Ma­dre sol­te­ra y con ¡tres hi­jos!

Una ex­pe­rien­cia ago­ta­do­ra pe­ro muy gra­ti­fi­can­te

Ser Padres - - NEWS - Bea­triz Gon­zá­lez

Es lu­nes, y mien­tras Eva pre­pa­ra la co­mi­da, los me­lli­zos Martín y Ai­ta­na se de­di­can a ex­plo­rar ca­da pal­mo del sa­lón de su nue­va ca­sa con los ojos muy abier­tos. En esas están cuan­do Eva re­ci­be una lla­ma­da. Es la pro­fe­so­ra de su hi­jo ma­yor, Ro­dri­go, anun­cián­do­le que tie­ne fie­bre, así que Eva de­be pa­sar a bus­car­lo. Muy cal­ma­da, co­men­ta a los me­lli­zos que hay que sa­lir a dar un pa­seo. Ella se po­ne un abri­go, los zapatos y en me­nos de cin­co mi­nu­tos me­te a Martín y Ai­ta­na en el ca­rri­to, co­ge el as­cen­sor, sien­ta a los me­lli­zos en las si­lli­tas del mo­no­vo­lu­men y los tres van a bus­car a Ro­dri­go. «El co­le­gio es­tá aquí al la­do, pe­ro con tres ni­ños to­do es más rá­pi­do en co­che», co­men­ta re­so­lu­ti­va de ca­mino.

En sus ca­si sie­te años co­mo ma­dre sol­te­ra ha apren­di­do a afron­tar es­te ti­po de im­pre­vis­tos sin al­te­rar­se. Se­gu­ra­men­te por­que ya an­tes de em­pren­der es­ta aven­tu­ra te­nía muy cla­ro lo que su­pon­dría una fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal. «Pa­ra em­bar­car­te en es­to tie­nes que ser muy or­ga­ni­za­da», ex­pli­ca mien­tras co­ge en bra­zos a Ai­ta­na pa­ra cal­mar­la, que ha em­pe­za­do a llo­rar des­pués de que Martín gri­ta­ra a mo­do de sa­lu­do con una son­ri­sa pí­ca­ra.

Su vi­da cam­bió un mes de mar­zo de 2006, cuan­do hi­zo reali­dad su sue­ño al dar a luz a Ro­dri­go. Por­que Eva siem­pre se ha­bía ima­gi­na­do un fu­tu­ro ro­dea­da de ni­ños a los que llevaba al co­le­gio, leía cuen­tos y ha­cía un hue­co en su ca­ma. «Ya a los 25 años me sentía pre­pa­ra­da pa­ra ser ma­dre. Tar­dé 12 años más en con­se­guir­lo», cuen­ta. Pa­só por al­gu­nas re­la­cio­nes has­ta que a los 35 años, cuan­do es­ta­ba sin pa­re­ja, de­ci­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to. «Veía que o te­nía un hi­jo ya o qui­zás nun­ca lle­ga­ría a ser ma­dre, así que me in­for­mé so­bre la do­na­ción de semen, se lo di­je a mi fa­mi­lia y me di seis me­ses an­tes de em­pe­zar el pro­ce­so. Ya an­tes ha­bía pa­sa­do épo­cas en las que se me ha­bía dis­pa­ra­do el ins­tin­to maternal con mu­cha fuer­za, y no que­ría que fue­ra un im­pul­so. Pe­ro du­ran­te esos seis me­ses no de­ca­yó en nin­gún mo­men­to», re­cuer­da.

