Hi­per­ac­ti­vos ¿Cuál es la cau­sa?

Hay dos for­mas de en­fo­car y tra­tar el pro­ble­ma de es­tos ni­ños

Ser Padres - - SALUD -

IVÁN, de seis años, era un au­tén­ti­co tor­be­llino, no po­día es­tar quie­to ni un se­gun­do. Los pa­dres co­men­tan que aban­do­na­ba to­das las ta­reas, de­be­res in­clui­dos, al po­co de em­pe­zar­las, que no les es­cu­cha­ba ni obe­de­cía, per­día sus co­sas y no pen­sa­ba an­tes de ac­tuar. Y en las reuniones fa­mi­lia­res o cuan­do es­ta­ba con otros ni­ños se por­ta­ba aún peor, tan­to que ca­da vez re­ci­bía me­nos in­vi­ta­cio­nes a cum­plea­ños.

BEA re­pi­te ter­ce­ro de pri­ma­ria. Es nor­mal, en cla­se ja­más pres­ta­ba aten­ción a las ex­pli­ca­cio­nes de su pro­fe­so­ra, la in­te­rrum­pía sin ve­nir a cuen­to, se le­van­ta­ba ca­da dos por tres y dis­traía a los com­pa­ñe­ros. Y no so­lo eso: era in­ca­paz de es­pe­rar el turno en el co­me­dor y en el pa­tio de­mos­tra­ba cla­ra­men­te no te­ner la más mí­ni­ma no­ción del pe­li­gro. Su pro­fe­so­ra de­cía de ella que a sus ocho años es una ni­ña muy des­pier­ta, pe­ro «pa­re­ce co­mo si tu­vie­ra un mo­tor en el cuer­po», un mo­tor que nun­ca se de­tie­ne.

¿Qué les pa­sa a es­tos ni­ños? Es­tá cla­ro que no eran so­lo muy mo­vi­dos, dos ra­bos de la­gar­ti­ja, eran mu­cho más que eso. Los pa­dres de Iván sen­tían que su hi­jo les re­ta­ba con­ti­nua­men­te. «Nos pa­sá­ba­mos el día di­cién­do­le, no, no, no, y eso es ago­ta­dor». Y Bea, a pe­sar de su men­te des­pier­ta y vi­va­ra­cha, tie­ne un ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co desas­tro­so y to­dos los ni­ños del co­le­gio la co­no­cen por­que siem­pre da­ba la no­ta. Iván y Bea eran cas­ti­ga­dos por su com­por­ta­mien­to en ca­sa y en el co­le­gio un día sí y otro tam­bién. Pe­ro to­do cam­bió, por suer­te. Los pa­dres de Iván, can­sa­dos de no sa­ber qué ha­cer con su hi­jo, le lle­va­ron al pe­dia­tra. El mé­di­co les re­mi­tió a un neu­ró­lo­go pa­ra una eva­lua­ción, es­te doc­tor les hi­zo mu­chas pre­gun­tas so­bre su pe­que­ño pa­ra ave­ri­guar si te­nía sín­dro­me de hi­per­ac­ti­vi­dad. To­das las res­pues­tas fue­ron po­si­ti­vas. El es­pe­cia­lis­ta les de­ri­vó a un psi­quia­tra, quien re­co­men­dó te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual y pres­cri­bió unas pas­ti­llas pa­ra que el pe­que­ño pu­die­ra con­cen­trar­se. Los pa­dres de Bea acu­die­ron a un psi­coa­na­lis­ta. La ni­ña co­men­zó a ir una vez por se­ma­na a la con­sul­ta del es­pe­cia­lis­ta, allí ha­bla­ba de sus preo­cu­pa­cio­nes, di­bu­ja­ba y ju­ga­ba con las pie­zas que el te­ra­peu­ta po­nía a su dis­po­si­ción: ani­ma­les, le­gos, sol­da­dos, y po­co a po­co se con­cen­tra­ba du­ran­te más tiem­po en las se­sio­nes y en el co­le­gio se mos­tra­ba más mu­cho se­re­na.

Iván y Bea tie­nen sín­to­mas pa­re­ci­dos pe­ro sus tra­ta­mien­tos son no­ta­ble­men­te di­fe­ren­tes. La ra­zón es que los es­pe­cia­lis­tas que les atien­den con­tem­plan lo que les ocu­rre a es­tos ni­ños ba­jo un pris­ma dis­tin­to

«El tras­torno de hi­per­ac­ti­vi­dad en el 90 por cien­to de los ca­sos es de ori­gen neu­ro­ló­gi­co, es de­cir, tie­ne un com­po­nen­te ge­né­ti­co», ase­gu­ra el doc­tor An­to­nio Martínez Ber­men­jo, je­fe de Neu­ro­lo­gía In­fan­til del Hos­pi­tal La Paz de Ma­drid. «Mu­chas ve­ces el pa­dre o la ma­dre de ese ni­ño ha te­ni­do en su in­fan­cia el tras­torno, in­clu­so mues­tra ras­gos de hi­per­ac­ti­vi­dad de adul­to», aña­de es­te pro­fe­sio­nal.

