

Los pa­dres, ilu­sio­na­dos con es­ta eta­pa tan bo­ni­ta de los pe­ques, ten­de­mos a dar sig­ni­fi­ca­do a las imi­ta­cio­nes que los ni­ños ha­cen de la for­ma en la que ha­bla­mos. Pe­ro pa­ra que ha­ya len­gua­je tie­ne que ha­ber in­ten­ción, al­go que ocu­rre ha­cia el año: los be­bés di­cen ma­má pa­ra que ven­ga, pan por­que quie­ren chu­pe­rre­tear­lo un ra­ti­to o te­ta por­que tie­nen ham­bre. Y a par­tir de que se lan­zan a pro­nun­ciar su pri­me­ra pa­la­bra, el de­sa­rro­llo es es­pec­ta­cu­lar. A los 18 me­ses más o me­nos co­no­cen unas 50 pa­la­bras. Des­pués, com­pren­de­rán unas 22 pa­la­bras nue­vas ca­da mes. Por su­pues­to, la ex­pre­sión siem­pre irá más len­ta que la com­pren­sión. Aun­que nues­tro pe­que no se­pa de­cir: «Ahí es­tá el ga­ti­to», se­gu­ra­men­te se­ña­la­rá con el de­do la ubi­ca­ción exac­ta del ani­mal.

Hablar, hablar, hablar

El de­sa­rro­llo del len­gua­je en los ni­ños es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con sus ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas, con lo que pue­den to­car, oler, mi­rar, lle­var­se a la bo­ca... por eso no va­le con que les de­je­mos de­lan­te de la te­le. Tie­ne que ha­ber in­ter­ac­ción, dar vi­da a las pa­la­bras en un con­tex­to en el que ellos pue­dan en­ten­der­las. «Cuan­do voy con mi ni­ño en el ca­rri­to por la ca­lle le voy con­tan­do to­do lo que pa­sa: “¡Mi­ra, ha pa­sa­do un ca­mión!” Y lo se­ña­lo, lo mis­mo con los pe­rros, otros ni­ños... Me doy cuen­ta de que, aun­que no lo se­pa de­cir, lo en­tien­de por­que cuan­do le cuen­to un cuen­to y le en­se­ño las ilus­tra­cio­nes se­ña­la los ob­je­tos que co­no­ce», ex­pli­ca Mon­tse.

Los pa­dres, de una for­ma na­tu­ral, son los me­jo­res profesores de len­gua de sus hi­jos. Es­tá com­pro­ba­do que adap­ta­mos de for­ma na­tu­ral nues­tra for­ma de hablar pa­ra ayu­dar­les (exa­ge­ran­do la en­to­na­ción, ha­blan­do más des­pa­cio...). Del mis­mo mo­do, cuan­do in­ten­ta­mos des­ci­frar qué es lo que nos están di­cien­do, les es­ta­mos dan­do ejem­plos, mo­de­los co­rrec­tos pa­ra que pue­dan imi­tar­nos. «Aya», ex­cla­ma Jor­ge. «¿Agua?, ¿quieres agua, ca­ri­ño», le res­pon­de Mar­cos, su pa­dre. «Aya», in­sis­te Jor­ge. «Ah, que quieres que lla­me­mos a la abue­la», com­ple­ta Mar­cos.

Otra bue­na cos­tum­bre es ir «ra­dian­do» a los ni­ños lo que va­mos ha­cien­do, por ejem­plo en el ba­ño: «Aho­ra va­mos a la­var­te las ma­ni­tas», y les aca­ri­cia­mos la par­te del cuer­po de la que es­ta­mos ha­blan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.