Es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na

En re­po­so «has­ta nue­va or­den»

Ser Padres - - PARTO - Ge­ma Mag­da­leno del Rey,

Pre­sen­tes en di­fe­ren­tes ni­ve­les a lo lar­go de to­da la vi­da de la mu­jer des­de el na­ci­mien­to, par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en la con­cep­ción y en el man­te­ni­mien­to de la ges­ta­ción. No tie­nen un pa­pel pro­ta­go­nis­ta du­ran­te el par­to, aun­que sí es­tán im­pli­ca­das in­di­rec­ta­men­te en el ini­cio, pues­to que son ne­ce­sa­rios unos de­ter­mi­na­dos ni­ve­les de am­bas pa­ra que la em­ba­ra­za­da se pon­ga de par­to.

Du­ran­te el puer­pe­rio, si la ma­dre da el pe­cho, los ni­ve­les de am­bas hor­mo­nas es­tán fre­na­dos por el efec­to de otra hor­mo­na, la pro­lac­ti­na, que es la res­pon­sa­ble de la pro­duc­ción de le­che.

Du­ran­te

el em­ba­ra­zo y el par­to la ma­dre no es un or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te.

El fe­to que se nu­tre de ella re­ci­be to­dos los es­tí­mu­los del ex­te­rior en for­ma de sus­tan­cias químicas. Las hor­mo­nas que in­ter­vie­nen en el par­to son un equi­pa­je que lle­va pues­to el ni­ño al na­cer y que pue­den in­ter­fe­rir en su com­por­ta­mien­to en sus pri­me­ros días de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.