Tras cin­co in­se­mi­na­cio­nes y un abor­to, de­ci­dió pro­bar con una fecundació­n in vi­tro y dio re­sul­ta­do. Pa­ra en­ton­ces ya llevaba mu­cho tiem­po so­pe­san­do los pros y los con­tras de crear una fa­mi­lia en so­li­ta­rio, pe­ro «por mu­cho que ha­yas ima­gi­na­do có­mo se­rá la ma­ter­ni­dad, en reali­dad

«Pa­ra em­bar­car­te en es­to tie­nes que ser muy or­ga­ni­za­da. No sa­bes lo que va a ser tu vi­da has­ta que te en­cuen­tras con tu hi­jo en ca­sa, pe­ro apren­des a re­sol­ver las di­fi­cul­ta­des»

no sa­bes lo que va a ser tu vi­da has­ta que te en­cuen­tras con tu hi­jo en ca­sa. Pe­ro apren­des a re­sol­ver las di­fi­cul­ta­des que te vas en­con­tran­do. Jus­to ter­mi­né en la em­pre­sa don­de es­ta­ba tra­ba­jan­do tres días an­tes de en­te­rar­me de que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, así que cuan­do na­ció Ro­dri­go es­ta­ba en el pa­ro, pe­ro gra­cias a eso pu­de dis­fru­tar de mi hi­jo has­ta que cum­plió seis me­ses, cuan­do volví a tra­ba­jar. Por su­pues­to que tie­nes que con­tar con al­go de di­ne­ro aho­rra­do por­que no hay dos suel­dos, sino uno, pe­ro eso nun­ca me ha asus­ta­do», cuen­ta.

De he­cho, ella de­ci­dió reorien­tar su tra­ba­jo pa­ra po­der ha­cer­lo des­de ca­sa y así pa­sar más tiem­po con Ro­dri­go. Y aho­ra, ya con tres ni­ños en ca­sa, vuel­ve a cam­biar de ter­cio. «Es­toy mon­tan­do una em­pre­sa pre­ci­sa­men­te pa­ra ase­so­rar a fa­mi­lias en re­pro­duc­ción asis­ti­da, www.crean­dou­na­fa­mi­lia.net. Qui­zá ten­gas que re­di­ri­gir tu pro­fe­sión, rein­ven­tar­te pa­ra po­der pa­sar más tiem­po en ca­sa o em­pe­zar al­go nue­vo si quieres dis­fru­tar más de tus hi­jos, pe­ro me­re­ce la pe­na», di­ce con­ven­ci­da. «Sin em­bar­go, aun­que seas au­to­su­fi­cien­te es ne­ce­sa­rio con­tar con ayu­da fí­si­ca. En mi ca­so vie­ne una per­so­na que me ayu­da cua­tro

o cin­co ho­ras por las tar­des», cuen­ta. Y aña­de que ha en­con­tra­do un hue­co pa­ra dar cla­se de in­glés, yo­ga y ba­llet un día a la se­ma­na. «¿Sa­cri­fi­cios? Bueno, de­jas de via­jar tan­to, ha­ces me­nos de­por­te, vas po­co al ci­ne... Pe­ro en 38 años ya ha­bía via­ja­do, he­cho ejer­ci­cio e ido al ci­ne to­do lo que ha­bía que­ri­do, así que tam­po­co me pier­do mu­cho. Y lo que pier­da, lo gano con ellos», di­ce.

Aun­que Eva ase­gu­ra que no cam­bia­ría su vi­da por na­da, y que sien­do ma­dre sol­te­ra de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa ha apren­di­do a ad­qui­rir un «es­ta­do zen» con el que re­sis­tir pa­ta­le­tas cuan­do se dan por tri­pli­ca­do, tam­bién re­co­no­ce que to­do es­tá re­sul­tan­do más fá­cil des­de que co­no­ce a otras ma­dres que de­ci­die­ron afron­tar la ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio. «Va­rias mu­je­res que ha­bía­mos acu­di­do a la do­na­ción de semen nos co­no­ci­mos por In­ter­net y po­co a po­co nos fui­mos dan­do cuen­ta de que ca­da vez éra­mos más, así que de­ci­di­mos for­ma­li­zar una aso­cia­ción, Ma­dres Sol­te­ras Por Elec­ción (www.ma­dres­sol­te­ras­po­re­lec­cion.org) pa­ra re­sol­ver du­das, dar­nos apo­yo mo­ral y emo­cio­nal, or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des y, so­bre to­do, dar a co­no­cer nues­tro mo­de­lo de fa­mi­lia, que por suer­te hoy es uno más, ni me­jor ni peor», cuen­ta. Prue­ba de ello es que mu­chos co­le­gios han de­ja­do de ce­le- brar el día del pa­dre o de la ma­dre pa­ra fes­te­jar el día de las fa­mi­lias.

