Per­dón

Ser Padres - - MODALES -

Hu­go pe­ga a Juan en el par­que. En reali­dad le ha da­do un em­pu­jón pa­ra su­bir­se an­tes al to­bo­gán, pe­ro Juan se ha caí­do y es­tá llo­ran­do. En vez de gri­tar: «Hu­go, ¡no! ¡¿Qué se di­ce?!», po­de­mos ha­blar con él pa­ra trans­mi­tir­le lo que de ver­dad im­por­ta: «Cuan­do se lo ex­pli­ca­mos y en­tien­de los mo­ti­vos, lo ha­ce su­yo: ya sa­be por qué no de­be pe­gar, ha in­terio­ri­za­do la nor­ma», re­cuer­da la ca­te­drá­ti­ca. La si­guien­te es­truc­tu­ra nos pue­de ayu­dar cuan­do se trans­gre­den nor­mas que po­nen en pe­li­gro la con­vi­ven­cia: a) Re­cor­dar­le la nor­ma de for­ma cla­ra y sen­ci­lla. b) Ex­pli­car­le los mo­ti­vos pa­ra cum­plir­la. c) Mos­trar­le las con­se­cuen­cias de sus ac­tos pa­ra él y pa­ra los otros, ape­lan­do a la na­tu­ral em­pa­tía que sien­ten los ni­ños y ayu­dán­do­le a po­ner­se en el lu­gar del otro.

En el ca­so an­te­rior, po­dría­mos de­cir­le (con tono se­rio, mi­rán­do­le a los ojos, sin gri­tar): «Yo te he di­cho que no se pue­de pe­gar. ¿Por qué? Por­que se ha­ce da­ño. ¿Te acuer­das de có­mo te due­le cuan­do te pe­gan a ti? Pues a Juan tam­bién le due­le. Ade­más, tam­bién es ma­lo pa­ra ti, por­que tú quie­res te­ner ami­gos, pe­ro si pe­gas los ni­ños no que­rrán ser tus ami­gos...». Pe­dir «per­dón» sir­ve, ade­más, pa­ra res­tau­rar las re­la­cio­nes: es im­por­tan­te en­se­ñar­les que uno pue­de ha­cer al­go mal, equi­vo­car­se y arre­glar­lo: «¿Te acuer­das de cuan­do ese ni­ño te pe­gó? Vino y te pi­dió per­dón y ya pu­dis­teis vol­ver a ju­gar jun­tos...», le po­de­mos re­cor­dar. No se tra­ta tan­to de de­cir­le lo que tie­ne que ha­cer (aun­que se lo po­de­mos su­ge­rir, a mo­do de ejem­plo), sino de que sea ca­paz de po­ner­se en el lu­gar del otro y pen­sar des­de ese lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.