El co­rra­li­to Ma­nual de uso

Com­pen­sa el rato que pa­sa en el par­que con mo­men­tos de jue­go li­bre

Ser Padres - - FICHA PRÁCTICA -

El par­que o co­rra­li­to ofre­ce un es­pa­cio se­gu­ro don­de de­jar al be­bé en esas oca­sio­nes en las que no es po­si­ble vi­gi­lar­le. Pe­ro cui­da­do, es un lu­gar don­de el pe­que­ño no se mue­ve li­bre­men­te y, por lo tan­to, don­de no pue­de ejer­ci­tar mo­vi­mien­tos que ne­ce­si­ta prac­ti­car pa­ra cre­cer bien. El co­rra­li­to tam­bién le im­pi­de des­cu­brir por sí mis­mo no­ve­da­des que so­lo po­dría en­con­trar si le de­ja­mos ex­plo­rar, mo­ver­se de un la­do pa­ra otro.

El par­que es un lu­gar don­de el pe­que­ño se en­tre­tie­ne por un rato, no don­de le en­ce­rra­mos.

En su in­te­rior ha de te­ner ju­gue­tes ap­tos pa­ra su edad, que sa­cien su cu­rio­si­dad de ex­plo­rar e in­ves­ti­gar. Si es un be­bé pe­que­ño, cuel­ga al­gu­nos de te­la, go­ma o so­no­ros a di­fe­ren­tes al­tu­ras. Y si es ma­yor, pro­cu­ra que no ha­ya co­sas muy vo­lu­mi­no­sas por­que po­dría usar­las pa­ra tre­par.

No es ne­ce­sa­rio lle­nar el es­pa­cio de ju­gue­tes, con unos po­co bas­tan. Eso sí, una bue­na idea es re­no­var­los to­dos los días pa­ra que no se abu­rra.

Mue­ve el co­rra­li­to al lu­gar don­de es­tés o don­de es­té el res­to de la fa­mi­lia pa­ra que os vea. Y si no se pue­de, al me­nos há­bla­le pa­ra que no se sien­ta so­lo.

A par­tir de los ocho o diez me­ses, mu­chos ni­ños se re­sis­ten a usar­lo. Con­vie­ne no for­zar­les; y si es­to es im­po­si­ble, al me­nos res­trin­gir su uso lo má­xi­mo po­si­ble.

Ale­ja el par­que de las ca­le­fac­cio­nes o de es­tan­te­rías por­que, sin que­rer, po­dría caer al­go y ha­cer­le da­ño. Tam­po­co es bue­na idea co­lo­car­lo en me­dio de una co­rrien­te de ai­re. Es cier­to que los ni­ños pe­que­ños ne­ce­si­tan es­pa­cio y opor­tu­ni­da­des de mo­ver­se li­bre­men­te, pe­ro tam­bién hay ve­ces que no hay más re­me­dio que de­jar al ni­ño en el co­rra­li­to por más tiem­po del desea­do (¡hay que po­ner la­va­do­ras, co­ci­nar...!). No hay que sen­tir­se la peor ma­dre cuan­do se abu­sa un po­qui­to de él. Si no nos pa­sa­mos, no va a afec­tar a su de­sa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.