Cui­da­do­ra.

Ser Padres - - ASÍ CRECE -

De­be ga­nar­se el res­pe­to.

Mu­chas ve­ces los pa­dres te­ne­mos que re­cu­rrir a ni­ñe­ras pa­ra cu­brir nues­tro ho­ra­rio de tra­ba­jo o sim­ple­men­te pa­ra te­ner al­go de tiem­po li­bre. Ade­más de ayu­dar­nos, la cui­da­do­ra tie­ne la fun­ción de par­ti­ci­par en la edu­ca­ción de nues­tros hi­jos cuan­do no es­ta­mos, de ahí que sea im­por­tan­te que los ni­ños la res­pe­ten y la vean co­mo una fi­gu­ra de au­to­ri­dad. Si no es­tá dan­do esa ima­gen pue­de ser por mu­chos fac­to­res: es inex­per­ta, tal vez jo­ven, es ex­tran­je­ra y se sien­te in­se­gu­ra so­bre có­mo ac­tuar con los ni­ños, los ve muy de vez en cuan­do... Y en­ton­ces, se­gu­ra­men­te, se pro­duz­can pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to o, ha­blan­do en pla­ta, que pa­sen olím­pi­ca­men­te de ella. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra que la res­pe­ten?

Ser cla­ros. To­das las per­so­nas que par­ti­ci­pan en la edu­ca­ción y el cui­da­do de nues­tros hi­jos tie­nen que es­tar en el mis­mo bar­co. Los ni­ños son au­tén­ti­cos ex­per­tos en po­ner a prue­ba a los adul­tos y lo ha­rán cons­tan­te­men­te. Co­mo Ar­tu­ro sa­be que su ma­dre no le va a com­prar bo­llos al sa­lir del co­le, se­gu­ra­men­te pro­ba­rá con la abue­la que le re­co­ge es­ta tar­de o con la can­gu­ro la se­ma­na que vie­ne, a ver si cue­la. Por su­pues­to, ca­da per­so­na tie­ne su pro­pio es­ti­lo e in­ten­ta­rá ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble se­gún se pre­sen­te la oca­sión, pe­ro es im­por­tan­te es­tar de acuer­do en unas nor­mas bá­si­cas: si la bo­lle­ría in­dus­trial es­tá prohi­bi­da y la ho­ra de acos­tar­se es a las ocho y me­dia, to­dos te­ne­mos que es­tar al tan­to de es­tas nor­mas y po­ner­las en prác­ti­ca.

Dar au­to­ri­dad. Los pe­que­ños tie­nen que per­ci­bir que la ni­ñe­ra es una pro­lon­ga­ción de la au­to­ri­dad de los pa­dres. Por lo tan­to, ella de­be sa­ber cuá­les son los lí­mi­tes y qué ha­cer si los ni­ños los so­bre­pa­san y des­obe­de­cen. «El pe­que­ño al que cui­da­ba el año pa­sa­do te­nía mu­cho ge­nio», ex­pli­ca Arely, nanny de un ni­ño de cin­co años. «Un día es­tá­ba­mos con su ma­dre en la pis­ci­na y me in­sul­tó. Ella no di­jo ab­so­lu­ta­men­te na­da, ni si­quie­ra le re­ga­ñó», cuen­ta.

Una bue­na for­ma de que los ni­ños obe­dez­can, tam­bién a la ni­ñe­ra, es es­ta­ble­cer una ta­bla de pun­tos y que con­ti­núe du­ran­te el ho­ra­rio laboral de la baby­sit­ter. Por ejem­plo, si va­mos a pre­miar a nues­tro hi­jo por re­co­ger sus ju­gue­tes, le pue­de en­tre­gar una pe­ga­ti­na si tam­bién lo ha­ce con ella. Del mis­mo mo­do, si el ni­ño se ha por­ta­do re­ma­ta­da­men­te mal y su nanny le ha cas­ti­ga­do sin te­le, hay que cum­plir­lo. Si no es­ta­mos de acuer­do con al­gu­na de sus de­ci­sio­nes, se lo co­men­ta­mos, pe­ro nun­ca de­lan­te del ni­ño. Con el te­ma de la dis­ci­pli­na te­ne­mos que ser muy cla­ros con nues­tro es­ti­lo y de­cír­se­lo a ella: si so­mos par­ti­da­rios de la si­lla de pen­sar, que los cas­ti­gos se de­jan pa­ra ca­sos ex­tre­mos, que nun­ca pe­ga­mos...

