¿Son so­lo ca­pri­chos?

Ser Padres - - EMBARAZO - Iván Mo­reno Ase­so­ras: Ana Fer­nán­dez, ma­tro­na (www.cen­tro­mi­ma­tro­na.com). Sa­ra Jort, psi­có­lo­ga pe­ri­na­tal (www.sa­ra­jort.es).

Los an­to­jos del em­ba­ra­zo si­guen sien­do un mis­te­rio que la cien­cia no ha re­suel­to por com­ple­to.

¿Qué pro­vo­ca que una mu­jer sien­ta re­pen­ti­na­men­te el de­seo irre­fre­na­ble de to­mar pe­pi­ni­llos en vi­na­gre? ¿Por qué le gus­ta lo que an­tes ni mi­ra­ba o no so­por­ta aque­llo que en otra épo­ca se co­mía con tan­to pla­cer? ¿Es su cau­sa fi­sio­ló­gi­ca, psi­co­ló­gi­ca, des­co­no­ci­da? ¿Qué fi­na­li­dad tie­nen es­tos cam­bios? ¿Qué de­be­mos ha­cer, re­fre­nar­los o sa­tis­fa­cer­los? ¿Tie­nen al­go que ver con las fa­mo­sas mar­cas en la piel del be­bé?

Pues em­pe­ce­mos por el fi­nal por­que es aque­llo en lo que hay más una­ni­mi­dad: no, los an­to­jos no tie­nen na­da que ver con las man­chas en la piel de los be­bés. «Era al­go que se de­cía an­tes por­que los an­to­jos eran tan fre­cuen­tes co­mo las man­chas en el be­bé», se­ña­la la ma­tro­na Ana Fer­nán­dez. Así se re­la­cio­na­ban los fre­cuen­tes y lla­ma­ti­vos an­to­jos y las fre­cuen­tes, lla­ma­ti­vas y mis­te­rio­sas mar­cas en la piel de los be­bés.

No se­guir los an­to­jos, por lo tan­to, no tie­ne con­se­cuen­cias de es­te ti­po, pe­ro ¿de­be sa­tis­fa­cer­los la em­ba­ra­za­da o re­fre­nar­los? An­tes de res­pon­der a es­ta cues­tión, ana­li­ce­mos las po­si­bles cau­sas: en fun­ción de ca­da una de­ci­di­re­mos có­mo afron­tar­los.

¿Ne­ce­si­ta­mos pe­pi­ni­llos?

Una de las ra­zo­nes más de­fen­di­das es la de que co­mo el em­ba­ra­zo cam­bia la fi­sio­lo­gía de la ma­dre, es­ta re­quie­re de nue­vos nu­trien­tes o sus­tan­cias de los que qui­zá ca­re­ce o es­tá es­ca­sa. Así se re­la­cio­na el an­to­jo de los pe­pi­ni­llos con fal­ta de áci­do en el es­tó­ma­go en una eta­pa en la que la diges- tión sue­le ha­cer­se más len­ta y se aso­cia el an­to­jo de dul­ce con des­com­pen­sa­cio­nes en la cur­va de la glu­co­sa. ¿Ocu­rre con to­dos los an­to­jos, tam­bién con el de pa­ta­tas fri­tas o el de fre­sas?

«Se­gún mi ex­pe­rien­cia, los an­to­jos sue­len re­ve­lar des­equi­li­brios en la ali­men­ta­ción», afir­ma la ma­tro­na Ana Fer­nán­dez. «Por ejem­plo, cuan­do hay mu­cha ape­ten­cia de dul­ce sue­le ha­ber des­equi­li­brio de mi­cro­nu­trien­tes o la glu­ce­mia es­tá des­com­pen­sa­da», apun­ta. Y lo mis­mo pue­de re­ve­lar el de­seo de to­mar mu­chos fri­tos, un des­equi­li­brio, ¿pue­de que ne­ce­si­te­mos más gra­sas? En re­su­men: sí, los an­to­jos pue­den re­ve­lar una des­com­pen­sa­ción o una ca­ren­cia. Sin em­bar­go no he­mos de in­ter­pre­tar­la al pie de la le­tra.

No se tra­ta tan­to de com­pen­sar­la con un ali­men­to con­cre­to co­mo de ha­cer cam­bios glo­ba­les en nues­tra ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da. «Nor­mal­men­te des­apa­re­cen ha­cien­do co­mi­das más fre­cuen­tes, más va­ria­das (que ten­gan de todo un po­co), con pro­duc­tos fres­cos de tem­po­ra­da o bio­ló­gi­cos, de ca­li­dad», afir­ma es­ta ma­tro­na.

