Una lar­ga no­che en la du­cha

Ser Padres - - ASÍ FUE MI PARTO - Na­dia Martínez Co­ro­na (Pon­te­ve­dra)

Jus­to dos días an­tes de sa­lir de cuen­tas, es­ta­ba en casa y em­pe­cé con con­trac­cio­nes re­gu­la­res ca­da tres mi­nu­tos. Des­pués de es­pe­rar una ho­ra co­mo me ha­bía acon­se­ja­do la ma­tro­na, de­ci­di­mos ir al hos­pi­tal. In­gre­sé a las diez de la no­che, di­la­ta­da so­lo de 1 cm pe­ro con las con­trac­cio­nes ca­da vez más fre­cuen­tes, do­lo­ro­sas e in­ten­sas. Así pa­sé una lar­ga y do­lo­ro­sa no­che me­ti­da en la du­cha de la sa­la de di­la­ta­ción, pues las con­trac­cio­nes no me de­ja­ban dor­mir. Al día si­guien­te a la una de la tar- de, ya di­la­ta­da de 3 cm, me pu­sie­ron la ma­ra­vi­llo­sa epi­du­ral y, a par­tir de ahí, todo fue so­bre rue­das has­ta que a las diez de la no­che, a so­lo dos ho­ras de la fe­cha en que sa­lía de cuen­tas, por fin tu­ve a mi ben­di­to ángel en mis bra­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.