En cam­bio, el psi­coa­na­lis­ta Gui­ller­mo Ko­za­meh lo con­si­de­ra de una for­ma dis­tin­ta: «Al­gu­nos au­to­res di­cen que la hi­per­ac­ti­vi­dad es un tras­torno ce­re­bral y otros pien­san que se de­be a cau­sas de ti­po emo­cio­nal, yo pien­so que pue­de te­ner de las dos cau­sas y que los pro­fe­sio­na­les te­ne­mos que ha­cer el diag­nós­ti­co con lu­pa pa­ra no res­pon­sa­bi­li­zar rá­pi­da­men­te al ce­re­bro ni res­pon­sa­bi­li­zar rá­pi­da­men­te a la fa­mi­lia».

Ca­be pen­sar que lo im­por­tan­te es con­se­guir que Iván y Bea pi­sen el freno de su ac­ti­vi­dad des­or­de­na­da, se cen­tren en sus es­tu­dios, es­cu­chen a sus pa­dres y se re­la­cio­nen me­jor con otros ni­ños y que to­do es­to pue­de con­se­guir­se con

am­bos tra­ta­mien­tos. Pe­ro al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas aler­tan de que cier­tos tra­ta­mien­tos pue­den ser has­ta per­ju­di­cia­les pa­ra el pe­que­ño. «La con­duc­ta es una for­ma de ma­ni­fes­tar­se, un sín­to­ma de un con­flic­to que no siem­pre es gra­ve», ase­gu­ra Pa­blo Gar­cía Tú­nez, psi­có­lo­go clí­ni­co, psi­co­te­ra­peu­ta y vo­cal del Con­se­jo An­da­luz pa­ra Asun­tos de Me­no­res.

Por eso pa­ra es­te es­pe­cia­lis­ta, an­tes de pa­rar a un ni­ño hay que de­te­ner­se a mi­rar su vi­da, ver có­mo son sus re­la­cio­nes con los pa­dres y en qué am­bien­te se desa­rro­lla. «Si no, es di­fí­cil que lle­gue­mos a com­pren­der su con­flic­to, y po­ner­le un tra­ta­mien­to sin en­ten­der­lo no so­lo no pue­de ser bueno sino que in­clu­so pue­de ser da­ñino».

Un ni­ño pue­de mo­ver­se y es­tar per­ma­nen­te­men­te dis­traí­do por mu­chas cau­sas. Tal vez los pa­dres nun­ca le han pues­to lí­mi­tes y es­té bus­cán­do­los (sin con­ten­ción, se des­pa­rra­ma). Qui­zá uno de los pa­dres es­té de­pri­mi­do o la re­la­ción de pa­re­ja ha en­tra­do en cri­sis y eso pro­vo­que tan­ta an­sie­dad al pe­que­ño que no pue­de con­cen­trar­se en na­da. Pue­de que no lo­gre su­pe­rar la pér­di­da de un abue­lo; qui­zá fue adop­ta­do y en el pri­mer ho­gar vi­vió en un am­bien­te caó­ti­co o de vio­len­cia, y por eso es­tá siem­pre aler­ta; tal vez ne­ce­si­te la aten­ción de su pro­fe­so­ra y no sa­be có­mo con­se­guir­la, ca­da ni­ño es úni­co y su vi­da tam­bién. Y pa­ra sa­ber qué le es­tá pa­san­do, hay que per­mi­tir­le ex­pre­sar­lo. «No ol­vi­de­mos que si un ni­ño tie­ne un pro­ble­ma, al pri­me­ro que hay que es­cu­char

es a él», in­di­ca el psi­có­lo­go Pa­blo Gar­cía Tú­nez.

En nues­tro país la gran ma­yo­ría de ni­ños hi­per­ac­ti­vos son tra­ta­dos con te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual y pas­ti­llas, so­lo unos po­cos ni­ños ha­cen te­ra­pia psi­co­di­ná­mi­ca. Y mu­chos mé­di­cos, psi­có­lo­gos y psi­coa­na­lis­tas de to­do el mun­do cues­tio­nan ese en­fo­que. Es­te sec­tor crí­ti­co ase­gu­ra que se rea­li­zan de­ma­sia­dos diag­nós­ti­cos de hi­per­ac­ti­vi­dad, que no se pregunta al ni­ño qué le pa­sa, que no hay por qué usar tan­tos fár­ma­cos y que aún no se co­no­cen los efec­tos se­cun­da­rios que esos psi­co­fár­ma­cos pue­den te­ner a lar­go pla­zo.

El tras­torno se ha pues­to de mo­da en los úl­ti­mos años. No es de ex­tra­ñar que al­gu­nos pa­dres de críos mo­vi­dos pien­sen con te­mor que sus hi­jos son hi­per­ac­ti­vos. Con­vie­ne ser cau­tos y no apre­su­rar­se a bus­car tra­ta­mien­to. «Pa­ra diag­nos­ti­car a un ni­ño de hi­per­ac­ti­vi­dad tie­ne que ser ma­yor de cua­tro años», di­ce Gui­ller­mo Ko­za­meh. «Un ni­ño de tres, cuan­do lle­ga a la con­sul­ta, se mue­ve por to­das par­tes, lo to­ca to­do, co­rre, eso es nor­mal a su edad».

La alar­ma es ma­la con­se­je­ra, pe­ro tam­po­co hay que dor­mir­se en los lau­re­les, cla­ro, y es­pe­rar a que el pe­que­ño ten­ga ocho o nue­ve años, por­que el ni­ño que no pue­de pa­rar su­fre, y mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.