¿Y los an­to­jos, qué ha­ce­mos con ellos? «Sa­tis­fa­cer­los», afir­ma la ma­tro­na. «Aun­que me­jor en pe­que­ñas can­ti­da­des so­bre todo si no son muy sa­lu­da­bles», con­clu­ye Ana Fer­nán­dez.

¿Ha­brán si­do las hor­mo­nas?

Hay teo­rías só­li­das que apun­tan a que los cam­bios re­pen­ti­nos en las ape­ten­cias y ma­nías ali­men­ta­rias son re­sul­ta­do de las al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les que se pro­du­cen du­ran­te la ges­ta­ción. Se ha com­pro­ba­do que es­tas afec­tan al ol­fa­to y al gus­to y eso pue­de dar lu­gar a que nos asal­ten las náu­seas an­te un olor con­cre­to al abrir la ne­ve­ra («la ham­bur­gue­sa», re­cuer­da Lour­des), y em­pe­ce­mos a mos­trar in­te­rés por ali­men­tos has­ta el mo­men­to ig­no­ra­dos («los he­la­dos», re­co­no­ce Inés, que ja­más los ha­bía so­por­ta­do).

De­ci­mos que se de­ben a un cam­bio hor­mo­nal, pe­ro ¿tie­ne es­ta al­te­ra­ción al­gu­na fi­na­li­dad o de­be­mos pen­sar que las mo­di­fi­ca­cio­nes que se pro­du­cen en dos sen­ti­dos vi­ta­les pa­ra nues­tra su­per­vi­ven­cia son ca­sua­les, un efec­to se­cun­da­rio de otras al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les? Es al­go que los es­tu­dios cien­tí­fi­cos aún no han acla­ra­do, aun­que la ex­pe­rien­cia apun­ta a que po­de­mos, al me­nos, con­si­de­rar la idea de que los cam­bios en el gus­to y en el ol­fa­to for­man par­te de ese in­te­li­gen­te sis­te­ma que pro­te­ge a la ma­dre y al be­bé.

Es una bue­na me­di­da evi­tar lo que nos da nau­seas («de to­das for­mas es im­po­si­ble co­mer­lo», con­fir­ma Ju­lia) y sa­tis­fa­cer el an­to­jo en pe­que­ñas can­ti­da­des, mien­tras nos re­plan­tea­mos nues­tra ali­men­ta­ción ha­cia un mo­de­lo más equi­li­bra­do y sa­lu­da­ble.

¿En­ton­ces no es psi­co­ló­gi­co?

Se ha di­cho que los an­to­jos pue­den ser una for­ma de lla­mar la aten­ción de la em­ba­ra­za­da; tam­bién se di­ce que los an­to­jos son «psi­co­ló­gi­cos» dan­do a en­ten­der que no son « reales » . ¿ Es es­to cier­to? No, así plan­tea­do. Pe­ro sí es ver­dad que al­gu­nos an­to­jos (no to­dos) pue­den es­tar re­la­cio­na­dos con el es­ta­do emo­cio­nal de la fu­tu­ra ma­dre.

A ve­ces, no so­lo en el em­ba­ra­zo, el de­seo de cier­tos ali­men­tos pue­de ser con­se­cuen­cia de «una ne­ce­si­dad des­pla­za­da», ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Sa­ra Jort. Du­ran­te la ges­ta­ción apa­re­cen nue­vas ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les. Una for­ma de «re­sol­ver­las» (cuan­do no sa­be­mos có­mo ha­cer­lo) pue­de ser des­pla­zar la de­man­da emo­cio­nal a una fí­si­ca y sa­tis­fa­cer­la a tra­vés de ali­men­tos. Aun­que, cla­ro, es­tos no re­suel­ven la au­tén­ti­ca ca­ren­cia.

«Po­de­mos dar­nos cuen­ta de que al­go su­ce­de, pe­ro no sa­be­mos qué –afir­ma Sa­ra Jort–. Es el mo­men­to de pre­gun­tar­nos qué nos es­tá fal­tan­do: apo­yo, com­pren­sión, de­di­ca­ción, etc. Po­de­mos bus­car emo­cio­nes que tie­nen que ver con nues­tra re­la­ción de pa­re­ja o con otros: ¿qué es­toy ne­ce­si­tan­do (y no ten­go)?», con­cre­ta. «Y, por su­pues­to, no des­car­ta­ría ha­cer­me un aná­li­sis de san­gre, por­que se­pa­ra­mos lo fí­si­co de lo emo­cio­nal con mu­cha fa­ci­li­dad, pe­ro van de la mano», con­clu­ye.

Sue­len re­ve­lar des­equi­li­brios en la ali­men­ta­ción. Cuan­do la ma­dre co­me me­jor es­tos des­apa­re­cen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.