Por fa­vor

Ser Padres - - MODALES - Li­dia Gar­cía-Fres­ne­da Ase­so­ra: Dra. María Jesús Fuen­tes Re­bo­llo, ca­te­drá­ti­ca de la fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga.

Nues­tra con­duc­ta es el me­jor ejem­plo y otra gran fuen­te de apren­di­za­je. El ni­ño po­ne mu­cha aten­ción a nues­tras con­duc­tas es­pon­tá­neas y no apren­de­rá lo mis­mo si al en­trar en la car­ni­ce­ría de­ci­mos: «Bue­nos días, me po­ne una pe­chu­ga de po­llo?» que si pe­di­mos di­rec­ta­men­te «una pe­chu­ga de po­llo». ¿Pen­sa­mos que el ni­ño nos ob­ser­va, te­ne­mos en cuen­ta a los de­más, nos po­ne­mos en su lu­gar, da­mos las gracias, pe­di­mos las co­sas por fa­vor, con una son­ri­sa, con el ce­ño frun­ci­do?

In­terio­ri­zar las nor­mas de con­vi­ven­cia con los de­más y po­ner­se en el lu­gar del otro es al­go que di­fí­cil­men­te pue­de dar­se si el ni­ño es­tá cen­tra­do en dar la res­pues­ta «co­rrec­ta» por mie­do a un cas­ti­go o pa­ra ha­cer fe­li­ces a los pa­dres.

Los mo­da­les son cues­tión de for­ma. Por eso son con­ven­cio­na­les, ar­bi­tra­rios: hay paí­ses en los que co­mer con las ma­nos es, sin du­da, lo más ele­gan­te. «Las for­mas son con­ven­cio­na­les, ca­da cul­tu­ra tie­ne las su­yas; tie­nen una im­por­tan­cia re­la­ti­va, fa­ci­li­tan las re­la­cio­nes», re­cuer­da la doc­to­ra Fuen­tes. Qui­zá es­te año nues­tro hi­jo no di­ga siem­pre «por fa­vor», pe­ro sí son­ría cuan­do pi­da las co­sas con de­li­ca­de­za, que es un «por fa­vor» bien gran­de y res­pe­tuo­so. Va­lo­re­mos los au­tén­ti­cos avan­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.