Mi ami­go de Pe­rú: un pro­yec­to so­li­da­rio de Ayu­da en Ac­ción pa­ra ni­ños.

¿Sabías que tus hi­jos pue­den apa­dri­nar a un ami­go de otro país con po­cos re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra em­pe­zar a par­ti­ci­par des­de pe­que­ñi­tos en el mun­do so­li­da­rio? Es la nue­va he­rra­mien­ta que Ayu­da en Ac­ción ha pues­to en mar­cha pa­ra crear víncu­los so­li­da­rios y

Ser Padres - - EN PORTADA ABRIL - Lo­la Tei­xi­do

Ma­ría Juan Leon­cio, y de nue­ve años, han des­cu­bier­to que com­par­ten un mon­tón de co­sas: los dos cum­plen años el mis­mo mes; su asig­na­tu­ra fa­vo­ri­ta es ma­te­má­ti­cas; a am­bos les gus­ta mu­cho el de­por­te, aun­que Ma­ría pre­fie­re el ju­do y Juan el fút­bol... Pe­ro tam­bién hay co­sas que los di­fe­ren­cian. Pa­ra em­pe­zar, él vi­ve en un pue­blo del nor­te de Pe­rú y ella, en Ma­drid; la co­mi­da pre­fe­ri­da de Juan es el arroz con ma­ris­co y la de Ma­ría, ma­ca­rro­nes con to­ma­te; Juan no tie­ne her­ma­nos y Ma­ría tie­ne uno, Lu­cas; cuan­do ella se le­van­ta pa­ra ir al co­le, el sol aún no ha sa­li­do pa­ra Juan («es que allí aho­ra es de no­che, ¡hay cin­co ho­ras de di­fe­ren­cia!», di­ce aña­dien­do que cuan­do no­so­tros es­ta­mos en verano en Pe­rú es in­vierno, y vi­ce­ver­sa). «Eso es bo­ni­to, que nos pa­rez­ca­mos en unas co­sas y en otras sea­mos di­fe­ren­tes. Es más di­ver­ti­do», co­men­ta. Po­co des­pués, aña­de otra fra­se. «Pe­ro no to­das las di­fe­ren­cias son bo­ni­tas. Yo voy al co­le en co­che y Juan tie­ne que an­dar mu­cho pa­ra lle­gar a su cla­se. Eso no es­tá bien. Igual que don­de vi­ve Juan, en mu­chos si­tios no hay agua po­ta­ble. Y en in­vierno a ve­ces pa­san frío por­que cues­ta mu­cho te­ner ra­dia­do­res. Por eso te­ne­mos que ayu­dar un po­co, pa­ra que a él no le cues­te tan­to lle­gar al co­le ni ten­ga que pa­sar frío», cuen­ta mien­tras su her­mano Lu­cas, que es­tá sen­ta­do jun­to a ella, la mira y asien­te con la ca­be­za. «Es co­mo cuan­do nos co­me­mos to­do por­que no es­tá bien ti­rar la co­mi­da. Tam­po­co es­tá bien que don­de vi­ve Juan las co­sas sean más di­fí­ci­les, ¿no?», co­men­ta.

Ese lu­gar don­de vi­ve su ami­go Juan es un pue­blo de la pro­vin­cia de Gran Chi­mú. Has­ta ha­ce unos me­ses Ma­ría no ha­bía oí­do ha­blar de él. Pe­ro un día acom­pa­ñó a su ma­dre a una char­la don­de da­ban a co­no­cer el pro­yec­to de apa­dri­na­mien­to en­tre ni­ños de la or­ga­ni­za­ción es­pa­ño­la de coope­ra­ción al desa­rro­llo Ayu­da en Ac­ción. Cuan­do vol­vió a ca­sa re­pe­tía con­ven­ci­da que que­ría ha­cer al­go. «A ella le im­pac­ta­ron las di­fi­cul­ta­des que te­nían al­gu­nos ni­ños pa­ra lle­gar al co­le­gio», cuen­ta Me­lis­sa, su ma­dre. «Ya es­ta­ba con­cien­cia­da con te­mas de dis­ca­pa­ci­dad por­que va a un co­le­gio de in­te­gra­ción don­de hay ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des so­bre to­do mo­to­ras, pe­ro no co­no­cía na­da re­la­cio­na­do con pro­yec­tos de coope­ra­ción y desa­rro­llo y le lla­mó la aten­ción».