Ru­ti­nas y nor­mas. Ho­ra­rios de es­tu­dio, de te­le, de ju­gar, de sue­ño... Aun­que se­gu­ra­men­te in­ten­ta­rán sal­tár­se­los a la to­re­ra en cuan­to ten­gan opor­tu­ni­dad, a los ni­ños las ru­ti­nas les dan se­gu­ri­dad, por eso es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te que se cum­plan cuan­do sus fi­gu­ras de re­fe­ren­cia es­tán le­jos. Tam­bién es con­ve­nien­te se­guir esos ri­tua­les del día a día: nos ba­ña­mos y ce­na­mos (no al re­vés), uti­li­zo mi va­so ro­jo pa­ra be­ber agua...

Co­mu­ni­ca­ción flui­da en el día a día. So­mos los que me­jor sa­be­mos có­mo fun­cio­nan nues­tros hi­jos y en qué fa­se es­tán. To­da esa in­for­ma­ción, aun­que a ve­ces pa­rez­ca irre­le­van­te, es muy útil pa­ra la per­so­na que los cui­da: «Des­pués de que la ni­ñe­ra me con­ta­ra, llo­ran­do, que no po­día más y que iba a de­jar el tra­ba­jo, nos pu­si­mos a ha­blar de los pro­ble­mas con­cre­tos. Al fi­nal, se tra­ta­ba sim­ple­men­te de un te­ma de tiem­pos. Mi hi­jo se po­ne in­so­por­ta­ble cuan­do le obli­gan a ha­cer las co­sas de­pri­sa. Bas­tó con com­par­tir mis tru­cos con la cui­da­do­ra: avi­sar­le con diez mi­nu­tos de que tie­ne que de­jar de ju­gar, em­pe­zar a pre­pa­rar­nos an­tes cuan­do te­ne­mos que sa­lir a la ca­lle... A par­tir de ahí todo fue me­jor», nos cuen­ta Ce­lia. Si es­ta­mos po­nien­do en mar­cha una nue­va es­tra­te­gia o un cam­bio de há­bi­tos, tam­bién han de ha­cer­se con la nanny. Del mis­mo mo­do, si nues­tro hi­jo ha es­ta­do el fin de se­ma­na pa­chu­cho, tie­ne pro­ble­mas en el co­le, es­tá dur­mien­do mal... su cui­da­do­ra tie­ne que sa­ber­lo.

Es im­por­tan­te bus­car el mo­men­to ade­cua­do pa­ra ha­blar con ella. Mu­chas ve­ces se tra­ta de con­ver­sa­cio­nes apre­su­ra­das en la puer­ta del co­le­gio o cuan­do la cui­da­do­ra ya es­tá fue­ra de su ho­ra­rio laboral. Hay que bus­car el mo­men­to de po­der char­lar tran­qui­la­men­te y, ade­más, uti­li­zar los me­dios a nues­tro al­can­ce pa­ra que la co­mu­ni­ca­ción sea flui­da (un What­sApp pa­ra pre­gun­tar­le có­mo ha co­mi­do, un mail a me­dia ma­ña­na del lu­nes con­tán­do­le qué he­mos he­cho el fin de se­ma­na...). Y por su­pues­to, pa­ra que sea co­mu­ni­ca­ción real, tie­ne que ser bi­di­rec­cio­nal. La ni­ñe­ra, ya sea por la can­ti­dad de ho­ras que pa­sa con nues­tros hi­jos o bien por sus ex­pe­rien­cias con otros pe­que­ños, pue­de com­par­tir es­tra­te­gias o ideas que nos pue­den ve­nir muy bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.