De­ma­sia­dos re­ga­los. Tie­ne te­rror a los pe­rros.

Ser Padres - - ASÍ CRECE -

La aso­cia­ción en­tre fe­chas na­vi­de­ñas y re­ga­los ya es al­go in­di­so­lu­ble. Pa­ra bien o pa­ra mal, no se en­tien­den las unas sin los otros. Y los pa­dres pue­den y de­ben pre­gun­tar­se cuál es el me­jor mo­do de acer­tar a la ho­ra de ha­cer re­ga­los a sus hi­jos.

¿Hay que re­ga­lar­les todo lo que pi­den? Ha­brá que en­con­trar un pun­to de equi­li­brio. En al­gu­na me­di­da hay que tra­tar de com­pla­cer­les, por­que es­tas son fies­tas de ilu­sión. Sin em­bar­go, tam­bién hay que pen­sar que sus gus­tos no son in­fa­li­bles y que po­de­mos y de­be­mos orien­tar­les, am­pliar sus ho­ri­zon­tes e in­fluir so­bre ellos cuan­do pi­dan un ju­gue­te que no nos pa­re­ce ade­cua­do.

Pa­ra em­pe­zar, po­de­mos ayu­dar­les a re­dac­tar la car­ta a los Re­yes y pre­gun­tar­les por qué eli­gen esos ju­gue­tes. Mu­chas ve­ces la úni­ca in­for­ma­ción que tie­nen es un anun­cio de la te­le. Una vi­si­ta a la tien­da per­mi­te orien­tar­les ha­cia los ju­gue­tes que más les per­mi­ti­rán dis­fru­tar.

Tam­bién de­be­mos sor­pren­der­los con co­sas que no es­pe­ra­ban. Por ejem­plo, hay que re­ga­lar­les li­bros, que a eda­des tem­pra­nas se­rán na­tu­ral­men­te cuen­tos ilus­tra­dos. Tam­bién de­be­mos pen­sar en los ju­gue­tes edu­ca­ti­vos, aun­que sin exa­ge­rar ni ol­vi­dar que un ju­gue­te, an­te todo, de­be ha­cer dis­fru­tar. No hay que pe­car de ta­ca­ños, pe­ro tam­po­co de ma­ni­rro­tos. Un ex­ce­so de re­ga­los abru­ma y dis­per­sa a los ni­ños, y ade­más la ex- ce­si­va can­ti­dad qui­ta va­lor a los re­ga­los. No es bueno ha­cer­le el jue­go a un con­su­mis­mo exa­ge­ra­do. De­be­mos, ade­más, ha­cer de me­dia­do­res en­tre los ni­ños y la pu­bli­ci­dad, an­te la cual es­tán in­de­fen­sos. Pe­ro sin ol­vi­dar­nos de sus gus­tos y ca­pri­chos, que son muy res­pe­ta­bles, del mis­mo mo­do que tam­bién a ve­ces no­so­tros nos con­ce­de­mos cier­tos gus­tos por­que sí y por­que nos pla­ce.

A los ami­gos y pa­rien­tes po­de­mos dar­les pis­tas, así evi­ta­re­mos que re­ga­len co­sas inade­cua­das o re­pe­ti­das. Si tien­den a ex­ce­der­se, con­vie­ne acon­se­jar­les que no com­pren de­ma­sia­do. In­clu­so, po­de­mos acep­tar di­ne­ro y ha­cer la com­pra en su lu­gar. Hay otras co­sas con las que se pue­de sor­pren­der a un ni­ño, ade­más de ju­gue­tes. Una vi­si­ta al zoo, una tar­de en el ci­ne o en el tea­tro, aun­que no los trai­gan los Re­yes Ma­gos ni Pa­pá Noel, son a ve­ces re­ga­los mu­cho más va­lio­sos.

¿Les re­ga­la­mos lo que pi­den o, por el con­tra­rio, lo que a no­so­tros nos pa­re­ce más con­ve­nien­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.