Sin em­bar­go, aún exis­ten cier­tas tra­bas. «Re­cuer­do que cuan­do en ca­sa di­je que que­ría te­ner un se­gun­do hi­jo no lo re­ci­bie­ron muy bien», cuen­ta. «Pa­ra mu­chas mu­je­res, con un hi­jo ya es­tá re­suel­to su de­seo de ser ma­dre, pe­ro yo que­ría for­mar una fa­mi­lia más am­plia, so­bre to­do por­que me di cuen­ta de que sien­do Ro­dri­go y yo so­los se crea­ba un círcu­lo muy ce­rra­do, de­ma­sia­do nu­clear. Y aun­que mi fa­mi­lia me apo­yó la pri­me­ra vez, que tu­vie­ra más hi­jos sin un pa­dre les pa­re­cía de­ma­sia­do. Aun así, co­mo era mi pro­yec­to, se­guí ade­lan­te. ¡Lo que no sa­bía era que ven­drían dos! Aho­ra están en­can­ta­dos, pe­ro el apo­yo ini­cial es com­pli­ca­do», ex­pli­ca, y aña­de que de ha­ber po­di­do ele­gir, ella hu­bie­ra op­ta­do por te­ner hi­jos con una pa­re­ja y que su si­tua­ción co­mo fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal tie­ne sus pros y sus con­tras. «¿Lo ma­lo? Que las si­tua­cio­nes com­pli­ca­das, por ejem­plo, cuan­do uno de ellos se po­ne en­fer­mo, no las com­par­tes. ¿Lo bueno? Que no tie­nes que ne­go­ciar na­da con na­die, ade­más de que los mo­men­tos bue­nos son más in­ten­sos por­que ellos tie­nen to­do tu tiem­po», re­su­me.

Por eso ase­gu­ra que una vez he­cho el due­lo por la fa­mi­lia clá­si­ca que ya no ten­drá, «aun­que eso no sig­ni­fi­ca que el prín­ci­pe azul no va­ya a apa­re­cer nun­ca, so­lo que si apa­re­ce lo ha­rá más tar­de», se dis­fru­ta, y mu­cho, de la fa­mi­lia crea­da. Ha­ce unos me­ses, Eva y sus tres hi­jos cam­bia­ron de ca­sa por­que la an­te­rior se les ha­bía que­da­do pe­que­ña. Y en­ton­ces vol­vió a re­cor­dar a Ro­dri­go qué ha­cer en ca­so de que un día, al vol­ver del co­le, se en­con­tra­ra con que ella no se po­día mo­ver o es­tu­vie­ra in­cons­cien­te. Es su plan de emer­gen­cias: lla­mar al ve­cino, si no abre, al si­guien­te ve­cino, si tam­po­co, al ter­ce­ro. «Apren­des a ser muy re­so­lu­ti­va, por­que no es lo mis­mo com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des con otra per­so­na que el que to­das re­cai­gan so­bre ti. Pe­ro con eso y mu­cha or­ga­ni­za­ción en los ho­ra­rios –a las nue­ve de la no­che to­do el mun­do ya se ha ba­ña­do, ce­na­do y es­tá en la ca­ma–, la ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio no es muy di­fe­ren­te de la ma­ter­ni­dad en pa­re­ja. ¿Que es du­ro? En oca­sio­nes. Pe­ro tam­bién muy gra­ti­fi­can­te», di­ce con una son­ri­sa que Ro­dri­go le de­vuel­ve cóm­pli­ce. Mien­tras tan­to, Martín abra­za su pier­na y Ai­ta­na, la más in­de­pen­dien­te, de­ci­de que es mo­men­to de unir­se al trío.

«Sien­do ma­dre sol­te­ra ad­quie­res un es­ta­do zen que te ayu­da a re­sis­tir tres pa­ta­le­tas a la vez»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.