no obli­gar

En la me­sa se tra­ta de res­pe­tar la au­to­no­mía del ni­ño, de­jar que co­ma so­lo y no obli­gar­le a in­ge­rir na­da que no quie­ra, co­mo reite­ra el pe­dia­tra Car­los Gon­zá­lez

Ser Padres - - EN PORTADA -

Ten­go que in­sis­tir en que se co­ma el bró­co­li, aun­que le en­tren ar­ca­das y se le ha­ga bo­la?», se pre­gun­ta Ju­lio Ba­sul­to en su li­bro Se me ha­ce bo­la (edi­to­rial De­bol­si­llo). «En ca­sa, más que en­se­ñar­les a co­mer [a mis hi­jas] (¿ha­ce fal­ta un pro­fe­sor pa­ra apren­der a abrir la bo­ca, mas­ti­car y tra­gar?), les en­se­ña­mos que sus de­seos se tie­nen en cuen­ta, son va­lo­ra­dos y res­pe­ta­dos. Con ello, apren­den a va­lo­rar y res­pe­tar al pró­ji­mo (¿có­mo se en­se­ña, sino con el ejem­plo?), y tam­bién a sen­tir que son mu­je­res va­lio­sas y res­pe­ta­bles», di­ce.

Pe­ro, si de­ja­mos a nues­tros hi­jos co­mer lo que quie­ran, ¿có­mo ve­lar por­que su ali­men­ta­ción sea sa­lu­da­ble y no se in­flen a gan­chi­tos? Ba­sul­to, nu­tri­cio­nis­ta, pro­po­ne una fá­cil so­lu­ción: te­ner en nues­tra cocina so­lo co­mi­da sa­na y eli­mi­nar la «ten­ta­ción» de nues­tras ne­ve­ras y ar­ma­rios. En la mis­ma lí­nea, la ma­yo­ría de las fa­mi­lias que op­tan por es­ta for­ma de crian­za pres­tan es­pe­cial aten- ción a lo que hi­jos y pa­dres se lle­van a la bo­ca.

«Nun­ca me ha­bía in­tere­sa­do por esas co­sas, pe­ro cuan­do me que­dé em­ba­ra­za­da, me em­pe­cé a preo­cu­par por lo que co­mía y, con la lac­tan­cia, to­da­vía más. Me in­for­mé so­bre los com­po­nen­tes de al­gu­nos ali­men­tos y so­bre los efec­tos de trans­gé­ni­cos y pes­ti­ci­das en el cuer­po hu­mano. Así fue co­mo me apun­té a una coope­ra­ti­va de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos y, des­pués de ha­ber pro­ba­do las fru­tas y verduras que se cultivan sin her­bi­ci­das ni in­sec­ti­ci­das, se no­ta la di­fe­ren­cia, aun­que so­lo sea en el sa­bor. Po­co a po­co, fui am­plian­do las com­pras a las tien­das de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, no so­la­men­te por­que en su preparació­n res­pe­tan el me­dio am­bien­te, tam­bién por­que sé que lo que le doy a mi ni­ño es sano y bueno pa­ra él. La co­mi­da ba­su­ra tam­bién la prue­ba, no pue­do evi­tar­lo, pe­ro lo ha­ce cuan­do va con un ami­go o con la abue­la. En ca­sa, no», ex­pli­ca Lau­ra, que dio de ma­mar a su hi­jo has­ta los tres años.

La crian­za al­ter­na­ti­va pre­fie­re con­fiar en la ca­pa­ci­dad del cuer­po pa­ra cu­rar­se y no es muy ami­ga de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. «Yo pien­so que, a ve­ces, los mé­di­cos ma­tan mos­cas a ca­ño­na­zos y tra­tan de eli­mi­nar los sín­to­mas a to­da cos­ta, sin fi­jar­se en qué los pro­vo­ca; por ejem­plo, dan­do al ni­ño an­ti­pi­ré­ti­co si tie­ne fie­bre. Si mis hi­jos hu­bie­ran te­ni­do al­go gra­ve, los ha­bría lle­va­do al hos­pi­tal, pe­ro no ha si­do el ca­so. Cuan­do han te­ni­do oti­tis o bron­qui­tis, se las he cu­ra­do con ho­meo­pa­tía. Los an­ti­bió­ti­cos no me gus­tan por­que, co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, son «an­ti-vi­da» y, ade­más de car­gar­se a las bac­te­rias, ma­tan la flo­ra na­tu­ral del cuer­po e im­pi­den que se de­fien­da por sí so­lo. Tam­bién tra­to de no de­le­gar ni de­jar la sa­lud de mis hi­jos en ma­nos de otros. Quie­ro to­mar mis de­ci­sio­nes con co­no­ci­mien­to de cau­sa», apun­ta Chu­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.