Co­ches fa­mi­lia­res

Ser Padres - - DE COMPRAS -

Ya so­mos uno más en la fa­mi­lia. El be­bé lle­ga y nos da­mos cuen­ta de la can­ti­dad de co­sas que ne­ce­si­ta­mos ca­da vez que que­re­mos sa­lir con él de ca­sa y ¡no di­ga­mos si nos va­mos de va­ca­cio­nes! Pa­re­ce que to­do se nos que­da pe­que­ño, in­clui­do el co­che (en el que te­ne­mos aho­ra no ca­be ni la si­lli­ta de pa­seo más pe­que­ña). Pe­ro an­tes de lan­zar­nos a com­prar el pri­mer mo­de­lo fa­mi­liar que es­té de mo­da o que nos en­tre por los ojos, hay que pa­rar­se un mo­men­to y te­ner en cuen­ta que, ade­más del di­se­ño, el vehícu­lo de­be res­pon­der a las nue­vas ne­ce­si­da­des.

Nú­me­ro de pla­zas

En los fa­mi­lia­res o mo­no­vo­lú­me­nes pue­de va­riar en­tre cin­co y ocho. Se­gún los mo­de­los, al­gu­nos vehícu­los pue­den lle­var ocul­tos los asien­tos de la úl­ti­ma fi­la y sa­car­los so­lo si ha­ce fal­ta, y en otros hay que de­ci­dir el nú­me­ro to­tal de asien­tos an­tes de la com­pra. Ob­via­men­te, el ma­le­te­ro se­rá más gran­de o más pe­que­ño se­gún la can­ti­dad fi­nal de asien­tos.

Dis­po­si­ción de los asien­tos

Tam­bién pue­de va­riar. Al­gu­nos mo­de­los per­mi­ten co­lo­car los asien­tos tra­se­ros en per­pen­di­cu­lar con los de­lan­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.