Se in­for­ma­ron un po­co más, su­pie­ron que a tra­vés del apa­dri­na­mien­to en­tre ni­ños se pre­ten­día ayu­dar a 2.500 per­so­nas de Gran Chi­mú a tra­vés de pro­yec­tos de edu­ca­ción, al­fa­be­ti­za­ción de adul­tos, me­jo­ra de los cul­ti­vos y di­ver­si­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Y to­da la fa­mi­lia de Ma­ría pen­só que era una bue­na idea. «A mí me en­can­ta el vo­lun­ta­ria­do y ha­go lo que pue­do», di­ce Me­lis­sa, «pe­ro nun­ca an­tes ha­bía­mos apa­dri­na­do por­que no era el ti­po de co­la­bo­ra­ción que bus­ca­ba. Que­ría ha­cer al­go más que dar di­ne­ro sin más. Por eso me gus­tó la idea del apa­dri­na­mien­to en­tre ni­ños, por­que creo que las dos par­tes ga­nan. Pri­me­ro por­que se es­ta­ble­ce un con­tac­to di­rec­to de fa­mi­lia a fa­mi­lia, con to­do lo que eso en­ri­que­ce. Pe­ro tam­bién por­que creo que es bueno pa­ra Ma­ría que co­noz­ca otras reali­da­des, que se­pa que el mun­do no es per­fec­to y que hay gen­te que tie­ne que lu­char aún más pa­ra con­se­guir co­sas. Así apren­de que hay otras for­mas de ver la vi­da mien­tras co­la­bo­ra, por eso creo que es un be­ne­fi­cio mu­tuo», ex­pli­ca Me­lis­sa.

Mien­tras Me­lis­sa ha­bla, Ma­ría es­tá le­yen­do un cuen­to a su her­mano Lu­cas. En él apa­re­ce un pe­lu­che, We­du, vi­vien­do aventuras con su ami­ga es­pa­ño­la en Pe­rú, don­de se en­cuen­tran con otros ni­ños. Por eso Lu­cas tam­bién sa­be que Pe­rú es un país que es­tá muy le­jos, en Amé­ri­ca del Sur, don­de vi­ven ni­ños co­mo él pe­ro que no tie­nen las mis­mas co­sas. Aho­ra We­du acom­pa­ña a Lu­cas en sus sue­ños to­das las no­ches. «A los dos les hi­zo mu­cha ilu­sión re­ci­bir el pri­mer pa­que­te que te en­vían al apa­dri­nar, en el que ve­nía un pós­ter don­de Ma­ría apun­ta co­sas que com­par­te con Juan, la di­fe­ren­cia ho­ra­ria en­tre am­bos paí­ses, un ma­pa pa­ra que se­ña­le dón­de es­tá Es­pa­ña y dón­de Pe­rú..., ade­más de cuen­tos, có­mics y ac­ti­vi­da­des pa­ra ha­cer. Pe­ro re­ci­bir a We­du, un mu­ñe­co que

ha­ce de guía en ese via­je a otra reali­dad, fue to­da una re­vo­lu­ción», ex­pli­ca Me­lis­sa rien­do.

A Ma­ría tam­bién le hi­zo ilu­sión re­ci­bir a We­du, pe­ro cuan­do le pre­gun­ta­mos qué es lo que más le ha gus­ta­do del pro­yec­to de Ayu­da en Ac­ción no lo du­da un se­gun­do. «Re­ci­bir las car­tas de Juan. Eso es lo me­jor», di­ce. Re­cuer­da el día en que lle­gó la pri­me­ra de ellas a su bu­zón y pu­do em­pe­zar a co­no­cer a su ami­go de Pe­rú. «Me hi­zo mu­cha ilu­sión, por­que que­ría sa­ber có­mo vi­vía, qué ami­gos te­nía, lo que le gus­ta­ba... Me man­dó una fo­to su­ya y otra de su cla­se». En­ton­ces ella le es­cri­bió su pri­me­ra car­ta deseán­do­le una fe­liz Na­vi­dad. «La es­cri­bí sie­te ve­ces. La pri­me­ra en lá­piz y lue­go, co­mo siem­pre me equi­vo­ca­ba en al­go, la re­pe­tí has­ta que me sa­lió bien. Es­pe­ro que le ha­ya lle­ga­do ya», di­ce, y nos cuen­ta que en ella le de­cía que vi­vía con sus pa­dres y su her­mano Lu­cas o que ha­bía des­cu­bier­to que Juan ce­le­bra el cum­plea­ños el mis­mo día que su bi­sa­bue­la. «Me gus­ta te­ner un ami­go de otro país por­que así apren­do co­sas di­fe­ren­tes y a lo me­jor al­gún día pue­do ir a Pe­rú a co­no­cer­lo. Así pro­ba­ría el arroz con ma­ris­co, que si es el pla­to pre­fe­ri­do de Juan se­gu­ro que es­tá ri­co. Y si ade­más ayu­do en al­go que me ha­ce sen­tir bien, pues me­jor», di­ce.

Apa­dri­nar a un ami­go

Ma­ría y su her­ma­nos Lu­cas se co­mu­ni­can con su ami­go de Pe­rú por car­ta. Así, sa­ben cuál es su co­mi­da fa­vo­ri­ta o cuán­to tar­da en lle­gar a cla­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.