En­fo­que emo­cio­nal

Ser Padres - - SALUD -

El mo­vi­mien­to des­or­de­na­do del ni­ño y la fal­ta de aten­ción (es pro­ba­ble que el psi­có­lo­go o psi­coa­na­lis­ta no uti­li­ce el tér­mino tras­torno de hi­per­ac­ti­vi­dad) son sín­to­mas de un con­flic­to que pue­de ser o no gra­ve. Se ad­mi­te que en muy po­cos ca­sos pue­de de­ber­se a un pro­ble­ma fí­si­co, co­mo ha­ber si­do un gran pre­ma­tu­ro o ha­ber te­ni­do un par­to di­fí­cil.

Diag­nós­ti­co

Se es­ta­ble­ce es­cu­chan­do al pe­que­ño en la con­sul­ta. Él pue­de ex­pre­sar las cau­sas de su ma­les­tar me­dian­te el jue­go es­pon­tá­neo con ju­gue­tes que hay en la con­sul­ta, a tra­vés de di­bu­jos y ha­blan­do con el te­ra­peu­ta.

Tra­ta­mien­to

Te­ra­pia psi­co­di­ná­mi­ca con un psi­có­lo­go clí­ni­co o psi­coa­na­lis­ta. Con­sis­te en des­cu­brir el con­flic­to y en­con­trar el ca­mino pa­ra so­lu­cio­nar­lo. No se ex­clu­ye la po­si­bi­li­dad de usar fár­ma­cos co­mo apo­yo, pe­ro en la prác­ti­ca es­tos se re­co­mien­dan a muy po­cos ni­ños. Los pa­dres tam­bién pue­den ser aten­di­dos, si es ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.