es­cu­char

Res­pe­tar al ni­ño, es­cu­char­le y aten­der sus de­man­das sin ver­las co­mo «un ca­pri­cho», sino co­mo ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des, son as­pec­tos cla­ve

Ser Padres - - EN PORTADA -

De­jar llo­rar a un ni­ño a pro­pó­si­to es una fal­ta de res­pe­to ha­cia su per­so­na. Cuan­do llo­ra por­que tie­ne ham­bre, frío o el pa­ñal su­cio, sa­tis­fa­ce­mos sus ne­ce­si­da­des. Pe­ro ¿y si sus lá­gri­mas son por­que es­tá ner­vio­so, con­fun­di­do, asus­ta­do, so­lo? «Mi ma­dre me de­cía co­sas co­mo: "Si ca­da vez que llo­ra le co­ges en bra­zos, lo vas a mal­criar. Tie­nes que de­jar­lo llo­rar en la cu­ni­ta has­ta que se acos­tum­bre". Pe­ro yo he com­pro­ba­do que es al re­vés. Pien­so que, si se sa­tis­fa­ce su ne­ce­si­dad de que lo ten­gan en bra­zos, ten­drá me­nos ca­ren­cias afec­ti­vas y ten­drá más fa­ci­li­dad pa­ra dar y re­ci­bir ca­ri­ño. Mi hi­jo ya tie­ne seis años y es un ni­ño in­de­pen­dien­te, fe­liz, que no ne­ce­si­ta lla­mar la aten­ción de ma­má a ca­da ra­to y sa­be desen­vol­ver­se con au­to­no­mía», nos cuen­ta Leo­nor, ma­dre de un ni­ño.

«Pa­ra mí hay dos re­glas de oro. La pri­me­ra, no de­jar­le llo­rar so­lo, que se­pa que es­toy ahí si quie­re mi con­sue­lo o sim­ple­men­te pa­ra acom­pa­ñar­lo y es­cu­char su que­ja, su ma­les­tar. Y la se­gun­da, no aho­gar sus lá­gri­mas con dis­trac­cio­nes o fra­ses co­mo "los ni­ños no llo­ran" o "no ha pa­sa­do na­da". Creo que es im­por­tan­te que se sien­tan acep­ta­dos y que­ri­dos con sus sen­ti­mien­tos, no so­lo cuan­do nos de­di­can una cau­ti­va­do­ra son­ri­sa, sino tam­bién cuan­do llo­ran con des­con­sue­lo o su llan­to nos re­sul­ta in­con­ve­nien­te. ¿No es eso el amor in­con­di­cio­nal?», apun­ta Nuria, ma­má de un be­bé.

Lau­ra Gut­man in­sis­te en que el ni­ño, a su ma­ne­ra, en­tien­de lo que le de­ci­mos. Ha­blar­le con voz suave y ex­pli­car­le lo que va­mos a ha­cer es otra for­ma de de­mos­trar­le que le te­ne­mos en cuen­ta. Es dis­tin­to cam­biar­le el pa­ñal ma­ni­pu­lán­do­le co­mo si fue­ra un mu­ñe­co que ha­cer­lo mi­rán­do­le a los ojos, ex­pli­cán­do­le lo que ha­ce­mos. La di­fe­ren­cia se no­ta en su son­ri­sa, en su mi­ra­da y en la for­ta­le­za del víncu­lo que crea con la per­so­na que le cui­da», apun­ta Ana Es­te­ban, ma­dre de dos hi­jos y téc­ni­co de guar­de­ría.

El par­to en ca­sa, la lac­tan­cia pro­lon­ga­da... To­das son op­cio­nes que se sa­len de lo co­rrien­te y es in­tere­san­te co­no­cer­las por­que, si no to­das, igual al­gu­na de ellas se ajus­ta a nues­tra pro­pia for­ma de en­ten­der el cui­da­do de los hi­jos. Mu­chas cues­tio­nan el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ofi­cial, la ali­men­ta­ción co­mer­cial, por lo que a ve­ces sus­ci­tan vi­ru­len­tas reac­cio­nes de re­cha­zo. «Lo más du­ro es que cier­tas elec­cio­nes cues­tio­nan la for­ma en que nos edu­ca­ron nues­tros pa­dres. Por eso, mu­chas ve­ces pro­vo­can su ta­jan­te des­apro­ba­ción», se­ña­la Nuria. «Mi ma­dre, por ejem­plo, me crió con bi­be­rón y no pue­de so­por­tar que si­ga dán­do­le pe­cho a mi hi­jo me­nor con cua­tro años», re­co­no­ce Jaz­mín, «ni que le dé ho­meo­pa­tía en vez de una bue­na do­sis de ibu­pro­feno cuan­do tie­ne fie­bre», aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.