Ha­bla mal

Ser Padres - - EDUCAR HOY - Res­pon­de Luciano Mon­te­ro, Doc­tor en psi­co­lo­gía Au­tor del li­bro La aven­tu­ra de cre­cer Fuensanta (c. elec­tró­ni­co)

Mi hi­jo Lu­cas, de ca­si tres años, ha­bla fa­tal. Di­ce «pe­go» en vez de pe­rro, etc. Su me­jor ami­go, de la mis­ma edad, no tie­ne es­tos pro­ble­mas. ¿Tie­ne el mío al­gún pro­ble­ma? ¿Le lle­vo al lo­go­pe­da? Es­ta es la edad en la que al­gu­nos pa­dres em­pie­zan a preo­cu­par­se por el len­gua­je de sus hi­jos. Pe­ro, ¿no es de­ma­sia­do pron­to? Eso opi­nan al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas que, al ser con­sul­ta­dos por es­te mo­ti­vo, di­cen a los pa­dres que ten­gan pa­cien­cia, que ya irá el ni­ño ha­blan­do más y me­jor con el tiem­po. Y ese con­se­jo a ve­ces no es acer­ta­do, por­que los dos años no es de­ma­sia­do pron­to pa­ra de­tec­tar un po­si­ble re­tra­so o tras­torno del len­gua­je. A ve­ces de­tec­tar ya a es­ta edad un pro­ble­ma real pue­de evi­tar per­der un tiem­po pre­cio­so pa­ra re­me­diar­lo.

Con­vie­ne sa­ber qué se con­si­de­ra nor­mal a esa edad: el ni­ño de­be po­seer un vo­ca­bu­la­rio que abar­que al­gu­nas do­ce­nas de pa­la­bras, que se­rán tres­cien­tas o cua­tro­cien­tas al cum­plir los tres años. Ya hay mo­ti­vo pa­ra preo­cu­par­se si en­tre los die­ci­ocho y los vein­ti­cua­tro me­ses no ha­bla na­da o ca­si na­da, es de­cir, si no ar­ti­cu­la al me­nos quin­ce o vein­te pa­la­bras (aun­que sea ca­paz de ha­cer­se en­ten­der por gestos). Otra co­sa bien dis­tin­ta es có­mo pro­nun­cia esas pa­la­bras que co­no­ce. Has­ta los cua­tro años no pue­de es­pe­rar­se que ar­ti­cu­le bien to­dos los so­ni­dos. Y con los más di­fí­ci­les, co­mo la r, la j o la z, pue­de re­tra­sar­se su pro­nun­cia­ción co­rrec­ta has­ta in­clu­so los cin­co años.

En­tre el se­gun­do y el ter­cer cum­plea­ños, ade­más, de­ben apa­re­cer ya las ex­pre­sio­nes de más de una pa­la­bra. Sin em­bar­go, to­da­vía no pue­de es­pe­rar­se una cons­truc­ción per­fec­ta de esas fra­ses, que ten­drán so­lo dos o tres pa­la­bras. Así, «ne­né comé» o «mon­tá po­pó» de­ben pa­re­cer­nos ex­pre­sio­nes su­fi­cien­tes de que el ni­ño quie­re co­mer o quie­re mon­tar en el co­che. Si di­ce «ne­ne comé ca­ne» o «mon­tá po­pó pa­pá», la co­sa ya es pa­ra no­ta­ble.

Pe­ro si se ob­ser­va que un ni­ño no al­can­za es­tos mí­ni­mos, en­ton­ces no hay que du­dar en ha­cer­le exa­mi­nar. Cuan­do el re­tra­so es cla­ro, no tie­ne sen­ti­do es­pe­rar. Si el pe­que­ño no em­pie­za a ha­blar en el mar­gen de edad que le co­rres­pon­de, o si lo ha­ce con una es­ca­sez anor­mal, po­de­mos ha­llar­nos an­te dos pro­ble­mas. Uno: un tras­torno que afec­te ex­clu­si­va­men­te al len­gua­je, por ejem­plo, un Tras­torno Es­pe­cí­fi­co del Len­gua­je. Y dos: un sín­to­ma de otro pro­ble­ma, co­mo pro­ble­mas au­di­ti­vos, una dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual o in­clu­so un tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta. El tra­ta­mien­to se­rá dis­tin­to en ca­da ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.